California pone tope a la carestía de la renta

California pone tope a la carestía de la renta
Tijuana B.C.-  La legislatura de California aprobó una serie de medidas para proteger a los inquilinos ante la crisis que ha generado la carestía de la renta.

A partir de ahora, el mayor aumento que se concede a la renta en California es del cinco por ciento anual por arriba de la inflación.

La medida exenta las construcciones que tienen menos de 15 años de antigüedad, pero son minoría.

Los propietarios o arrendadores ya no podrán aumentar a su gusto ni desalojar a los inquilinos a su conveniencia, por ejemplo si se presentaba una persona interesada que pagara más.

El autor de la ley que aprobó la legislatura, el demócrata David Chiu de San Francisco, dijo que su propuesta es urgente porque "estamos en medio de la peor crisis de vivienda en la historia de nuestro estado".

La renta promedio se había convertido en inalcanzable para millones de californianos.

En el condado de San Diego, este mes en promedio un departamento cuesta 2,450 dólares mensuales, y el salario mínimo es de aproximadamente dos mil dólares al mes por tiempo completo menos impuestos, que en el caso de personas solteras puede ser de alrededor de un 30 por ciento.

Chiu calculó que la iniciativa va a beneficiar a por lo menos ocho millones de arrendadores en California, muchos de ellos familia enteras.

El gobernador Gavin Newsom, quien desde el inicio de su gobierno en enero ha impulsado acceso a vivienda y salud, ya tiene a su disposición la ley para formarla y declaró que la va a refrendar en evento particular.

El gobernador dijo que la ley es un paso importante para frenar la carestía de la vida de los calif0rnianos.



MÁS SOBRE Estatal

California pone tope a la carestía de la renta
Delitos Van a la Baja En Tecate: Castro Trenti
California pone tope a la carestía de la renta
Optan en la SADER por agregar valor a productos agropecuarios y pesqueros
California pone tope a la carestía de la renta
Convenio de Combate a laInformalidad, erradicará malas prácticas comerciales