Estudiantes buscan llegar a la NASA

De la Universidad Nacional Aeronáutica de Querétaro (UNAQ)
Estudiantes buscan llegar a la NASA
CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando Neil Armstrong llegó a la Luna en 1969 consideró que había sido un gran paso para el hombre y uno pequeño para toda la humanidad. Medio siglo después, unos jóvenes anhelan ser los primeros mexicanos en ganar un concurso internacional de la NASA para llevar la tecnología y el ingenio nacional al espacio.

Se trata de 16 estudiantes de ingenierías en Diseño Mecánico Aeronáutico, Aviónica, Control de Sistemas de Aviones y Manufactura de la Universidad Nacional Aeronáutica de Querétaro (UNAQ). Los jóvenes diseñaron y fabricaron un vehículo de exploración espacial que intentarán convertir en el mejor equipo del mundo. El Desafío de Rover de Exploración Humana de la NASA (NASA Human Exploration Rover Challenge) es un certamen que reúne a los mejores estudiantes de 20 países para poner a prueba sus conocimientos sobre ingeniería.

En la competencia participan estudiantes de diversas naciones como Brasil, Perú, Ecuador, Colombia, India, Estados Unidos y Alemania. En 2018, además del Roch Team, participó otro equipo mexicano de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) del Instituto Politécnico Nacional (IPN). En esta ocasión también competirán alumnos del Tecnológico de Monterrey.

"Estamos muy emocionados. Queremos ir allá a aplicar los conocimientos que hemos adquirido y dejar muy en alto el nombre de México y de nuestra universidad. Queremos ser los primeros mexicanos en ganar este certamen", señaló Abril Rodríguez del Muro, de 22 años, estudiante de Ingeniería en Diseño Mecánico Aeronáutico y líder del proyecto.
Cada año, el NASA Human Exploration Rover Challenge presenta un desafío de ingeniería y diseño para atraer a estudiantes de todo el mundo en lo que considera será la "siguiente etapa en la exploración humana del espacio". En sus dos categorías, el concurso busca que jóvenes de nivel bachillerato y universitario fabriquen un vehículo para atravesar un terreno que simula ser de otro planeta.

Los integrantes del Roch Team estudian en la UNAQ, universidad especializada en aeronáutica. Si logran reunir los 20 mil pesos que les faltan para transporte y viáticos y para terminar de construir su rover, viajarán al centro espacial de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos en Huntsville, Alabama.
"Estamos muy entusiasmados porque logramos diseñar, manufacturar y tripular un vehículo de exploración espacial propulsado por fuerza humana. Con él pretendemos ir a la competencia y poner el nombre de México muy en alto", explicó Ramón Jesús Sánchez, estudiante de Ingeniería Aeronáutica en Manufactura.

Desde agosto de 2018, los estudiantes han organizado rifas y colectas para conseguir dinero. Explicaron que este año, la UNAQ les ha dado respaldo con espacio para trabajar, acceso a talleres y maquinaria, pero no se encuentra en condiciones financieras para darles el apoyo económico.

"La escuela no puede sustentar completamente los gastos del proyecto. Nosotros buscamos opciones para financiarlo. Buscamos el apoyo de patrocinadores y la contribución de personas", comentó Ramón Sánchez.

Los jóvenes han hecho de todo: desde rifar televisiones hasta contactar a las autoridades municipales para plantearles la posibilidad de aportarles dinero. Han visitado a patrocinadores y empresas con el fin de que les donen materiales. Poco a poco han avanzado y su rover ya está casi listo, pero todavía les faltan recursos.

Es por ello que abrieron un perfil en la página kickstarter.com, con el cual están buscando reunir los fondos necesarios para pagar el viaje del equipo a Estados Unidos y la transportación de su rover. Les faltan 23 días para completar su meta de 20 mil pesos para llegar a la NASA.

Los estudiantes han trabajado desde hace cuatro años para perfeccionar su vehículo de exploración espacial, el cual todavía no tiene nombre, pero el próximo 16 de abril deberá pasar, con el mejor tiempo posible, una serie de pruebas.

Entre ellas, tiene que completar un circuito que simulará las condiciones encontradas en Marte y en la Luna, mientras recopilan muestras fotográficas y de suelo. El rover debe atravesar pendientes pronunciadas, terrenos rocosos o arenosos y dunas.

La tecnología que desarrollaron los jóvenes mexicanos y el resto de los participantes le servirá a la NASA para recopilar ideas para futuras exploraciones espaciales.


MÁS SOBRE Educación