Conoce México a través de sus bebidas tradicionales

Conoce México a través de sus bebidas tradicionales

Ciudad de México, 03 de marzo de 2020. La riqueza gastronómica mexicana es incomparable, gracias a sus platillos tradicionales y las bebidas originarias que dan al país un reconocimiento internacional. El tequila, el mezcal y el tepache son los referentes más reconocidos de tradición y sabor, pero existen otros tragos preparados en diversos estados de la República que son dignos de probar.

Extractos de agave o maíz, combinados con especias o picante, alcohólicas o azucaradas, son parte de la gran variedad de bebidas disponibles en México. Para conocer el país a través de estos néctares, ClickBus México, plataforma online de venta de boletos de autobús, te invita a visitar los siguientes estados y degustar estas bebidas que quizá no conocías:

Chumiate: originario del Estado de México, se prepara a partir de una infusión de nanche en aguardiente de caña. Su variante de Puebla incorpora el capulín molido y colado. Se prepara y bebe de manera casera, en festividades como las celebraciones religiosas y en algunos rituales de representación prehispánica. Este licor incluye yerbas aromáticas y medicinales como el tabaquillo, la prodigiosa, el té de limón, la yerbabuena, el pericón, las hojas de nogal, el anís de campo y la manzanilla, todos ellos disponibles en tiendas y mercados.

Charagua: este es un brebaje que se prepara de manera doméstica y para rituales en Tlaxcala. Se elabora con pulque reposado y dulce, chile seco, y hojas de maíz tostadas y fermentadas con ayuda del calor. Su sabor es una experiencia que va de lo dulce a lo picante. Puedes visistar esta entidad el 27 de marzo, y celebrar con esta bebida el Día de la Cocina Tlaxcalteca.

Chiloctli: el pulque es la base para esta bebida que además incluye chile ancho y epazote. Si se te antoja, puedes encontarla en los estados de Puebla, Tlaxcala y Estado de México, sobre todo en pulquerías tradicionales. En el estado de Guanajuato se prepara una variante con cebada fermentada y bicarbonato de sodio. Su consumo se realiza normalmente en distintos rituales espirituales.

Petaquillas: es un licor obtenido a partir de un mezcal propio del estado de Guerrero. Su nombre proviene de la comunidad de Petaquillas, en el municipio de Chilpancingo, y se elabora al añadir jugo de naranja y canela al licor. Se produce de manera casera y se acostumbra su consumo en eventos familiares y religiosos. Puedes probarla en los recorridos a través de la Ruta del Mezcal Guerrerense.

Pozol: es una bebida prehispánica típica de Tabasco y Chiapas.  Se obtiene al mezclar masa de maíz, cacao molido y agua fría sazonada con sal o chile, por lo cual no contiene alcohol. En sus variaciones regionales incluye pixte tostado y molido (hueso del mamey o zapote. Se prepara para fines religiosos, como las fiestas patronales.

Tejuino: Es una bebida de maíz fermentado con piloncillo. Asemeja un atole frío, ya que se acompaña con hielo, y es tradicional en estados como Nayarit, Colima y Sonora. En Jalisco se le agrega sal y limón, e incluso lo acompañan con nieve de limón. En San Luis Potosí y Puebla se prepara con tuna y cáscara de palo de timbre. Su nombre proviene del náhuatl y significa "latir", y definitivamente hará latir tus papilas por su muy referescante sabor agridulce.

Torito: Bebida alcohólica de alcohol de caña infusionado con frutas y semillas como cacahuate, guanábana o jobo, al cual se le añade leche condensada. Es originario de Veracruz y se ha popularizado en otros estados del sur. Hay variantes, como la propia de Guerrero, que incluye mezcal curado con vinagre, chile verde, cebolla, jitomate y queso. En el Estado de México y Morelos, los ingredientes son tequila o aguardiente combinado con jugo de naranja, cebolla y chile en vinagre. Cualquiera de sus variantes posee un sabor refrescante y revitalizante, tanto que tradicionalmente era consumido por los trabajadores que realizaban jornadas de más de 8 horas; su consumo hoy es más popular.

Xtabentún: esta es una bebida que se remonta a los tiempos de los mayas, donde se creía tenía efectos afrodisiacos, debido a sus semillas con reacciones psicotrópicas, lo que la hacía ideal para rituales ceremoniales. Ahora se consume como digestivo y es acompañante perfecto de mariscos, pues su base es la miel fermentada obtenida de la polinización de la flor del mismo nombre, combinada con anís. Tiene un sabor único tan preciado que ahora hay pedidos para exportar este líquido a países de Europa, Asia y Norteamérica.

Charanda: es un ron derivado de la caña de azúcar y posee denominación de origen de 16 municipios que conforman la región Uruapan, Michoacán. Su nacimiento se remonta a 1857, y se mantiene su producción artesanal al mezclar el destilado de caña con piloncillo. Se deja reposar en barricas de roble o encino y es una bebida ideal para combinar con jugos y jarabes de frutas, o bien, para disfrutar sólo con hielos.

Sotol: para su preparación se utiliza la parte baja de la planta del mimo nombre, que está emparentada con el ajo y la cebolla, pero cuyo corazón llega a pesar hasta 20 o 25 kilos. Su origen es chihuahuense y se utilizaba de manera medicinal hasta descubrirse que al destilarla resultaba en una bebida fuerte de sabor ahumado, con un promedio de 35 a 38 grados de alcohol, producida hoy en día de forma orgánica en Chihuahua, Coahuila y Durango.


loading...

MÁS SOBRE Turismo y Gastronomía

Conoce México a través de sus bebidas tradicionales
Destinos únicos para conocer en pareja