No son 30 pesos, son 30 años

Chilenos exigen paz, justicia y una vida de calidad para ellos y su familia
No son 30 pesos, son 30 años

Tijuana.- Diversos enfrentamientos entre policías y civiles se han llevado a cabo luego de que los chilenos salieran a manifestarse en todo el país por el alza de las tarifas en el transporte público. Aproximadamente, hace dos semanas que se iniciaron estas movilizaciones y las fuerzas armadas ya han salido a las calles para tratar de poner orden. 

El INICIO

El pasado 06 de octubre el Presidente Sebastian Piñera anuncio el aumento del transporte público; pasando de  800 pesos a 830 pesos (22 pesos mexicanos por viaje) en Santiago, Chile. Esto quiere decir que los ciudadanos destinaran el 20% de su salario solamente a esta necesidad. Por ello, las personas inconformes empezaron realizar "evasión masiva" saltando los torniquetes del metro como una forma de protesta. Al mismo tiempo, los estudiantes iniciaron una marcha pacífica para manifestar su descontento con el modelo económico del cual se rigen. 

A pesar de que el pasado 13 de octubre revocaron este decreto, Chile se ha visto en un estallido social provocando que más personas se sumen a la causa con cacerolazos para hacer ruido y que pongan atención a sus demandas. Sin embargo, lo que era una manifestación pacífica, se convirtió en disturbios, saqueos y pánico, cuando las fuerzas militares intervinieron y sometieron a los manifestantes.

Ha sido tanta la violencia que se ha generado que el gobierno ha decretado toque de queda para apasigüar un poco a los civiles sin lograr éxito alguno, por el contrario, los confrontamientos no parecen tener fin. 

imagen-cuerpo


DETONANTES

El fallido sistema de pensiones que creo Pinoche durante su dictadura y que aún se mantiene vigente luego de que el actual presidente dijo que iba a mejorar la situación para las personas de la tercera edad; la privatización del agua; 70% de las familias están en endeudadas para tener un hogar y cubrir sus necesidades; solo el 11% de los estudiantes de clase baja son los que se pueden llegar a graduar de la universidad; las personas de clase baja ganan a penas 562 pesos al mes siendo que el mínimo es de 301 pesos al mes; la inseguridad, la desigualdad y pobreza son notables, ya que mientras la clase alta solamente destina el 2% de su salario al transporte, los demás llegan a gastar hasta el 30% en esta necesidad.

"No son 30 pesos, son 30 años" es su frase representativa de este movimiento que mejor describe lo que los protestantes están demandando y el despertar de toda esa nación exigiendo justicia para no ser abusados por el gobierno. 


SAQUEOS Y VIOLENCIA

El pánico también se ha apoderado de la nación. Personas han invadido mercados y tiendas para saquearlas. Autoridades dicen que estos son "hechos aislados", aunque también mencionan que estos actos conllevan una organización criminal. 

Gracias a esto, la ciudad se ha paralizado suspendiendo clases en colegios, cerrando universidades, restaurantes e incluso algunas personas se encuentran armadas para proteger su patrimonio, modificando la vida cotidiana de los chilenos.

imagen-cuerpo


MEDIDAS

El Presidente ha anunciado medidas con un gran impacto social como mejorar pensiones, impuestos a los más ricos, control en las tarifas eléctricas y un  toque de queda que ya lleva cuatro días, es la forma en que está tratando de persuadir a los protestantes calmar las manifestaciones y poder recuperar la seguridad nacional.  

Hasta el momento van más de 18 muertos, 2000 detenidos y 800 saqueos por el estallido social. 



MÁS SOBRE Internacional