Con todo tu aliento ¡Grita!

Por las víctimas del Covid, por los más de 65 mil muertos, por tus hijos que no podrán

tener medicina para el cáncer, una buena educación, un buen trabajo. ¡Sí! ¡Grítale a

ella! Grita lo que sientes por ella, lo que te lastima de ella, de tu Patria. De manera

deliberada o espontánea, quizá involuntariamente sufriendo la traición de tu

verdadero yo, de tu súper yo, ese que te esmeras en ocultar ante tus psiquiatras bajo

tus mentiras onomatopéyicas de una realidad pirada, enloquecida, endemoniada.

El malogrado panorama financiero de la Nación, desolado y además envenenado por

quien apuesta al fracaso de quien gestiona hoy, para apoderarse de la misma gestión

mañana. La amenaza a tu orgullo vernáculo que tuitea desde la Casa Blanca y hace un

deporte impune y bully del insulto a tu Patria -sí, la tuya, la mía-, como un mecanismo

pragmático de recopilación de votos para su siguiente elección, y la local del 21.

Un País con la izquierda traicionada y mancillada, que libera el odio acumulado entre

pecho y espalda contra todo lo que suene a lo ajeno que nunca fue tuyo y que cocina el

resentimiento salvaje en una lucha de clases basada en la posverdad, la ignorancia y

los girones del neoliberalismo. Una batalla frontal a las letras y la cultura, en medio de

calles y bares ensangrentados, de fosas clandestinas llenas de afrenta, incompetencia,

corrupción y decadencia. Una derecha abyecta que solo apuesta al fracaso ajeno para

enjugar sus culpas del fracaso pasado, del ardor de su incompetencia de décadas.

Y qué decir de aquéllos que camuflados tras la curia, calzados en sus fastuosas

enaguas, traiciona la prédica que fundamenta su diezmo, la abnegación de muchos

otros magníficos humanos entregados a la justicia y la compasión; haciendo añicos

con esa traición a los legítimos creyentes y oficiantes, y los utiliza de carne de cañón

utilizando su fe como señuelo, para tomar ventaja del caos, la descolocación de la

política interna, la utilización del palacio de la cultura para los frívolos excesos de

quien te esquilma con la miseria espiritual que conlleva el Siglo XXI.

¡Ódiense! ¡Divídanse! ¡Aviven la crispación social! Parecen decir todos ellos, de

izquierdas y derechas, ante el nublado panorama, coreados por los de la porra de

siempre que ahora usan disfraz de corbata y zapatos de charol.

Ellos ya dijeron, a su modo extremista, intransigente, exterminador, abusivo,

explotador de tu displicencia o tu candidez. Ellos ya dijeron, pero ahora te toca a ti

compañera, conciudadano. Ellos ya te utilizaron, una vez más, para consolidar o

arrebatar poder, para mantener privilegios y monopolios, para intercambiar fajos de

billetes, para proseguir envenenando a la juventud con desinformación, dádivas

electoreras y sustancias que garantizan su nulidad, muy a pesar de los esfuerzos de

algunos que quieren cambiar esto de una vez.

Pero, ahora te toca a ti. ¡Grita, carajo! Aquí, entre tú y yo, colega, en la intimidad de

esta columna y de este festejo patrio al que el ciudadano, ya obnubilado, le carga sus

frustraciones, pero sobre todo sus desengaños, a los símbolos cívicos, y pinta su

bandera de negro, niega sumarse al canto nacional, y vierte su rabia de saberse

manipulado, fracasado. La Patria es mucho más que eso...

Ahora te toca a ti, con tu vaso de tequila de rigor en la mano, tu cubrebocas mal

colocado, con tus cervezas emblemáticamente nacionales, con ese plato de pozole que

tienes delante, los pambazos, las enmoladas. Mentadas de madre al gobierno, al

periodo neoliberal y a los impostores héroes que dicen ellos te dieron patria -

pamplinas-; mentadas desde el anonimato de tu fiesta, con rencor y pasión, con

lágrimas en los ojos.

Ahora te toca a ti. ¡Grita! A ver si ya te decides a levantarte como un sol entre céfiros y

trinos, y vivir, soportar, sufrir y finalmente ganar. Como cada año, con mucha alegoría,

fanfarronería y frivolidad !Viva México jijos de su rejija!

¡Grita! ¡Que por fin hereden los desheredados, carajo! Abandonando de una maldita

vez esa decadencia estrujante que acusamos ostensiblemente en nuestra manera de

vivir y reconocernos como la descendencia gritona pero incapaz de accionar, respetar,

solidarizarse y trabajar en equipo, con las riendas del país en las manos ajadas del

alma nacional, que es la suma de la tuya, de la mía y de ciento veinte millones más.

Te toca a ti decir esta boca es mía y recobrar el control del merecido destino vernáculo

que abdicamos hace mucho en favor de quien decidiese apoderarse de él. Te toca a ti

otra vez, y ya entender claramente que llegó el final de los tiempos en que nos

conformamos con usar nuestra identidad tricolor para olvidar un poco nuestra

miseria, y ahogar en cuarenta grados de agave nuestra imposibilidad de progreso,

nuestra realidad lacerante, nuestra exasperante indiferencia. No queremos más

pobres, porque queremos prosperidad. No queremos aniquilar a los ricos sino crear

condiciones para que cada vez más mexicanos puedan tener más, mejor.

No pierdas la oportunidad, y menos cuando miramos a nuestro alrededor para

reconocernos como los portadores de un ADN tergiversado, sintético, mientras

aprestamos el acero y el bridón para ir en contra de nuestros pares, nuestros

hermanos con quienes nos ensañamos en tanto mayor sea su miseria o carencia,

contra las mujeres; ese acero que hemos utilizado para obtener dividendos políticos

que después se convierten en fortunas inconfesables.

Ese bridón que nos alimenta un ego grosero y ambicioso de ser titular de una

encomienda post moderna sobre los hermanos descendientes de nuestros pueblos

originarios, sobre quienes han sido expulsados de sus tierras por la intolerancia, la

violencia y la sinrazón, los que piensan o quieren diferente, las mujeres, olvidando tu

enseñanza primigenia que sentenciaba en palabras de Bocanegra y al ritmo que

impuso Nunó: "Ya no más de tus hijos la sangre/ se derrame en contienda de

hermanos...".

Cuando nuestra tierra retiembla bajo pies descalzos en la huida de familias enteras

asustadas por el sonoro rugir de un cañón impune dirigido hacia ellos por otros

hermanos, tan hijos de la patria como tú, como yo, como ellos, que afinan su puntería

hacia la depredación de un mexicano a manos de otro, ya sea literalmente a pólvora y

fuego, ya sea comercialmente, en el centro escolar o de trabajo, en la organización de

una manzana suburbana, en la amenaza de la ira de Dios, en el engaño de la lucha

gremial reivindicatoria de derechos, que lo único que reivindica es el patrimonio de

sus líderes.

Una actitud inexplicable que parece ser el fetiche que provoca, quizá, que, en estos

tiempos turbulentos, el arcángel divino evocado por Bocanegra, haya emigrado acaso

a otras latitudes, olvidando ceñir las sienes de tu Patria con la oliva de la paz.

Lo que yo entiendo es que aún permanece la residual esperanza de laurear a tu Patria,

una vez más, con guirnaldas de mirtos y rosas y recobrar esa legitimidad para mirar

de frente su reflejo tricolor, mientras resuenen las voces de mil, de millones de héroes

de los que la Patria aquí fue, ante los ecos sonoros de paz, justicia y unión; las voces de

los héroes cotidianos y anónimos de los que la Patria será, jurando, una vez más,

exhalar en sus aras... todo su aliento.

Twitter: @avillalva_

Facebook: Alfonso Villalva P.



NOTAS RELACIONADAS

Por: Alfonso VILLALVA P. / Septiembre 04, 2020
Por: Claudia LUNA PALENCIA / Septiembre 04, 2020
Por: Claudia LUNA PALENCIA / Septiembre 03, 2020