Marihuana, su uso recreativo

Sociedad y derecho

Los artículos 235, último párrafo, 237, 245, fracción I, 247, último

párrafo y 248 de la Ley General de Salud, prohíben de manera absoluta

del consumo de la marihuana para fines recreativos, limitando éste a

sólo algunos casos y siempre con fines de tratamientos médicos y

científicos, requiriendo en todo tiempo autorización de la Secretaría de

Salud.

Sin embargo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha

resuelto, pronunciándose a favor del derecho fundamental al libre

desarrollo de la personalidad, la cual permite que los individuos mayores

de edad decidan sin interferencia alguna, qué tipo de actividades

recreativas desean realizar, así como llevar a cabo todas las acciones o

actividades necesarias para poder materializar dicha elección.

De manera tal que, la elección de alguna actividad recreativa es

una decisión que pertenece sin lugar a dudas a la esfera de autonomía

personal que debe estar protegida por la Constitución Política de los

Estados Unidos Mexicanos como parte del inventario de derechos

fundamentales de todo individuo.

Dicha elección puede incluir el consumo de sustancias que

produzcan experiencias que "afecten" los pensamientos, las emociones y

las sensaciones de la persona.

Se ha señalado que, la decisión de fumar marihuana puede tener

distintas finalidades, entre las que se incluyen el alivio de la tensión, la

intensificación de las percepciones o el deseo de nuevas experiencias

personales y espirituales.

Estas experiencias se encuentran entre las más personales e

íntimas que alguien pueda experimentar, de forma que la decisión de un

individuo mayor de edad de "afectar" su personalidad de esta manera,

con fines recreativos se encuentra tutelada por el derecho al libre

desarrollo de ésta.

Si bien, queda claro que la Ley General de Salud, al prohibir por

absoluto el consumo de marihuana tiene la intención de procurar la

salud de los consumidores de drogas y proteger a la sociedad de las

consecuencias perniciosas derivadas de la ingesta de éstas, por tener

esta actividad efectos nocivos tanto para el consumidor como para la

sociedad en general, siendo por ello su finalidad constitucionalmente

válida, por ser tratarse de la protección de la salud, el cual es un

objetivo que legítimamente puede perseguir del Estado al tratarse de un

derecho fundamental reconocido en el artículo 4º de la Constitución

Política de los Estados unidos Mexicanos, en el cual se establece

expresamente que toda persona tiene derecho a la protección de la

salud, dicha prohibición incide restringiendo el derecho fundamental del

libre desarrollo de la personalidad de los individuos, constituyendo un

obstáculo jurídico que impide ejercer el derecho a decidir qué tipo de

actividades recreativas se desean realizar, a la vez que también impide

llevar a cabo lícitamente todas las acciones necesarias para poder

materializar esa elección a través del autoconsumo de la marihuana:

siembra, cultivo, cosecha, preparación, acondicionamiento, posesión,

transporte, entre otras.

Por lo que la prohibición absoluta de consumo de marihuana

prevista en la Ley General de Salud causa una afectación innecesaria y

desproporcionada en comparación con el grado mínimo de protección a

la salud y al orden público que alcanza, además de causar un alto

detrimento en el derecho al libre desarrollo de la personalidad, ya que

existen medios alternativos a la prohibición absoluta del consumo

recreativo de dicha droga que son igualmente idóneos para proteger la

salud y el orden público, pero que afectan en menor grado al derecho

fundamental en cuestión.

Habrá quien esté en desacuerdo con el uso permitido de la

marihuana para fines recreativos, sin embargo, ya es una realidad que

está permitido por nuestro sistema jurídico, al cual tenemos que

obedecer y supeditarnos. Es el precio a pagar por vivir en un Estado de

Derecho.

Como siempre un placer saludarlo, esperando que estas pocas

letras hayan sido de su agrado y sobre todo de utilidad ¡Hasta la

próxima!




MÁS SOBRE Editorial

Marihuana, su uso recreativo
Mientras vuelas
Marihuana, su uso recreativo
Testamento y Donación con reserva de usufructo vitalicio
Marihuana, su uso recreativo
El estilo Trump