Nacimiento del apóstol Naasón Joaquín García

Nacimiento del apóstol Naasón Joaquín García
El año 1969 estuvo marcado por grandes acontecimientos tecnológicos y astronómicos, muchos de los cuales vinieron a transformar la manera en que los seres humanos vivimos y nos comunicamos.

Ese año tuvo lugar la primera transmisión de ARPANET, precursora de la actual red de Internet, y uno de los grandes hitos en la historia del desarrollo tecnológico de la humanidad.

Formada en un principio por unas 60 mil computadoras, surge como un proyecto experimental de carácter militar de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa, mejor conocida por su acrónimo DARPA, proveniente de su nombre original en inglés: Defense Advanced Research Projects Agency.

Con el correr de los años, ARPANET se convirtió en la base de una red de comunicación global y horizontal de miles de redes, “de la que se han apropiado individuos y grupos de todo el mundo para toda clase de propósitos…”, afirma Manuel Castells en su libro La era de la información: economía, sociedad y cultura.

Otro acontecimiento de relevancia ocurrido ese año, específicamente el 21 de julio de 1969, fue el alunizaje del Apolo XI. Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins llegaron en la fecha antes mencionada a la Luna, y los telespectadores de todo el mundo contemplaron admirados la forma en que el hombre pisa por vez primera la superficie lunar, marcando su huella sobre ésta. Para muchos, este suceso representó el comienzo de la conquista del espacio sideral.

El plan de Dios, diseñado con admirable perfección desde antes de la fundación del mundo, dispuso para ese año un acontecimiento con un aporte mucho mejor que la conquista de la luna y que la invención del Internet. Los apóstoles nacen para un propósito eminentemente espiritual, que contribuye a que los hombres conquisten algo mejor que la luna o que cualquier planeta del espacio exterior: el reino de los cielos. Su aporte comunicacional es más efectivo que el Internet, una tecnología que puede comunicar a los seres humanos entre sí, pero que es incapaz de comunicar a las almas con Dios, algo que el Ministerio Apostólico logra de manera eficaz.

Este feliz suceso tuvo lugar en la ciudad de Guadalajara, capital del estado de jalisco, el miércoles 7 de mayo de 1969, cuando el Apóstol Samuel Joaquín Flores estaba próximo a cumplir 5 años de Apostolado, intervalo en el que se había dedicado sin tregua a la predicación del Evangelio.

Por ser simiente del hombre que por elección de Dios ejercía en ese tiempo el gobierno espiritual de su pueblo, su nacimiento fue de regocijo para la totalidad de los fieles de la Iglesia, en el norte y en el sur, en el oriente y en el occidente.

Sin embargo, en ese tiempo todos los integrantes del pueblo y del Cuerpo Ministerial ignoraban que, 45 años después, aquel recién nacido se convertiría en el consuelo del pueblo, una vez que Dios manifestara a los suyos por qué y para qué había nacido este gran hombre de Dios.

La mayoría pasó desapercibida la trascendencia de su nacimiento, acaecido el 7 de mayo de 1969, hace casi 50 años. Tampoco su padre, el Apóstol Samuel Joaquín, quien estaba próximo a cumplir 5 años de Apostolado, sabía que su pequeño había sido escogido por Dios para una obra de salvación, semejante a la que él desempeñaba por mandato de Dios en aquel tiempo.

Con el nacimiento del Apóstol Naasón Joaquín, Dios se aseguró que su pueblo amado quedara bajo buen resguardo una vez que la misión espiritual de su Apóstol Samuel Joaquín llegara a su fin. Cuando esto ocurrió en la ciudad de Guadalajara, el 8 de diciembre de 2014, Dios no necesitó improvisar absolutamente nada, pues todo lo tenía resuelto desde antes de la creación del tiempo, del espacio y la materia.

Luego de su glorioso llamamiento al Apostolado, acaecido en la fecha antes mencionada, Dios comenzó a manifestar su Elección a los ordenados para vida eterna, lo mismo en México que en todo el mundo. De esta manera, el Altísimo preparó todo para la gloriosa manifestación de la Elección de su enviado a su Iglesia, una obra que Dios realizó con absoluta perfección, y mediante la cual los fieles de la Iglesia comenzaron a entender lo que antes no entendían: que el nacimiento de este extraordinario hombre de Dios debe ser motivo de gozo y alegría.

A partir de entonces, el pueblo de Dios supo que, en la Nueva Era, el Apóstol Naasón Joaquín García sería lo que fueron los apóstoles Aarón y Samuel Joaquín: el centro de todas las cosas por causa de la Elección, la joya cuyo resplandor anuncia la venida de Cristo, y que hace que la atención del eterno Dios se centre en su Ungido, lo mismo que la atención de su amado pueblo.

@armayacastro


NOTAS RELACIONADAS

Por: Armando MAYA CASTRO / Junio 03, 2019
Por: Alfonso VILLALVA P. / Mayo 24, 2019
Por: Claudia LUNA PALENCIA / Mayo 23, 2019