VENCIENDO A LA INFERTILIDAD

SEXUALIDAD EN EL EMBARAZO

Hablar de la sexualidad en el embarazo, es un tema tabú, que no se toca con frecuencia,

quizá por nuestra ideología en la que no relacionamos a la mujer embarazada con la

sexualidad. Sin embargo es de mucha importancia y que informarse, les permitirá a las

parejas embarazadas disfrutar de una sexualidad quizá diferente pero también muy

placentera.

 

Una comunicación amplia y abierta entre la pareja será sin duda el factor más importante

para tener una vida sexualmente feliz en la etapa más significativa para la gran mayoría de

las mujeres: el embarazo.

 

La práctica sexual es considerada segura en un embarazo "normal", es decir, que no tiene

complicaciones durante esta etapa como amenaza de aborto, parto prematuro, placenta

previa, sangrado, si su Gineco-Obstetra detecta algún problema que comprometa su

embarazo le indicará no tener relaciones sexuales. si así lo desean encontraran otras formas

de tener intimidad.

La Sexualidad en el embarazo tiene muchos beneficios; fortalece ese vínculo afectivo que

de principio los unió y fomentó en la pareja el deseo de formar una familia. La pareja

atraviesa un momento muy especial, en el que viven llenos de ilusión, esperanza y que

serán los últimos meses que vivirán como pareja para convertirse en una familia, de tal

forma que deben aprovechar los momentos de intimidad y complicidad.

Deben hablar abiertamente sobre la relación sexual, sobre las maneras de satisfacer su

intimidad, como abrazarse, acariciarse o besarse. Seguramente tendrán que reinventarse en

este aspecto y probar posturas que les resulten más cómodas conforme el cuerpo de la

madre va cambiando.

 

Va a mejorar el estado de ánimo de ambos porque es un excelente remedio contra el mal

humor ya que en el orgasmo se liberan endorfinas, las endorfinas, son unas sustancias

químicas que produce el organismo, estimulan las zonas del cerebro donde se generan las

emociones placenteras, por lo que son clave para el bienestar y la felicidad.

 

Para la mujer embarazada es difícil conciliar un sueño profundo particularmente al final

del embarazo, el sexo es un potente relajante muscular, lo que favorece a mejorar el sueño

y tener un mayor descanso.

 

En la literatura mundial está confirmado que el sexo es positivo para la preparación de la

madre para el parto, también se asegura que hace bien al bebé y que las embarazadas que

tienen actividad sexual tienen bebés más seguros, tranquilos y felices.

 

Es importante también mencionar que algunas mujeres embarazadas sienten síntomas

como la fatiga (cansancio extremo), náuseas, dolor en los pechos y una mayor necesidad

de orinar, síntomas que no le permiten disfrutar del sexo, y suelen disminuir su deseo

sexual. Esto también es normal que suceda.

 

En el caso del hombre es probable que el deseo de tener sexo pueda incrementar o

disminuir. Algunos crean una cercanía más importante a su pareja embarazada y disfrutan

de los cambios en su cuerpo. Otros tal vez tengan menos deseos debido a preocupaciones

por la salud, de la madre y del bebe por nacer. Puede el padre pensar que el acto sexual

hará daño al bebe, pero no es así, él bebe está muy protegido por la bolsa amniótica (una

bolsa de paredes delgadas que contiene al feto y líquido a su alrededor) y los fuertes

músculos del útero. También hay un tapón de mucosidad espesa que sella el cuello del

útero y ayuda a prevenir infecciones. El pene no entra en contacto con el feto durante las

relaciones sexuales.

 

Es de suma importancia contactar a su Médico y cerciorarse que en su caso el sexo es

seguro y además, si llegara a tener algún síntoma inusual después de tener relaciones

sexuales, como sangrado, dolor o contracciones.

 

Es indispensable en esta etapa que la pareja se muestre afecto, el sexo no siempre tiene que

ser una penetración completa solamente sentirse amados, e incluso un beso puede liberar

oxitocina, que es la hormona de la felicidad puede llevar a un orgasmo, y aún más con la

caricia suave de la piel y los pezones, así que no es necesario la penetración para llegar al

orgasmo y que la pareja se sienta amada y satisfechos plenamente. Y la liberación de las

endorfinas naturales los hará felices siempre.

 

Se puede encontrar gran placer y satisfacción en una caricia, en un abrazo, un beso, tan

solo en contar con la compañía del ser amado.

 

No hay duda, de que la mejor curva de una mujer, es la de su vientre al estar embarazada.



NOTAS RELACIONADAS

Por: Dr. Henry A. Mateo Sánez / Septiembre 05, 2019
Por: Jorge FERNÁNDEZ MENÉNDEZ / Septiembre 04, 2019
Por: Norma BUSTAMANTE/ EL MEXICANO / Septiembre 04, 2019