Abrazo mi ansiedad

Identifico y autorregulo mi ansiedad durante esta cuarentena
Abrazo mi ansiedad

Por Luisa Huesca

Psicóloga Clínica especializada en Psicoterapia de Arte

La realidad actual en la mayoría de nuestras esferas de desarrollo; laboral, familiar, económicas, de salud, etcétera, está impregnada de incertidumbre debido al bajo nivel de control que tenemos sobre esta nueva etapa del desarrollo humano. Dicha incertidumbre se genera de manera natural sin importar origen o género un revuelo emocional, con un énfasis relevante en aquellas emociones desagradables ante nuestro bienestar emocional y mental. Podríamos identificar a la ANSIEDAD como la principal percepción emocional desagradable que se presenta como nuestra barrera en contra de la búsqueda del equilibrio mental, pero ¿qué es la ansiedad realmente?

 

Es importante hacer conciencia que la ansiedad es una emoción que podemos experimentar todos los seres humanos. Esta emoción se ha aparecido junto con nuestra especie y nos ha acompañado a lo largo de toda nuestra historia. En términos generales, la ansiedad es una emoción que nos indica la existencia de un peligro. Es como un sistema de alarma y en su definición podría ser muy parecido al miedo, sin embargo, la principal diferencia consiste en que el miedo aparece como respuesta a un estímulo en concreto. La ansiedad es una emoción más difusa y menos específica, aparece como respuesta a una sensación de peligro subjetiva relacionada con ciertos pensamientos, presentando así un mayor grado de complejidad en ser identificada, comprendida y por lo tanto es un gran reto lograr su regulación por el individuo mismo.

 

Es importante especificar que al hablar de ansiedad lo hacemos como algo que forma parte del individuo. Sus estímulos, en cierta parte, son externos, pero solo son una barrera que nos reta a conocernos mejor. La ansiedad no es nuestro enemigo, pues no tiene vida propia, aunque en ocasiones debido a la intensidad de sus síntomas así se percibe. Por lo que el primer paso para tratarla es conocerla de cerca; esto se puede hacer por medio de una rutina del pensamiento: elige una libreta o en alguna aplicación de notas en tu celular y responde las siguientes preguntas (recuerda que poner por escrito nuestros pensamientos y emociones, nos permitirá tener una perspectiva más objetiva y crítica)

 

? ¿Qué está pasando? (describe los hechos o circunstancias)

? ¿Cuáles son los pensamientos que vienen a tu mente?

(anota todos, no importa si pareciera que no están vinculados)

? ¿Qué es lo que sientes?

? ¿Cómo fue tu primera reacción ante dicha circunstancia?

Esta rutina de pensamiento te permitirá confrontarte con los tres componentes de la ansiedad; tus

pensamientos, tus emociones/sensación, y tus reacciones inmediatas, y serán la base para continuar tu

amable acercamiento:

PENSAMIENTOS:

Identifica cuáles están vinculados a la situación y cuáles son parte de otros

hechos, esto con el objetivo de desligar aquellos pensamientos que no son parte de la situación a

resolver. Es probable que tus pensamientos se encuentren confusos; si es tu caso, puedes implementar

las siguientes herramientas:

- Meditación guiada

- Prácticas de respiraciones profunda.

EMOCIONES:

Es importante nombrar lo que sentimos, sin embargo, debemos aprender a transitar y

gestionar cada una de las emociones. Recuerda que las emociones no se crean ni se destruyen, solo

se transforman; para ello puedes implementar las siguientes herramientas:

- Realiza una rutina de movimiento físico.

- Ponte en contacto con alguien de tu confianza y comparte tus emociones.

- Realiza alguna actividad artística; pintura, dibujo, bordado, escultura, collage, etc.

REACCIONES INMEDIATAS:

No es sencillo controlar la manera física en la que reacciona tu

cuerpo ante los pensamientos y emociones producto de situaciones inciertas, nuevas y complejas de

resolver. Juzgarte o presionarte para evitar o eliminar estos síntomas físicos normalmente genera

sufrimiento durante el proceso, por tal motivo puedes implementar la siguiente herramienta:

 

DETENTE, RESPIRA, PIENSA Y ABRAZA TU ANSIEDAD

Es importante que recuerdes que la ansiedad no es un agente externo, es parte de ti. Necesita de calma

y espacio para acomodarse, es la forma de expresión de tu ser. Busca espacios seguros, libres de

juicio, solicita ayuda cuando lo necesites; recuerda que es algo transitorio, que posiblemente en el

instante no lo comprendas, pero después de cuidarte, de ABRAZAR tu ansiedad, podrás irlo

comprendiendo e integrando de forma equilibrada.

 

La Psic. Luisa Huesca es especialista en Psicoterapia de Arte, y es directora del colectivo ROQUES. Desde hoy y hasta el 30 de abril de 2020 ROQUES pone a tu disposición su plataforma digital donde, de manera privada y personalizada, las y los psicólogos que forman parte del colectivo te podrán ofrecer apoyo concreto por situaciones de estrés o agobio derivadas al COVID-19 a través de una sesión psicológica en línea por solicitante.



MÁS SOBRE Salud