Incógnitas y vacuna contra el Covid-19

En Europa, algunos equipos médicos se han dado a la tarea de revisar el papeleo de  ingresos y  padecimientos desde principios de enero del año en curso encontrando en,  Italia y Francia, enfermos internados con fiebres altas, neumonías y diarreas.

            En el hospital universitario de Jean-Verdier, ubicado en Francia en la región de Bondy de Seine-Saint Denis, el galeno Yves Cohen, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos declaró que, desde el 27 de diciembre pasado, el coronavirus ya estaba infectando a la gente en su país.

 En Italia, el epidemiólogo  Pierluigi Lopalco, apunta hacia la misma dirección: “El virus ya estaba en Europa mucho antes, de hecho varios hospitales  lo trataban como una neumonía  estacional con mayores complicaciones”.

Con el tiempo, en la medida que avance la evidencia científica y estadística se espera conocer primero, la verdadera dimensión del número de contagios y de fallecidos; segundo, cómo inició el brote y desde cuándo.       

Todavía hay muchas hipótesis y datos preliminares, en este contexto, queda la duda de si podría lograrse una vacuna contra el coronavirus de forma tan prematura, ¿podría?.

En la explicación de David Pulido Gómez, para la cadena SER aquí en España, el coronavirus es un nuevo desafío para la comunidad científica por varias razones: “Se trata de una enfermedad que acaba  de emerger, hay muy poca información y necesitamos una vacuna inmunogénica para poder generar protección; la última dificultad, es la longevidad”.

Pulido Gómez es biofísico del Instituto Jenner, de la Universidad de Oxford,  y está involucrado en el desarrollo de la vacuna contra el SARS-CoV-2 registrada bajo la patente ChAdOx1-S.

¿Por qué les preocupa que la vacuna contra el coronavirus tenga longevidad? Porque  sirve para proteger a las personas inmunizadas durante el mayor tiempo posible lo deseable son “años” pero podría funcionar por “algunos meses”… su durabilidad se sabrá con el tiempo; aunque el actual desafío titánico contra el nuevo patógeno no concede el suficiente a la humanidad.

“Dicha longevidad en la vacuna contra el coronavirus depende en sí de la propia vacuna y del sistema inmune, de cómo reacciona; de los anticuerpos de su cantidad y de su calidad, para eso es deseable que los anticuerpos se mantengan constantes en sangre para protegernos; y que la calidad nos dé esa protección constante en el tiempo, los anticuerpos pueden ser neutralizadores pero también no neutralizadores… lo que queremos son mayor número de neutralizadores”, dijo a la SER.

A COLACIÓN

El  investigador español comentó desde Oxford que hay un intercambio transparente de información entre la comunidad científica global con el tema del coronavirus y que han observado el apoyo de gobiernos y multinacionales para coordinar la vacuna que podría demorar en manufacturarse “uno o dos meses” los primeros lotes de miles de millones de dosis.

¿Será una vacuna cara o barata? ¿De una, dos o varias dosis? ¿Oral o en solución inyectable? Gómez Pulido solo aclaró que en el caso de la Universidad de Oxford están usando un adenovirus (al igual que China) y que es una terapia génica barata; aunque especificó que todavía sería más barata la vacuna de Moderna, en Estados Unidos, porque usa moléculas de ARN (ácido ribonucleico).

            Bajo la patente mRNA-1273, el laboratorio estadounidense Moderna está utilizando “una tecnología distinta” a otras vacunas, en vez de inocular el virus para generar una respuesta inmunitaria (esquema tradicional) o bien de inocular las proteínas para generar la inmunidad, su experimento, utiliza moléculas de ARN codificadas para producir “las proteínas” generadoras de la inmunidad contra el coronavirus.  Su ensayo está en fase dos y comenzaron a investigar desde el 10 de enero pasado.

Todo lo contrario, la vacuna de Oxford, utiliza “un vector viral”  basado en una versión “debilitada del virus del resfriado común” esto es, un adenovirus, al igual que lo está haciendo China; y contiene “el material genético de la proteína S o spike del SARS-CoV-2”, una vez inyectada, se genera la proteína de “superficie S” para que el sistema inmunitario contraataque al coronavirus.

¿Puede obtenerse una inmunización  efectiva en poco menos de un año? La propia OMS, en voz de su titular Tedros Adhanom, sigue la línea conservadora aventurando que una vacuna “fiable totalmente” demorará entre 12 a 18 meses y luego habrá que comercializarla y empezar a aplicarla en la población; de allí el consejo de las medidas de higiene, el uso del cubrebocas en sitios públicos y guardar la distancia social de los dos metros entre persona y persona.

            Trump en cambio afirma que la habrá este año, el propio primer ministro inglés Johnson también lo confirma y otros dignatarios como el presidente francés, Emmanuel Macron, aseguran que está  próxima.



NOTAS RELACIONADAS

Por: Antonio Garcia Fuentes / Julio 06, 2020
Por: Arturo López Corella / Julio 06, 2020
Por: Francisco Javier Palacios Flores / Julio 06, 2020