No soy sólo una nariz: Campuzano

"Yo no soy sólo una nariz" dijo Carmen Campuzano al declarar que ella se siente feliz como está
No soy sólo una nariz: Campuzano
CIUDAD DE MÉXICO.- "Yo no soy sólo una nariz" dijo Carmen Campuzano al declarar que ella se siente feliz como está, a pesar de que anteriormente estuvo buscando opciones de cirugía para su reconstrucción, ahora ya la quiere dejar como está porque en estos momentos de su vida la nariz no es su prioridad.

"Para mí la vida sigue fluyendo, yo sigo avanzando, hoy en día hay muchísimas cosas y bueno yo no nada más soy sólo una nariz", comentó.

"Pero ya me hicieron enojar, así que se las regalo", dijo entre risas y de una manera bromista, y confesó que ahora es un tema que le provoca risa, pero tiempo atrás no fue así.La modelo aseguró que en el pasado sí le afectaba mucho no poder hacer nada por mejorar el problema con su nariz, pero ahora ha cambiado y todo eso ha quedado atrás, "la verdad es que antes sí llegué a llorar, pero ahora ya no".

La también actriz considera que lo más importante ahora en su vida es seguir adelante con sus proyectos, "por el momento quiero incorporarme a otras actividades que dejé por mucho tiempo, sigo careciendo, sigo aprendiendo como ser humano, aprendiendo a ser mejor mamá", expresó.

Fue en el mes de abril que Campuzano participó en el programa estadounidense de cirugía "Botched", en donde buscaba una solución para su nariz, sin embargo, los cirujanos Terry Dubrow y Paul Nassif no pudieron hacer nada.

"Ellos me hicieron estudios de rigor, obviamente no se la han jugado, quizás hagan algo, pero que se lo tenían que pensar, pero por el momento no me podían ayudar".
Pero a pesar de que los cirujanos de "Botched" no le pudieron hacer nada, su cirujano de confianza, como se refiere ella a José Achar Zavalza, le ha hecho otra cirugía muy minuciosa, "yo regresé de ‘Botched’ y el me hizo otra cirugía, todo ha sido muy minucioso, con mucho cuidado y hasta donde se pueda".
"Mi nariz está a todo dar, ya la voy a dejar así", aseveró Carmen mientras se estaba preparando para posar como maniquí viviente en una tienda de vestidos localizada en el Centro de la Ciudad de México.
"Esta idea la retomamos para la colección del diseñador Rafael Hernández, queríamos crear toda una parafernalia y una gran expectativa con su nueva colección. Yo lo disfruto, la verdad es que sí lo gozo mucho, estoy como maniquí cada quince minutos y luego me cambio el vestido".


NOTAS RELACIONADAS