Cayó aquí, líder de la mafia rusa

TIJUANA.- Elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) capturaron a uno de los presuntos líderes de una orga-nización criminal euroasiática, dedicada al tráfico de droga y armas en Europa, Asia y el
Oriente Medio.
De manera extraoficial, autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) dieron a conocer la detención del extranjero.
El presunto líder es el ucrania-
no Steven Vladyslav Subkys, cuyo arresto se dio en el exclusivo fraccionamiento San Antonio del Mar.
La fuente detalló que el extranjero era buscado por autoridades de los Estados Unidos, en donde se le considera prófugo y un peligroso delincuente de la mafia Rusa.
El 4 de marzo pasado, también autoridades de Enlace Internacional de la PEP aseguraron al ruso Azat Oganessian, de 41 años, y el esloveno Shogenov Tlostanbi, de 27 años.
Algunas versiones es que ellos eran parte del grupo delincuencial liderado por Vladyslav Subkys.
Investigaciones del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) detallan que la organización a la que pertenecen mantiene operaciones en la costa Este de Estados Unidos.
En su momento la PEP informó Oganessian y Tlostanbi se dedicaban al trasiego de droga, en particular metanfetaminas y al robo de vehículos.
En Nueva York, acusaron de tráfico de drogas y distribución de 5 millones de dólares en paquetes de cigarrillos falsos de la marca Marlboro a Azat Oganessian, “Ozzy”, propietario del restaurante Ararat en Brooklyn,
La PEP informó en ese entonces ellos huyeron de los Estados Unidos, pero en el caso de Steven al parecer vivía en Playas de Rosarito desde hace varios años, en donde se ostentaba como representante de la compañía de bienes raíces Vladys con oficinas en San Diego, California, y Nueva York.
En su caso, desde hace 10 años tenia sus oficinas, en donde se dedicaba a buscar inversionistas para construir hoteles o complejos turísticos en diversas partes del mundo, incluyendo Playas de Rosarito.
En particular siempre buscaba a mujeres mayores de 70 años, quienes de acuerdo a investigaciones federales en el vecino país, le entrageban miles de millones de dólares a cambio de redituables ganancias, que nunca eran devueltas.
En el año 2013, Vladyslav Subkys interpuso una denuncia ante el Ministerio Público del Orden Común por la presunta violación sexual de su hija Valentina.
La acusación la interpuso en contra del personal de un centro de rehabilitación porque presuntamente no la dejaron salirse de ahí, ésto porque él firmo la entrega bajo custodia.
Por eso las autoridades creen tenía varios años de vivir en Rosarito, en donde se cree afianzó relaciones con importantes hoteleros a fin de ofrecer a extranjeros invertir en bienes raíces.


NOTAS RELACIONADAS

Cayó aquí, líder de la mafia rusa
Ingresan a domicilio y asesinan a un hombre