Tengo a un niño dentro del espectro autista en casa, ¿qué hago?

Los niños dentro del espectro autista son muy sensibles a su entorno
Tengo a un niño dentro del espectro autista en casa, ¿qué hago?

Debido a la situación, necesitamos quedarnos en casa, lo que hace más evidente las necesidades y actividades a realizar con nuestros niños. ¿Qué sucede cuando estos niños están dentro del espectro autista? Como padres de familia, estamos muy acostumbrados a facilitarles las actividades, como abrocharse las agujetas porque él o ella tarda mucho, o darle de beber en la boca, porque si no, el niño o niña derrama todo. Es momento de cambiar nuestra mentalidad. Ahora nos toca ser maestros en casa, además será el momento ideal para darnos cuenta, qué es lo que está aprendiendo en la escuela y reforzarlo. 

Los niños dentro del espectro autista son muy sensibles a su entorno. Ellos tienen la capacidad de ver si estamos preocupado, ya sea por situaciones económicas, de salud o si estamos ansiosos o sensibles. Nuestras reacciones como adultos generan inestabilidad en su entorno, proyectándose en “conductas inadecuadas”, sin embargo, la función de los padres es otorgar apoyo y contención.

Para reducir dichas conductas y poder modificar estas emociones, es necesario brindar ESTRUCTURA que dé seguridad a los niños. Estructura no quiere decir solo HORARIOS, también constancia, afecto, escucha, reglas, límites, consecuencias, premios y AMOR.

¿Cómo generar una estructura en casa con niños TEA?

Mantener horarios y hábitos de higiene. Aun cuando no vayan a la escuela, será importante mantener un horario para levantarse, acompañado de hábitos de higiene, como tender la cama, bañarse, lavarse los dientes y constantemente las manos.

Desarrollar hábitos de estudio en casa. Consiste en tener un horario determinado, un espacio acondicionado para estudiar con aire y luz adecuada, limitando los distractores como la televisión o ventanas que den al exterior.

Generar momentos de descanso. Desarrollar hábitos de relajación permitirá a los niños manejar sus niveles de estrés, aburrimiento, motivación y energía, y así lograr enfocar su atención. Algunas recomendaciones serían hacer yoga, jugar con bloques, rompecabezas o actividades relajantes y sensoriales.

Crear hábitos alimenticios. Significa tener un lugar y hora de desayuno, comida, cena y snacks fijos, brindando seguridad y generando oportunidades para nutrir el cuerpo y la relación familiar. Además, involucrar a los niños en la preparación de alimentos sanos provoca apego y tiempo de aprendizaje como el seguimiento de instrucciones, medidas o porciones.

Impulsar la actividad física. El sedentarismo propicia el ahorro de energía, teniendo como consecuencia conductas desadaptativas y sobre peso. En casa podremos bailar, brincar o subir y bajar escaleras.

No olvides el juego o actividades de convivencia. Son fundamentales para mantener y reforzar conductas deseadas. Todos necesitamos tiempo libre para disfrutar de nuestras actividades favoritas, puede ser televisión, videojuegos, juegos de mesa o hasta dormir. Después de un día de esfuerzo tus hijos merecerán tiempo para ellos.

La comunicación es importante. Los niños deben tener tiempo para expresar sus inquietudes, temores y deseos, permitiendo cubrir necesidades de seguridad, pertenencia y apego. Genera conversaciones con el niño, pregúntale cómo está, ayúdalo a conectarse a videollamadas con amigos y familiares. 

Recuerda que para sobrevivir esta cuarentena los más importante será disfrutar el tiempo en familia.






MÁS SOBRE Salud