¿Cómo impacta el Covid-19 a nuestro cuerpo?

Cuando el sistema inmunológico reconoce una molécula extraña, empieza a preparar al organismo para defenderse
¿Cómo impacta el Covid-19 a nuestro cuerpo?

Tijuana.- Cuando el sistema inmunológico reconoce una molécula extraña, empieza a preparar al organismo para defenderse en una respuesta natural.  

Con casi tres millones de casos de COVID-19 en todo el mundo se trata de entender por qué unas personas pueden recuperarse con tan solo unas gotas de oxígeno, mientras que otras sucumben con el virus extendido por pulmones, corazón, riñones, intestino y cerebro.

La doctora Irani Thevarajan, especialista en enfermedades infecciosas del Servicio Victoriano de Enfermedades Infecciosas en Melbourne, Australia, y Miembro Honorario en el Instituto Nossal para la Salud Global, confirma que la cifra del 80% de los casos de Covid-19 sigue siendo leve.

El sistema inmune responde de dos formas: la respuesta innata y la respuesta adaptativa.

La primera no tiene memoria y se encarga de aumentar el flujo de sangre hacia la zona infectada que tratan de detener la infección.

Por otro lado, la respuesta adaptativa se encarga de producir anticuerpos para destruir al patógeno. Las células que participan en este proceso son un tipo especial de leucocitos llamados linfocitos.

En este tipo de respuesta, el cuerpo sí es capaz de recordar a los patógenos con los que ha entrado en contacto y es por esto que sabe cómo combatirlos en el futuro, pero en el caso de este virus, aún se desconoce la duración de la memoria inmunológica.

Es así que el sistema inmune trata de neutralizar al patógeno e impedir a toda costa que penetre a las células, pero no es una lucha sencilla. La batalla, literalmente, deja sin aliento, pues a medida que el sistema inmunitario combate, se interrumpe la transferencia de oxígeno al organismo, administrado mediante los alvéolos pulmonares.

Los glóbulos blancos liberan moléculas inflamatorias que convocan más células inmunes que atacan y matan a las células infectadas.

Los pulmones se convierten en un campo de batalla que se tiñe de células muertas y líquido, la patología subyacente de la neumonía, con sus síntomas correspondientes.

El virus también puede ganar la batalla de otras formas. El SARS-CoV-2 parece burlar al sistema inmunológico inhibiendo la producción de interferón, macromoléculas producidas y secretadas por las células anfitrionas como respuesta a la presencia del patógeno para impedir que el virus se introduzca en ellas.

El sistema inmunitario se sobreestimula y atrae más células agresivas para combatir al virus, hasta que pierde el control y provoca una inflamación descontrolada que acaba con el organismo, pues las citocinas (en concreto la llamada IL6) son proteínas que no sólo generan inflamación local, sino lo hacen en diferentes órganos, como cerebro, hígado y médula ósea, pues las moléculas viajan por la sangre llegando hasta otros órganos.

Es preciso decir que esto no es algo que solo suceda en la lucha frente al nuevo coronavirus, según datos de la Universidad de Alabama, este descontrol orgánico ocurre en al menos 15% de las personas que luchan contra cualquier infección severa.

Los especialistas parecen divididos respecto al impacto de estas "tormentas".

El sistema inmunitario va perdiendo efectividad a lo largo de los años, por eso las personas de mayor edad tienen más riesgo. Lo mismo sucede en personas con enfermedades como diabetes, hipertensión u obesidad, pero los investigadores también están tratando de entender por qué el virus puede dañar gravemente a otros organismos más jóvenes y sin problemas de salud.

La respuesta es multifactorial. 



MÁS SOBRE Salud