Trump mete las manos en el BID

En plena pandemia, la renovación de los cargos de liderazgo de varios

organismos internacionales es todavía más delicada que nunca debido al daño

provocado en el tejido empresarial, económico, productivo y socioeconómico a

nivel global.

Los efectos del SARS-CoV-2 tendrán una temporalidad, tarde o

temprano pasarán, y habrá que reorganizar y gestionar con eficiencia la

rehabilitación de los daños y la reconstrucción del mundo poscoronavirus.

Y si la vacuna en sí misma también obedece a una geopolítica, lo hace

en la misma tesitura el nombramiento de los nuevos cargos en los organismos

internacionales con vencimientos en su directiva.

No son tiempos convencionales, los viejos esquemas están muriendo,

mientras la lucha entre el eje de Occidente y Oriente acelera, los primeros

intentan ser desplazados y los segundos, pisan el acelerador para hacerse con

el control de la nueva era.

Los organismos internacionales hace tiempo viven sus propias presiones

externas, principalmente de Washington, la Casa Blanca quiere una serie de

reformas que garanticen la supervivencia equilibrada del multilateralismo,

mientras tanto amenaza con enrocarse en el unilateralismo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nuevamente candidato

al Nobel de la Paz (esta vez no por Corea del Norte sino por el plan de

reconciliación de Israel con la región de Medio Oriente) ha metido la mano

entera en el más reciente nombramiento del presidente del Banco

Interamericano de Desarrollo (BID).

Mauricio Claver-Carone, exasesor para las Américas de la Casa Blanca,

es el alfil de Trump al frente del BID, en 60 años de existencia del organismo

nunca lo había dirigido un estadounidense, de forma tradicional lo encabezaba

un latinoamericano.

Esta vez ha sido inusual, como todo lo está siendo... raro y fuera de

contexto; es la primera vez que un estadounidense lo preside eso sí ante el

descontento de la mitad de los países latinoamericanos.

Trump se ha salido con la suya como está aconteciendo con la mayor

parte de los organismos internacionales, básicamente porque Estados Unidos

es el principal país financiador; por ende, la Casa Blanca presiona con cortar el

financiamiento y las aportaciones si no se cede ante su pliego petitorio.

Al mandatario, en campaña, no le gusta ningún organismo: ni la OMC, ni

la OMS, ni el FMI, ni la ONU que el próximo mes cumplirá 75 años de

existencia; ni la UNESCO, ni la Corte Penal Internacional o la Organización

Mundial de Turismo y ni siquiera la OTAN.

Su intención es crear un revulsivo que beneficie sobre todo a los

intereses hegemónicos norteamericanos contra el fortalecimiento de China y el

resurgimiento de Rusia.

A COLACIÓN

Durante varias décadas, el BID ha jugado un papel relevante como ente

financiador de 48 países miembros, los ha apoyado en todo tipo de proyectos

muchos relacionados con el desarrollo.

Claver-Carone, su perfil, abre un velo de incertidumbre acerca de si

actuara con imparcialidad al frente del BID ante países como Colombia,

Nicaragua, Bolivia, Venezuela o Cuba.

El exasesor de Trump, de 45 años, nacido en Florida es un conocido

anticastrista, se ha opuesto al acercamiento del anterior presidente Barack

Obama con Cuba; el temor es que ahora pueda usar esa misma postura al

frente del BID.



NOTAS RELACIONADAS

Por: Claudia LUNA PALENCIA / Septiembre 16, 2020
Por: Claudia LUNA PALENCIA / Septiembre 15, 2020
Por: EL MEXICANO / Septiembre 15, 2020