Rescate histórico para la UE

Rescate histórico para la UE

Este año,  el Fondo Monetario Internacional (FMI) vaticina que la economía mundial caerá un 3% porque veinte de las mayores economías del mundo están tocadas y al menos ocho de éstas sufrirán una contracción en su PIB superior al 5%  -en análisis preliminares del organismo- para el ejercicio de 2020 se trata de: Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá, España y México.

            Esencialmente, dos regiones son las que tienen el mayor impacto económico de la pandemia se trata de América del Norte y la UE; en América del Norte están Estados Unidos que es la primera economía del mundo con 19.58 billones de dólares, Canadá  es la décima economía con 1.65 billones de dólares y México  es la decimoquinta economía con 1.14 billones de dólares.

            En la UE, la otra región afligida, se observa un impacto negativo de la pandemia en Alemania que es la cuarta economía del mundo con 3.85 billones de dólares;  Francia es la sexta economía con un PIB de 2.67 billones de dólares; Italia es la octava con 1.99 billones de dólares y España en el decimotercer puesto con un PIB de  1.37 billones de dólares.

Reino Unido es el octavo país más golpeado por el Covid-19 pero ya no se cuenta dentro de la UE que actualmente solo está conformada por 27 países miembros; la economía británica ocupa el quinto sitio por su PIB con  2.68 billones de dólares.

En la UE han decidido reflotar a la economía del bloque conscientes de que los países locomotora del cónclave y que tiran del resto de vagones tienen los pistones rotos y no podrán salir solos más que con la ayuda comunitaria.

            España e Italia lo llaman “reconstrucción” porque en el Viejo Continente, la palabra rescate mantiene una connotación indignante… de grillete que encima sobaja a la soberanía debido a los empréstitos utilizados como salvamento.

            Esta vez no habrá Plan Marshall porque EU no juega ningún papel en el rescate, todo lo contrario a lo sucedido tras finalizar la Segunda Guerra Mundial,  con el panorama de una Europa en ruinas.

            Para alentar al Ave Fénix había que inyectarle recursos  y hacerlo además en un momento en que la brújula del continente marcaba hacia un oeste capitalista y un este comunista.

            El programa ideado por George Marshall, secretario de Estado de la Unión Americana, se aplicó de 1948 a 1951 en la Europa capitalista basado en un paquete  de ayuda masiva en forma de subsidios directos para la producción un total de 12 mil millones de dólares para levantar la industria pesada y rehacer las cadenas productivas de alimentación y de suministros.

            Estados Unidos se gastó el 15% de su presupuesto nacional en coadyuvar a la reedificación de la llamada “Europa libre” cabe mencionar que ese balón de oxígeno no fue gratuito: el presidente norteamericano Harry S. Truman negoció con los países auxiliados desde la instalación de bases militares en suelo europeo así como, convertirse en socio privilegiado, para exportarles alimentos, bienes, mercancías y maquinaria pesada.

A COLACIÓN

            Ahora, 72 años después, España e Italia resucitan  la naturaleza del Plan Marshall, orillando a la reacción conjunta de la canciller germana, Angela Merkel y del presidente de Francia, Emmanuel Macron,  para proponer un programa de rescate de la UE por 550 mil millones de dólares basado en ayudas presupuestarias directas.

            El ofrecimiento de ambos líderes ha provocado la respuesta  concreta de la Comisión Europea, cuya representante, la alemana Ursula Von der Leyen, instruyó la puesta en marcha de un histórico y ambicioso plan de ayudas por 825 mil millones de dólares.

            No hay Plan Marshall pero sí un Plan Merkel-Macron bajo el canon de un   Plan de Recuperación  que obvia las palabras salvamento y rescate, como parte de un Fondo de Reconstrucción disponible, desde enero de 2021, hasta 2024; el 33% del dinero será entregado en forma de préstamos reembolsables pagaderos a un lapso de entre 8 a 30 años y el resto, será ejercido mediante transferencias directas presupuestarias.

A falta de que sea aprobado por el Parlamento Europeo, solo a España le corresponderían 140 mil 446 millones de euros que en dólares significan 154 mil 490.6 millones de dólares; de los que, 85 mil 056.4 millones de dólares serían en forma de transferencias directas y 69 mil 434.2 millones de dólares vía préstamos; también Italia sería el otro gran beneficiado.

En defensa del planteamiento, Von der Leyen, argumentó que se abre un episodio importante en la historia de la integración del bloque europeo porque el daño provocado por la pandemia en el renglón de comercio, de la producción y en el ámbito laboral puede ser resarcido con un Plan de Recuperación que invita a construir juntos “una Europa más verde, más digital y con mayor resiliencia para el futuro”.



MÁS SOBRE Editorial

Rescate histórico para la UE
Hace doce años: “Seguimos igual pero con virus”
Rescate histórico para la UE
¿Quién empezó?
Rescate histórico para la UE
Cita con clío