Diseñadores mexicanos felicitan a sus mamás

El 10 de mayo, decretado el Día de las madres, debe ser un día especial para recordar todo lo que han hecho por nosotros
Diseñadores mexicanos felicitan a sus mamás

CIUDAD DE MÉXICO .- Celebrar y honrar a la mujer más importante de nuestra vida, la madre, es un acto que se debe hacer durante todo el año y a lo largo de nuestras vidas. Sin embargo, el 10 de mayo, decretado el Día de las madres, debe ser un día especial para recordar todo lo que han hecho por nosotros, consentirlas, darles todo nuestro amor y, por qué no, regalarles algo diferente.

Sin embargo, en medio de la pandemia que actualmente estamos viviendo, muchos no estaremos junto a nuestras mamás en este día. Y transformaremos la tradición de un día como hoy en una llamada o un mensaje de texto.

Raquel Orozco

Desde que comenzó la cuarentena, las salidas de Raquel Orozco los domingos a desayunar junto a su mamá, ahora se ven reducidas a conversar con ella casi todos los días por Facetime. "Mi mamá siempre fue una persona de acción, de hacer las cosas. Si quieres esto, debes luchar y trabajar duro para lograrlo", cuenta con orgullo la diseñadora, quien hoy también agradece esa cultura de trabajo, de estudio, de desarrollar el intelecto, de ser constante y disciplinado, que su madre les infundió a ella y a sus hermanos desde pequeños. Lo mismo que ahora Raquel hace con sus hijas.

Y no solo la pasión por el trabajo, Raquel cuenta que su mamá le enseñó la importancia de la armonía a través de la limpieza y del orden, sin importar dónde estés. "Tener una mesa bonita a la hora de comer, mantener los espacios de tu casa o tu trabajo lindos visualmente. Y también se lo he inculcado a mis hijas. En casa nos encanta pintar, crear nuestra propia decoración, cambiar los muebles de vez en cuando. Realmente te sientes a gusto y en paz en un ambiente así".

El padre de Raquel murió cuando ella tenía seis meses, siendo la menor de cinco hermanos y su madre supo sacarlos adelante con una fortaleza indescriptible. "Su ejemplo me ha mantenido firme a lo largo de mi vida. Ella es una guerrera que no se deja vencer por nada y en eso me parezco a ella: no descanso hasta lograr lo que quiero".

Benito Santos

Benito Santos se desborda de elogios sobre Alma Delia Ramirez Montaño, su madre. Y asegura que la disciplina, la responsabilidad y el respeto por los demás fue una de las enseñanzas que le debe a quien le dio la vida. La misma mujer que se dedicó por completo a sus hijos. "Recuerdo que en la primaria, mis hermanos y yo siempre íbamos super arreglados a la escuela, siempre he presumido que mi mama? se preocupó porque no nos faltara? nada".

El diseñador confiesa que se parece a su madre en el amor por el orden y la disciplina, pero también en el humor: "es muy bromista, como yo", dice. Y aunque ella vive en Tepehuaje de Morelos, Jalisco, lugar donde nació Benito, y él en Guadalajara, hablan casi todos los días o se visitan varias veces al mes.

Sin embargo, por la contingencia, este Día de las madres no podrán estar juntos, lo que hace recordar a Benito que en un día como hoy "normalmente le regalo flores, le gustan mucho y a mi también. En ocasiones le he regalado algún vestido que he hecho para ella. Mi mama? disfruta mucho la compañía de sus hijos. Una visita y flores es lo que más nos agradece".

Alejandra de Coss

"En uno de mis cumpleaños mi mamá llenó la piñata con pelotitas de goma y cada pelota era un regalo. Todos los niños estaban enloquecidos con la sorpresa hasta que recibieron cepillos de dientes como premio. ¡Se pusieron muy tristes! Esa fiesta no terminó bien. Mamá siempre nos hacía regalos muy peculiares. En una Navidad cuando éramos muy chicas nos regaló unos cubiertos. Mi hermana y yo nos reímos mucho de eso ahora", recuerda entre risas la diseñadora Alejandra de Coss.

Enseguida recuerda lo que ella acostumbra regalarle a su mamá en su día. "Flores. Aunque también me gusta que escoja diseños míos, aunque normalmente quiere que le haga modificaciones (¡es mi cliente más difícil!).

Como viven en ciudades diferentes, Alejandra de Coss no ve con tanta frecuencia a su mamá como quisiera, pero nos cuenta el soporte tan importante que ha sido en su vida personal y profesional. "Mi mamá siempre fue muy estricta, me enseñó que tenía que tomar decisiones y apegarme a ellas, y que debía tener disciplina y constancia en todo lo que emprendiera". "Ella sabe lo que significa en mi vida", agrega la diseñadora con un tono de complicidad que existe entre madre e hija.

Galo Bertín

El día de las madres es muy especial para Galo Bertín y su familia. Este día lo utilizan para organizar una comida con sus hermanos, su padre y la señora Carmen Porras. "Cada uno de mis hermanos se encarga de llevar o cocinar algo y nos juntamos en su casa. Preferimos pasar tiempo de calidad con ella más que salir a algún lugar. Ese día se trata de consentirla con regalos, sonrisas y atenciones".

Para Galo, el mejor regalo que le puede dar a su madre son joyas: "Amo regalarle a mi mamá joyería de todo tipo. Ella es la mujer de mi vida y me encanta llenarla de lujos". Además de ser la mujer de su vida, la señora Carmen no solo es la fanática número uno de Galo, sino también su crítica número uno: "La realidad es que en ella encuentro siempre un consejo duro y fuerte así como un oído atento y cálido", comenta.

Cynthia Buttenklepper

Una de las cosas que más recuerda la diseñadora Cynthia Buttenklepper con su mamá son las presentaciones de ballet. En ellas, la señora Gaby Buttenklepper siempre la peinaba y la acompañaba en el backstage. En voz de la creadora, su madre siempre ha sido "muy cercana y muy presente"

A pesar de que la mamá de Cynthia vive en California, siempre los 10 de mayo habla con su hija por teléfono. Sin embargo, Buttenkleper ha compensado esa lejanía con momentos increíbles con su familia. Por ejemplo, para el cumpleaños de su madre, la diseñadora le regaló un "viaje juntas. Sé que el regalo que la hace más feliz es compartir tiempo con su familia".

Además, la madre de Cynthia Buttlenklepper no solo es su fan número uno, sino que es una de sus mejores clientas, pues "cada vez que viene al México llega a mi showroom y se prueba todo. Tiene piezas de todas mis colecciones". Esto le gusta mucho a la creadora, pues su madre es la prueba de cómo un cliente le da la vuelta a sus prendas, logrando ver que sus colecciones se adaptan a mujeres distintas.

Macario Jiménez

Cada vez que el diseñador Macario Jiménez visita a su madre, María Teresa Ruiz Mendez, en Guadalajara, comparte con ella todo el tiempo que sea posible. Lo que más disfrutan es conversar y jugar a las cartas. "Físicamente me parezco mucho a ella. Es una mujer muy fuerte y ejemplar".

El apoyo incondicional de su madre fue determinante a la hora de decidir comenzar sus estudios en diseño de moda y en el principio de su carrera. Siempre recuerda con cariño cuando lo acompañó en la presentación del primer desfile de su marca hace 25 años. "Ella ha sido esencial en todo lo que he hecho, siempre ha sido un gran apoyo".

El cariño y la admiración que siente Macario por su madre es muy fuerte y trasciende al tiempo y la distancia. Le gusta vestirla, sobre todo en su cumpleaños, y siempre viene a su mente cuando está creando nuevos diseños.

Concepción Orvañanos

Llevar un vestido hecho por su madre siempre se sintió diferente a cualquier otra ropa. Entre los recuerdos más bonitos que atesora la diseñadora Concepción Orvañanos, creadora de firmas como Yakampot, Arroz con Leche y Collectiva Concepción, era ver a su mamá escoger las telas para los vestidos de ella y de sus hermanas, los cuales ella misma cosía. Y es que Concha, como cariñosamente la llaman, proviene de una familia de mujeres costureras. "Recuerdo cuando hace 18 años mi mamá me acompañó la primera vez que fui a buscar artesanas para que nos bordaran la primera ropa de Arroz con Leche. A ella le fascinaba, y guardo siempre ese impulso y ese amor por la ropa, por las cosas bien hechas y por la artesanía".

Concha es muy apegada a su mamá. De hecho, es socia de sus tres marcas y quien le dio uno de los consejos más determinantes para desarrollar su carrera: "delega pero verifica". Cariñosa, generosa y con una gran calidez humana, como Concha la describe, su madre siempre ha estado presente en su trabajo y la ha ayudado a encontrar nuevas inspiraciones para sus colecciones.

Aunque el mejor regalo en el día de las madres es estar en familia y compartir, Concha le obsequia a su mamá ropa de Yakampot y este año de Collectiva. "Creo que mi mamá es una de las clientas que tiene el acervo de muestras más ricas de toda la historia de Yakampot".

Vero Díaz

La diseñadora Vero Díaz y su madre, la señora Martha Montalvo se ven dos veces por semana debido a la gran vida ajetreada de Vero. "Suele ir a visitarme a la oficina, le encanta ir a ver qué se puede llevar de la tienda", comenta la creadora originaria de Mérida Yucatán.

En el día de las Madres, Vero consiente mucho a su mamá "trato de regalarle cosas que no suele comprarse mucho, como cremas faciales. Además me encanta consentirla en ese día, sobre todo porque mi mamá me ha dado mucho en la vida y es de nosotros, los hijos, devolverlo de alguna manera con amor y cariño".

Por eso, no es de extrañarse que para Vero, su madre además de ser un ejemplo de vida es su sostén: "mi mama es muy capaz en los negocios y gracias a eso, yo siempre quise ser independiente y trabajadora, ella me apoyó muchísimo para alcanzar mis sueños. Fue quien me impulso a dar el primer paso". A la señora Montalvo le encanta usar la marca de Vero Díaz todo el tiempo, por ello, para la diseñadora su madre es el primer punto de partida para crear esas colecciones que tanto le ha gustado a México y al mundo.

Paloma Lira

A la señora, Paloma Galván, mamá de la diseñadora mexicana Paloma Lira no le gustan las fiestas en este día. Sin embargo, Paloma y sus hermanos procuran darle un regalo y comer juntos. "Siempre le regalo flores, una plantita y una cartita o tarjeta hecha por mí" cuenta.

Comparte que una de las cualidades de su madre es que es una mujer muy creativa pues, cuando eran niños, jugaba con ellos y hacían múltiples actividades recreativas como por ejemplo, pintar las paredes de su cuarto de juegos, el cual hoy es el taller de la creadora. Además de ser su mamá, la señora Paloma también fue maestra de la diseñadora: "Ella me enseñó las primeros conocimientos de corte y confección porque ella hacía mis vestidos de niña".

Asimismo, Paloma confiesa que su mamá ha sido una parte esencial de su firma, pues es la base de todas sus referencias: "Todo el concepto de mi marca viene de ella en parte. Ahora ya es más mezclado con otras cosas, pero la base de mi amor por los 70´s y 80´s viene totalmente de sus enseñanzas".

Sandra Weil

Aunque la mamá de Sandra Weil vive en Lima, Perú, lugar de donde la diseñadora se fue hace 18 años, generalmente viaja cada tres meses para visitarla; y cuando celebran juntas el Día de las madres lo hacen con su plan favorito: "parrillada casera en familión".

A pesar de la distancia, el amor y el apoyo incondicional de su mamá siempre ha estado presente en la vida de Sandra. "Siempre ha apoyado mis decisiones, incluso las que le cuesta entender, y es un apoyo enorme para mí en el cuidado de mis hijos. ¡Es la mejor abuela del mundo! No hace falta pedirle dos veces (¡ni una!) que se suba al avión", comenta la diseñadora.

Y aunque le ha diseñado ropa varias veces a su mamá, la colección de esta temporada llamada Paraíso está muy influenciada por los ochenta y por los recuerdos de ver a su mamá con la ropa de esa época. "Los looks y accesorios de mi mamá eran los más cool, inundaron mi moodboard y son los grandes protagonistas de la colección. ¡Hasta hay una blusa que lleva su nombre!

Daniela Villa

A pesar de que cada día de las madres Daniela Villa y su mamá comen juntas, esta vez, debido a las circunstancias, festejarán vía zoom. Aún con un festejo virtual, a Daniela Villa le encanta consentir a su madre y siempre la sorprende con un detalle magnífico: "Me gusta sorprenderla con algún vestido de nuestra colección que le encantan y le quedan divinos". Nos contó que su mamá prefiere los estampados de flores.

Una de las cosas que Daniela ha aprendido de su mamá es que la mejor virtud es la de la Resilencia y que los problemas son temporales. Por eso, Daniela le agradece que su mamá haya estado muy pendiente de su crecimiento como mujer, madre y empresaria.

Ali Flores (Olmos y Flores)

Para Ali Flores, diseñador de Olmos y Flores, comer o cenar junto a su familia y su mamá es una tradición de cada año. Sin embargo, para este 2020 y debido a las circunstancias, han optado por cocinar en casa. Para este Día de las madres, el creador ha optado por regalarle flores y un perfume, pues su mamá es amante de estos dos objetos.

Y es que la mamá de Ali ha sido una gran inspiración para él y su marca: "Ella representa toda mi visión estética, ella me enseñó lo que sé de la moda y de lo que me gusta expresar artísticamente". Por ello, se ha convertido en un gran referente de su vida y de ella admira su jovialidad, así como su inteligencia, su emprendedurismo y su gran amor por el trabajo.



MÁS SOBRE Moda y Belleza

Diseñadores mexicanos felicitan a sus mamás
Cosas que nos hacen ver más grandes de lo normal