Reactivar la economía, no el contagio

El retorno a la llamada “nueva normalidad” ha dividido la opinión no sólo de los habitantes del pueblo de México, sino también la de los gobernadores de las entidades federativas del país, quienes saben de la necesidad de reactivar la economía de sus estados, pero la mayoría de ellos desea hacerlo responsablemente, sin poner en riesgo la salud de sus gobernados.

Los mandatarios estatales tienen opiniones divididas sobre el retorno a la nueva normalidad. El Economista publica este 27 de mayo que los 10 gobernadores emergidos de las filas del Partido Acción Nacional están a favor de la reapertura económica gradual. Los 12 mandatarios estatales del Partido Revolucionario Institucional y los 6 de Morena, quieren esperar un poco más para evitar al máximo la transmisión del coronavirus. El de Movimiento Ciudadano, el del PRD y el independiente, quieren también empezar ya la reactivación económica. El del PES, comparte la visión de esperar.

Lo primero que debe quedarnos bien claro es que la nueva normalidad no equivale al fin de las medidas preventivas contra el nuevo coronavirus, ni mucho menos la erradicación del virus. Las medidas de prevención deben continuar si no queremos que México viva la experiencia de aquellos países que sufrieron un rebrote por relajar las restricciones contra la pandemia

Estoy de acuerdo con la afirmación de Hugo López-Gatell en el sentido de que el confinamiento ya es insostenible. A México le urge reactivar la economía y el empleo, sobre todo ahora que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que la pandemia de coronavirus dejará sin empleo a un millón de personas en el país. 

Todos sabemos que el cierre de comercios por la pandemia ocasionó la pérdida de miles de empleos, y que afectó significativamente los sectores turístico, automotriz y manufacturero del país. Algunos estiman que en el mes de abril se quedaron sin trabajo quinientas mil personas. Lo que viene en materia económica y desempleo para México no es fácil, pero tampoco podemos darnos por vencidos sin aceptar el reto que tal situación representa. 

Para entender lo que se aproxima es necesario tomar en cuenta la región geográfica en la que se sitúa México. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la peor pérdida de empleos por la contingencia ocurrirá en América, que según Guy Ryder, “pasó de ser la región menos afectada en cuanto al mercado laboral en el primer trimestre a la más afectada con una caída prevista del 13.1% en las horas laborales del segundo semestre”. 

La pérdida de empleos debido a la actual contingencia no es un problema exclusivo de México, como quieren hacernos creen aquellos que, en lugar de abonar a la solución de nuestros problemas, buscan sacar raja política de la actual crisis sanitaria. El problema es global, tal como informó este miércoles la OIT, el organismo de las Naciones Unidas que no sólo se ocupa de los asuntos relativos al trabajo y las relaciones laborales, sino que se encarga de “desarrollar y supervisar el uso de las normas internacionales de trabajo que se convierten en convenciones y recomendaciones”. 

La OIT instó a los gobiernos a poner especial atención a los jóvenes, a quienes considera las principales víctimas del cataclismo económico provocado por el nuevo coronavirus. Con este llamado a la comunidad internacional se busca evitar que la crisis afecte a los jóvenes a largo plazo.

Sobre el tema, Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo, abundó: “La pandemia inflige un triple impacto sobre los jóvenes. No sólo destruye sus empleos, sino también su educación y formación, y coloca grandes obstáculos en el camino de quienes buscan entrar en el mundo del trabajo o cambiar empleo”. 

Todos coincidimos en la necesidad de reactivar la economía y estimular el empleo, pero sin reactivar el contagio, algo que se logrará sólo si somos capaces de conservar inalterables las medidas preventivas. Me refiero a las acciones de sana distancia, el uso de cubrebocas, aplicación de gel antibacterial, sanitización y limpieza de las áreas de trabajo, así como el continuo lavado de manos con agua y jabón.  

Twitter: @armayacastro 



NOTAS RELACIONADAS

Por: Antonio Garcia Fuentes / Julio 06, 2020
Por: Arturo López Corella / Julio 06, 2020
Por: Francisco Javier Palacios Flores / Julio 06, 2020