CITA CON CLÍO.

FRASE. "No son los rebeldes los que crean los problemas del mundo, son los

problemas del mundo los que crean a los rebeldes". RICARDO FLORES MAGÓN.

 

MAGONISTAS EN BAJA CALIFORNIA. (Parte 1) El 29 de enero de 1911, los magonistas José María Leyva y Simón Berthold, acompañados de otros 15 expatriados mexicanos y de dos yanquis simpatizadores del movimiento, se apoderan de Mexicali, Baja California. Quince días antes penetraron al territorio guiados por el vecino Rodolfo Gallegos, pertrechados por la Junta Liberal de Los Angeles, Cal., y tremolando la bandera de Tierra y Libertad.

Mientras tanto, el 6 de febrero del mismo año, desde San Francisco, Cal., dirige Dick Ferris al general Porfirio Díaz un mensaje en el que le propone que, en vista de que los despachos de prensa indican que es probable la toma de la Baja California por los magonistas, entregue esa península a una comisión de 100 ciudadanos estadounidenses que sean aceptables para él (para el general Díaz) "con el fin de establecer una moderna república, con gobernantes progresistas, que llevará el nombre de República de Díaz.... Que perpetúe su respetable nombre". Le advierte que "los hombres que apoyan este movimiento están contra los revolucionarios... tienen recursos ilimitados, individual y colectivamente", y solicitan reciba oficialmente a una comisión de ellos. 

El 13 de febrero el general Luis E. Torres se queja ante el gobernador de California, de que "las leyes de neutralidad entre Estados Unidos y México han sido abierta y públicamente violadas en Caléxico, cerca de la línea divisoria, por donde un grupo de magonistas armados, encabezados por Leyva y Simón Berthold, han invadido a Baja California". Actualmente están entrando libremente, agrega, en Calexico para abastecerse de parque. Al siguiente día, 14 de febrero, el Secretario interino de Estado dice al gobernador de California que las quejas del general Torres "serán investigadas inmediatamente".

El 15 de febrero opina el Procurador General de los Estados Unidos, según contestación del Departamento de Estado a la Embajada de México en Washington, fechada hoy, que no ha podido encontrar ninguna ley en que apoyar la petición de que se prohíba que circule Regeneración. 

La Embajada de México envía el 16 de febrero, una nota al Departamento de Estado acerca de que Richard Ferris está organizando una expedición filibustera para invadir a Baja California, por lo que se pide que, en caso de comprobación, se dicten las medidas pertinentes para evitar un ataque a la soberanía de México.

El 18 de febrero, trasmite el Departamento de Estado al gobierno de California un informe del comandante militar de Calexico en el que afirma que ni Leyva ni Berthold han cruzado la frontera a la luz del día y que es falso absolutamente que se venda en público, parque y abastecimiento, "salvo que sea de contrabando.

El 20 de febrero se retira rumbo a Picachos, Baja California, el coronel Celso Vega, herido gravemente. Los magonistas amagan a Ensenada y a Los Algodones, del mismo estado. (Continuará) (1)

ASESINATOS HISTÓRICOS. A lo largo de la Historia, hemos sido testigos de una gran cantidad de asesinatos históricos, algunos de ellos aún sin resolver, que conmocionaron a la opinión pública y al día de hoy siguen provocando nuestra sorpresa. Hoy damos un paseo por el tiempo para conocer el crimen histórico de Francisco Fernando, heredero a la corona del Imperio austrohúngaro.

El asesino del heredero a la corona del Imperio austrohúngaro, el archiduque Francisco Fernando, y de su esposa, la duquesa de Hohenberg, fue Gavrilo Princip. Su asesinato fue la causa inmediata de la Primera Guerra Mundial. Franz Ferdinand era el hijo mayor del archiduque Charles Louis quien, a su vez, era el hermano del emperador Francisco José I de Austria. La muerte del archiduque Rudolf, en 1889, convirtió a Franz Ferdinand en heredero al trono austro-húngaro después de su padre, quien murió en 1896. En su país, pensó en reformas políticas que hubieran fortalecido la posición de la corona y debilitado la de los magiares contra las otras nacionalidades en Hungría. A partir de 1906, la influencia de Ferdinand en los asuntos militares creció, y en 1913 se convirtió en inspector general del ejército. En junio de 1914, él y su esposa fueron asesinados por el nacionalista serbio Gavrilo Princip en Sarajevo; un mes después, la Primera Guerra Mundial comenzó con la declaración de guerra de Austria contra Serbia. El acto de Princip le dio a Austria-Hungría la excusa que necesitaba para abrir hostilidades contra Serbia precipitando así la Primera Guerra Mundial. En Yugoslavia, el estado eslavo del sur que había previsto, Princip llegó a ser considerado un héroe nacional. 

Nacido en una familia campesina de serbios de Bosnia, Princip fue entrenado en el terrorismo por la sociedad secreta serbia conocida como la Mano Negra. Al querer destruir el gobierno austro-húngaro en los Balcanes y unir a los pueblos eslavos del sur en una nación federal, creía que el primer paso debía ser el asesinato de un miembro de la familia imperial de los Habsburgo o un alto funcionario del gobierno. Al enterarse de que Franz Ferdinand, como inspector general del ejército imperial, haría una visita oficial a Sarajevo en junio de 1914, Princip, su asociado Nedjelko Cabrinovic, y otros cuatro revolucionarios esperaron la procesión del archiduque el 28 de junio. Cabrinovic lanzó una bomba que rebotó en el vehículo del archiduque y explotó debajo del siguiente vehículo. Poco tiempo después, mientras conducía a un hospital para visitar a un oficial herido por la bomba, Francis Ferdinand y Sophie fueron asesinados a tiros por Princip, quien dijo que no había apuntado a la duquesa sino al general Oskar Potiorek, gobernador militar de Bosnia. Austria-Hungría responsabilizó a Serbia y declaró la guerra el 28 de julio.

Después de un juicio en Sarajevo, el 28 de octubre de 1914 Princip fue sentenciado a 20 años de prisión, la pena máxima permitida para una persona menor de 20 años el día de su crimen. Es probable que tuviera tuberculosis antes de su encarcelamiento, pues Princip se sometió a una amputación de un brazo debido a la tuberculosis del hueso y murió en un hospital cerca de su prisión.

Fuentes Consultadas:

 

  • Pablo L. Martínez, Historia de Baja California. UABC, Mexicali, 2003. 

  • Lowell L. Blaisdell, La revolución del desierto, Baja California, 1911. UABC, Mexicali, 2005. 

  • *) Licenciado en Administración Pública y Ciencias Políticas por la Facultad de Ciencias Sociales y Políticas de la UABC y, en Historia por la Facultad de Ciencias Humanas de la UABC. Investigador del Archivo Histórico del Municipio de Mexicali. IMACUM. Email: lerdok57@hotmail.com. Facebook: Francisco Javier Palacios Flores.



    NOTAS RELACIONADAS

    Por: Francisco Javier Palacios Flores / Septiembre 14, 2020
    Por: Claudia LUNA PALENCIA / Septiembre 13, 2020
    Por: Alfonso VILLALVA P. / Septiembre 11, 2020