Cesárea sólo en casos necesarios: IMSS

Operación quirúrgica mayor.
Cesárea sólo en casos necesarios: IMSS

TECATE.- La realización de una cesárea al momento del alumbramiento puede salvar la vida de la madre y del bebé. Sin embargo, también implica riesgos que se evitarán si  los médicos se apegan a las indicaciones para  tomar la decisión entre practicar está técnica o un parto vía vaginal, destacó el doctor Óscar Castro Guevara, médico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). 

Se trata de una operación quirúrgica mayor en la que se realiza la extracción de un feto viable por medio de una incisión en la pared abdominal; lo que contribuye a la disminución de mortalidad materna perinatal. 

Castro Guevara indicó que algunas razones por las que se ha incrementado esta práctica es debido a la reducción de la paridad (realización inmediata de salpingoclasia), gestación en edades mayores y a la detección oportuna de complicaciones debido monitoreo electrónico del proceso de gestación, ente otras. 

No sé debe realizar una cesárea sólo para evitar el trabajo de parto, debido a que puede originar otras patologías agregadas que también ponen en peligro la vida de la madre, como hemorragias intensas que provocan una extirpación del útero, una alteración de la placenta, implantación anómala de la misma, necesidad de transfusiones, complicaciones por la anestesia y posibles problemas respiratorios en el bebé. 

Entre las indicaciones para realizar una cesárea destaca evitar el sufrimiento fetal, la desproporción cefalopélvica (incapacidad del bebé para pasar a través de la pelvis), ruptura prematura de membranas, hemorragia trasvaginal, cordón umbilical muy enrollado en el cuello del bebé, variaciones en la frecuencia cardíaca fetal o cesáreas previas. 

Señaló que ya iniciado el parto se puede tomar la decisión de realizar cesárea, en caso de presentarse algún problema como los antes mencionados, ya que éstos no se pueden predecir con anterioridad. 

El especialista sugirió que cuando hay una cesárea, debe transcurrir como mínimo dos años  antes de practicar otra para no tener problemas como nacimiento fuera de término o que la herida se abra. 

En cuanto a la recuperación de la paciente, con un parto vaginal es muy rápido, sólo es de mínimo ocho horas, en cambio una cesárea requiere de dos a tres días, dependiendo de la evolución de la paciente y de sus condiciones generales. 

Como recomendación, es más seguro y saludable procurar un parto vía vaginal, ya que la mayoría evolucionan correctamente y sin complicaciones; elegir un parto por vía cesárea es posible con médicos particulares, pero no es lo idóneo y la madre primero debe estar consciente de sus riesgos y evaluar sus consecuencias. 

Exhortó a las mujeres embarazadas a no abandonar su vigilancia prenatal y mantener constante comunicación con su médico, con la finalidad de que le sean resueltas todas sus dudas respecto al nacimiento de su bebé.



MÁS SOBRE Salud

Cesárea sólo en casos necesarios: IMSS
Depresión es el detonante para la discapacidad