La Cartilla Moral

Si bien el arte de sobrevivencia humana es la adaptación al cambio, algunos ven el presente bajo la perspectiva de "que todo tiempo pasado fue mejor". No es precisamente así, cada época tiene sus propios problemas y cada sociedad sus muy especiales retos. Los actuales se perciben inconmensurables como el  individualismo egoísta, la pobreza, la intolerancia, el fanatismo, la discriminación y la violencia rampante en todas sus modalidades que penetra hasta el último rincón de la sociedad. Todo esto en su conjunto ha derivado en  múltiples problemas como el deterioro del medio ambiente que es uno de los más graves porque a riesgo de parecer tremendistas, estamos acabando con el planeta. El despilfarro en el uso de la energía y los recursos naturales es un problema universal. Lo absurdo de usar un automóvil de una tonelada para una sola persona y que nos parezca algo normal es nuestra aportación diaria a este desastre. Hay un mundo de cosas que hacer para restaurar el equilibrio de nuestro planeta.

Durante muchos años estas situaciones fueron consideradas inevitables, el avance de la ciencia y la tecnología ha influido en esto,  pero no necesariamente esa es la razón. Los seres humanos tenemos el poder de mejorar el mundo o destruirlo, y esto es conciencia, sensibilidad, conocimiento. Todo un sistema de valores olvidados que es necesario rescatar.

El gobierno de la república está colocando el tema de los valores culturales como prioritario, consciente de que la ausencia de ellos provoca prácticas sociales nefastas o por lo menos que derivan en irresponsabilidad o indiferencia. El mundo se construye o se destruye. Frecuentemente la gente justifica sus acciones diciendo que debemos adaptarnos a la realidad y que si la sociedad es corrupta, al no serlo no se sobrevive. Eso no es verdad, es una falacia que como todas a fuerza de repetirse suena razonable y creíble. Pero nada más erróneo, el hombre se distingue de los animales precisamente por eso, por su capacidad de modificar el entorno.

Todos deseamos ser felices, vivir con plenitud, y a través de libros, religiones, creencias, tratamos de encontrar lo mejor de la vida. La ética es también un camino. Es un conocimiento que pretende orientar a la persona en la búsqueda de esos fines. La ética contesta la pregunta fundamental ¿Qué debo hacer? La ética se relaciona fuertemente sobre todo con los valores morales, nuestro concepto sobre lo bueno y lo malo, lo determinan los valores éticos.

La ética es un arte, entendiendo como arte su significado original: El conocimiento dirigido a la transformación de la naturaleza de algo. En este caso, los valores éticos deben conducirnos a transformar a la sociedad para su superación. La ausencia de esos valores, nos conducen irremediablemente a la destrucción.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador así lo entiende. Su lucha contra la corrupción va acompañada de la publicación y difusión de La Cartilla Moral, un documento que habla sobre la familia, la sociedad, la patria, la naturaleza y los valores de la ética que deben ser inherentes al ser humano. La extrañeza de la difusión de ese documento por ciertos sectores de la sociedad, es precisamente porque nadie había abordado el origen de los problemas sociales desde esa perspectiva.

Hablar de ética y valores morales actualmente puede resultar tan desafortunado,  como  desafortunado es el hecho de que esos valores están ausentes en gran parte de las actuaciones de nuestras vidas. Vale la pena reconsiderar estos temas para elevar nuestras metas como sociedad y por supuesto como seres humanos.

De la Cartilla Moral rescato: "La voluntad moral trabaja para humanizar más al hombre, levantándola sobre la bestia, como un escultor que tallando el bloque de piedra, va poco a poco sacando de él una estatua".

viveleyendo.normabustamante@gmail.com



NOTAS RELACIONADAS

Por: Norma BUSTAMANTE/ EL MEXICANO / Julio 16, 2019
Por: Xavier Rivas / Julio 15, 2019
Por: Ian Gómez / Julio 11, 2019