México: más inversión en tecnología

 La innovación es también la llave para luchar contra la pandemia y vencer al virus del SARS-CoV-2, así lo recoge el más reciente informe del Índice de Innovación Global 2020 (GII, por sus siglas en inglés) elaborado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

Ahora más que nunca, enfatiza su director Francis Gurry, la innovación permitirá encontrar vacunas y tratamientos que ponen en la punta de la pirámide la relevancia de no descuidar al sector salud  y mantener, en cambio, un espíritu propositivo para mejorar la ciencia lo que,  redundará, en beneficios de la calidad de  vida de las personas.

Hace dos años, el gasto en investigación y desarrollo en el mundo creció un 5.2%  y lo hizo de manera más rápida que el crecimiento de la economía global;  el riesgo actual es que, con la caída esperada del PIB mundial, con una contracción del -6.1% al -7.6%,  también lo haga de manera abrupta en el terreno de la investigación y desarrollo.

            Aunque la desaceleración planteada en este ramo no será homogénea dependerá del comportamiento de cada sector, por ejemplo, el de la tecnología y la digitalización, ha estado por muchos años liderando los cambios gracias a las novedades continuadas; se trata de uno de los sectores con  empresas compitiendo de forma feroz por ganar más mercados y nuevos clientes.

            Ante la situación inédita de la urgencia sanitaria, tampoco se espera una contracción en el sector de las farmacéuticas y  el de la biotecnología, de hecho, hay 150 proyectos en el mundo registrados en la Organización Mundial de la Salud (OMS) con laboratorios experimentando tanto vacunas como tratamientos contra el coronavirus; unos usando técnicas novedosas.

            Más atrasado quedan, quizá eclipsados por la misma situación, las energías limpias, el transporte, el turismo, la educación, el comercio, el sector financiero y otros más.

En su edición de 2020, del reporte recién presentado, Gurry aventura los desafíos inmediatos que dejará la pandemia con países bastante dañados económicamente e impactados en sus presupuestos que deberán hacer malabares con dichas circunstancias.

            En todo caso, la recomendación pasa por hacer que los flujos  de inversión  ya sean privados nacionales o extranjeros e igualmente un porcentaje de recursos públicos puedan ser canalizados a proyectos novedosos.

            De acuerdo con el GII, este año los  líderes en innovación y por regiones son los siguientes países: 1) En Europa con Suiza, Suecia y Reino Unido; 2) en Sureste de Asia y este de Asia y Oceanía con Singapur, Corea del Sur y Hong Kong-China; 3) en el norte de África y oeste de Asia con Israel, Chipre y Emiratos Árabes Unidos; 4) África Subsahariana con Sudáfrica, Mauritania, Kenia y Tanzania; 5) en Asia Central y sur de Asia con India, Irán y Kazajistán; 6) en América Latina y el Caribe con Chile, México y Costa Rica; y 7) América del Norte con Estados Unidos y Canadá.

A COLACIÓN

            El pasado 1 de julio entró en vigor el nuevo  Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, México y Canadá conocido como T-MEC,  es más el presidente Andrés Manuel López Obrador viajó a Washington para reunirse con su homólogo estadounidense, Donald Trump ante la ausencia del otro socio en el acuerdo porque el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, puso mil excusas para no ir a la reunión.  

            Este nuevo acuerdo es una gran oportunidad para impulsar al país azteca hacia la búsqueda de inversiones que permitan tener mayores patentes gracias al estímulo de la creatividad y la innovación.

            El propio Jesús Seade, subsecretario para América del Norte y candidato a presidir la Organización Mundial del Comercio (OMC), ha dicho en reiteradas ocasiones que tanto la inversión pública como privada en tecnología es "vital" para que México compita ante terceros países.

            Seade habla de enlazar los recursos del Conacyt con parques industriales creando redes con las universidades a fin de  unir intereses comunes en aras de una investigación que termine impulsando a sectores productivos como el aeroespacial o el automotriz.

            En cifras de la Secretaría de Economía, el país azteca destina menos del 1% de su PIB anual a inversión en tecnología y desarrollo, naciones como China o Estados Unidos invierten más del 3 por ciento. Si  la nación azteca quiere sobrevivir y competir habrá que triplicar dicho porcentaje...



NOTAS RELACIONADAS

Por: Claudia LUNA PALENCIA / Septiembre 08, 2020
Por: ISMAEL CALA / Septiembre 08, 2020