Plan Global de Pastoral 2031-2033 (PGP)

Segunda Parte

"Interpretamos y Juzgamos desde el Acontecimiento de la Redención de Nuestro Señor

Jesucristo y desde el Acontecimiento Guadalupano."

En la segunda parte del PGP los Obispos de México analizan el acontecimiento de la

redención a la luz de la fe. A su vez el acontecimiento de las apariciones de la Virgen de Guadalupe

y su significado para nuestro país en cuatro interesantes apartados.

a. A 2000 años de la redención. Parte fundamental de la confesión cristiana es

que consideramos a Jesucristo nuestro redentor. El célebre filósofo alemán F.

Nietzsche, nos interpela cuando dice: "Mejores cánticos tendrían que cantarme, y más

redimidos tendrían que parecerme sus discípulos para que yo aprendiera a creer en su

Redentor." Los Obispos lanzan las siguientes preguntas: ¿Acaso no parecemos ser

nosotros los primeros en confirmar, con nuestra mediocridad y desesperanza, el grito

de quienes proclaman un mundo irredento? ¿Cómo anunciar a Jesucristo Redentor a

un hombre que se concibe autosuficiente, centrado en sus potencialidades? ¿Cómo

hablar de redención a una cultura recelosa de redentores porque dice que ha

encontrado en sí misma la respuesta al deseo de la felicidad? Ante estas interrogantes

los Obispos mexicanos consideran que, en términos generales, el lenguaje con el que

la Iglesia habla de redención, muchas veces, resulta incomprensible, especialmente

para las nuevas generaciones. La llamada crisis antropológica-cultural nos pide

replantear nuestros esquemas de evangelización para el ser humano concreto a quien

estamos llamados a servir; para recuperar una sana visión del ser humano, hemos de

hacer desde la contemplación del misterio de Cristo Redentor.

b. El misterio de la redención. En este apartado los Obispos de México nos

muestran como el acontecimiento de Jesucristo es todo redentor y no se limita

solamente a la entrega de su vida en la cruz:

-La pobreza de espíritu a elección como signo de fortaleza y esperanza, rostro de

cercanía, fraternidad y alegría. Recordemos como Jesús nació en un pesebre en Belén

de Judá al no encontrar posada en la ranchería (Lc 2,7).

-La humildad. Expresada especialmente en el bautismo de Jesús en el Jordán, donde

además expresa su solidaridad con los hombres como redentor.

-Para Jesús, El Reino es la presencia nueva, gratuita, misericordiosa de Dios Padre

amando sin condiciones. El reino como propuesta no tiene excluidos, el Reino llega,

llama e involucra (cfr. Mt 3, 12-37). Los pecadores antes Jesús, experimentan lo que

jamás habían esperado, Dios los acepta, aunque sus manos están vacías. (JEREMIAS

Joachim, Teología del Nuevo Testamento, Sígueme, Salamanca 2001, 143). Esta Buena

Noticia produce en las personas una explosión de gozo en el corazón y de aquí surge la

auténtica CONVERSIÓN. Si Dios es Padre de todos, entonces todos somos hermanos.

Que forma más bella de ser feliz que la del corazón de un converso.

-Jesús resume la interpretación de las escrituras para quienes somos discípulos en un

signo de identidad y único criterio de relación fraternal: El Amor. Una persona feliz que

ama a los demás pone en el centro al hermano, al pecador, al pequeño y al que sufre.

-Frente a las autoridades de su tiempo, Jesús nos enseñó a actuar con absoluta

libertad. Cuestionó las leyes para para excluir y someter. Jesús sostuvo que por encima

de cualquier ser humano solo estaba Dios, la fraternidad para ser auténtica, siempre

exigirá relación de respeto e igualdad, e impedirá toda clase de abuso de poder (Mt.

23, 9.11). En la era del reino, la fórmula que Jesús manda para ser feliz es la del

servicio: "el hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir" (Mt 20, 24-28).

-Jesús murió como vivió, dándose. Es el Amor que vence a la muerte, por eso es

redentor. Así interpretamos la cruz, y es esta cruz la que Jesús nos invita a cargar con

alegría. De esta forma, con libertad y con amor, nos implicamos en la obra redentora y

alcanzamos la propia felicidad y la trascendencia.

-La resurrección y el llamado a ser constructores de paz, más allá de simples hombres

pacíficos, completan el camino de la felicidad propuesto por Jesús.

c. La Iglesia testigo de la Redención. La credibilidad de la redención, de

quienes nos decimos discípulos de Jesús, se juega en el estilo de nuestras relaciones

interpersonales, en el modo en como tratamos a los demás, en lo que el sufrimiento

ajeno nos afecta y nos mueve a la justicia y la misericordia. La celebración de los 2000

años de la redención tendrá que realizarse desde un testimonio firme y creíble, que

responda a la realidad planteada y que refleje la belleza del misterio de la redención

mediante la manera de ser una Iglesia que anuncia y construye la dignidad humana;

ser una Iglesia comprometida con la paz y las causas sociales; ser una Iglesia Pueblo;

ser una Iglesia misionera y evangelizadora; ser una Iglesia compasiva y testigo de la

redención.

d. A 500 años del acontecimiento Guadalupano. En el 2031 estaremos

celebrando los 500 años del Acontecimiento Guadalupano. Los Obispos mexicanos

saben bien que la experiencia de fe del pueblo de México y la consolidación e

integración de la patria son realidades difíciles de comprender si no se leen a la luz de

la cercanía y maternidad de Santa María de Guadalupe. El acercamiento a la nueva

realidad bajo la mirada del misterio de Cristo Redentor y el Acontecimiento de

Guadalupe, nos ha llevado a descubrir un desafío fundamental como Iglesia Católica:

Dios nos está llamando a generar esperanza, a fortalecer y reconstruir una vida

humana más plena para todos sus hijos, especialmente los descartados por estos

fenómenos, una vida que refleje en cada persona a Cristo el hombre perfecto y se

manifieste en condiciones dignas para cada uno.

En mi siguiente participación abordaré la tercera y última parte del PGP: "Actuamos como Pueblo

redimido por Jesucristo, bajo la mirada amorosa de Santa María de Guadalupe".

 

Mtro. Manuel Alejandro Flores Pérez

Rector de la UNID Campus Tijuana

Presidente de la Comisión de Educación de Coparmex

Manuelflores1982@gmail.com



NOTAS RELACIONADAS

Por: Manuel Alejandro Flores Pérez / Agosto 08, 2019
Por: Bernardo Peñuelas Alarid | EL MEXICANO / Agosto 07, 2019