El Estado de Derecho como factor esencial para las inversiones

El Estado de Derecho constituye “un principio de gobernanza en el que todas las personas, instituciones y entidades, públicas y privadas, incluido el propio Estado, están sometidas a leyes que se promulgan públicamente, se hacen cumplir por igual y se aplican con independencia, además de ser compatibles con las normas y los principios internacionales de derechos humanos” (definición del Secretario General de la ONU, consultable en (Informe del Secretario General sobre el estado de derecho y la justicia de transición en las sociedades que sufren o han sufrido conflictos) )

Vivir en un Estado de Derecho genera la certeza de que la ley se va a aplicar y hacer valer y, que los actos y negocios jurídicos, en los que se pactan derechos y obligaciones, se van a cumplir tal y como se acordaron, independientemente de la voluntad de las partes o factores externos, pues, en ultima instancia, habrá tribunales que harán cumplir los términos y condiciones a los que se encuentran sujetos estos.

En palabras de la Maestra Ligia González, connotada profesional del derecho, catedrática de la Escuela Libre de derecho y Abogada General de la barra Mexicana Colegio de Abogados, AC., el no vivir en un Estado de Derecho genera, hacia el futuro, sorpresa e incertidumbre de que, por decisiones caprichosas de los gobernantes en turno, se cancelen proyectos que habían sido previamente aprobados, lo que en definitiva ahuyentará a empresarios, tanto nacionales como extranjeros, pues nadie en su sano juicio arriesgará su patrimonio en inversiones, sin tener por lo menos la garantía de que el Estado respetará, observará, cumplirá y hará cumplir la ley.

México está pasando por una de las peores crisis económicas y desde luego, humanitarias de toda su historia. Si bien, algo de ello se debe a la emergencia sanitaria del COVID 19, la realidad es que esa es sólo una pequeña parte del problema, y hasta se podría decir que es la menos relevante e importante desde el punto de vista económico. El principal problema que tiene nuestro país, que lo está impactando de formas tales que, el daño causado tardará quizá décadas en solventarse, es la continua y sistemática violación del Estado de Derecho por parte de nuestras autoridades. La cancelación del nuevo aeropuerto de ciudad de México y de la planta de la empresa Constellation Brands, (entre muchas otras), mediante consultas visiblemente manipuladas, son prueba indefectible de ello.

En términos generales, será relativamente más sencillo y rápido, salir de la crisis económica generada por la emergencia sanitaria que, de la que se ha estado generando, debido a las decisiones arbitrarias, autoritarias y sin sustento legal, tomadas por el gobierno federal en el tema de desarrollo económico, prueba claro de ello es la caída del 1.6% del PIB durante el primer trimestre de este año (de acuerdo con información dada a conocer el primero de mayo de este año por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía INEGI) y que, todo parece apuntar, que no se detendrá ahí, sino que continuará bajando.

Es por ello, que ahora más que nunca es indispensable, necesario y absolutamente imperioso, la reinstauración del Estado de Derecho en nuestro país, pues de lo contrario, seguiremos cayendo irremediablemente, en está espiral de déficit económico y financiero en la que ya nos encontramos, de la cual, mientras más tiempo pase, más complicado será reponernos.

Como siempre un placer saludarlo esperando que estas pocas letras hayan sido de su agrado y sobre todo de utilidad, ¡Hasta la próxima!



NOTAS RELACIONADAS

Por: Antonio Garcia Fuentes / Julio 06, 2020
Por: Arturo López Corella / Julio 06, 2020
Por: Francisco Javier Palacios Flores / Julio 06, 2020