Mis cambios previos a la menstruación

A lo largo de nuestra vida experimentamos cambios en nuestras tres esferas de salud, cambios físicos, emocionales y sociales; en la llegada de la pubertad es la etapa con mayor cantidad de cambios en nuestro cuerpo. En el caso de las mujeres la llegada de la menstruación es uno de los procesos con mayor confusión y alteraciones a nivel sistémico por ser las primeras veces en conocer el Síndrome Premenstrual (SPM) el cual es la presentación de signos y síntomas de afección, cognitiva, somática y conductual de la mujer.

En la 2da parte del periodo menstrual es donde se presentan los cambios hasta su resolución con los primeros días del ciclo, se estima que del 3 al 10% que se encuentran en etapa reproductiva cuentan con periodos sin sintomatología, poco más de la mitad cursan con sintomatología leve, un 30% síntomas moderados y alrededor de un 5% presentan un síndrome incapacitante. Las mujeres con sintomatología de moderado a intenso deben ser tratadas médicamente.

Dentro de las presentaciones del síndrome las alteraciones observan en diferentes niveles, signos y síntomas físicos, afección en la concentración, cambios de comportamiento y anímicos; por ejemplo, palpitaciones, cambios de temperatura, dolor en los pechos, náuseas, mareos, acné, ulceras orales, aumento de peso, dolor muscular, atención disminuida, dificultad para conciliar el sueño, confusión, falta de concentración, coordinación alterada, labilidad, irritabilidad, aletargo, depresión, ansiedad, agresividad, tensión, impaciencia, aislamiento social, disminución en rendimiento laboral, escolar o actividades del día, alteración en el patrón de alimentación y digestivo, entre otros.

Las mujeres pueden presentar distintas presentaciones en un solo ciclo y cada ciclo manifestarse de forma diferente, el diagnóstico siempre será clínico, aunque en la mayoría de los casos es difícil por el desconocimiento de la causa en específico ya que rara vez en datos aislados se identifica la asociación con la menstruación por su presentación con otras enfermedades a nivel ginecológico o psicológico, en algunos casos de pacientes con una perfecta regularidad menstrual es más objetivo y sencillo hacer el diagnóstico.

Para un tratamiento certero y oportuno se debe tener en cuenta la regularidad de los síntomas, la intensidad de los mismos con las variaciones durante el ciclo, la duración de periodo, y la afección en la productividad de la paciente. Los síntomas que las mujeres más comentan son ansiedad, angustia, labilidad e irritabilidad.

Nuestro principal objetivo es mantener una buena calidad de vida en estos casos evitando la incapacidad o disminución del rendimiento laboral, actividad social, escolar o relaciones interpersonales, por ello se debe dirigir el tratamiento a la disminución de los síntomas. El estilo de vida con hábitos alimenticios adecuados, tratamiento farmacológico oportunos serán la clave para lograr ese objetivo.

Debemos de enseñar a las mujeres sobre el ritmo menstrual normal y los cambios hormonales que influyen en nuestros cambios sistémicos ya que siendo

conscientes podemos poner un remedio a tiempo sin la necesidad de sufrir con la sintomatología incómoda que afecta nuestro día a día.

Dentro de los cambios de estilo de vida hay que realizar alguna actividad física como caminar, trotar, natación, ciclismo, yoga o meditación, considerar en nuestra alimentación el evitar azúcares refinados, tabaco, alcohol y carnes rojas consumirlas con moderación, aumentar la ingesta de pescados y aves como principal fuente de proteína, carbohidratos complejos, fibra, frutas, verduras, legumbres y cereales.

La salud en la mujer es una de las cosas más importantes de nuestra vida ya que son la clave en familia, trabajo y amistades; su desarrollo en la vida diaria depende de la calidad y bienestar en su salud. La atención médica principalmente ginecológica es la clave para que a la mujer lleve una vida saludable integralmente.



NOTAS RELACIONADAS

Por: Dr. Henry Mateo Sánez / Julio 16, 2019
Por: Mtro. Mauricio Beltrán Ramos / Julio 16, 2019
Por: Norma BUSTAMANTE/ EL MEXICANO / Julio 16, 2019