CITA CON CLÍO.

.

FRASE. "La Historia admite que el pasado da razón del presente; pero a la vez,

supone que el pasado solo se descubre a partir de aquello que explica: El presente".

Luis Villoro.

LA EXPEDICIÓN CHAPMAN. Esta expedición se realizó en el año de 1873, del

primero al 26 de agosto; el señor I. E. James, ingeniero encargado, fue enviado desde

San Francisco, California, por el señor Chapman para hacer ciertas encuestas y

observaciones en las tierras que bordean los ríos Colorado y Nuevo, llevando al

doctor Samuel Pudrí Jr., como asistente. "Su equipo, cuando se internaron en estos

lugares, de los cuales se sabe tan poco en el mundo externo, consistía de ocho

hombres, un carretón y un caballo de cargo. Del punto donde dejaron la carretera

Fort Yuma, prosiguieron por terreno desértico como por veinticinco minutos,

llegando al lugar del rio Nuevo, del que se dice tener una gran cantidad de tierra

fértil, que se forma debido a los desbordamientos que inundan esa sección. De ahí

hay cincuenta millas a la bocana del Hardy´s Colorado y veintitrés millas y media de

ahí hasta la bocana del rio Colorado, en la isla Montague.

La partida se dirigió a la derecha de la montaña Signal (El Centinela), que se

encuentra cerca de la línea fronteriza entre Estados Unidos y Baja California, a la

cabeza de la sierra Cucapá.

El Lago Maquata. Este buen manto aurífero tiene como treinta y cinco millas

de longitud y un promedio de diez de ancho. Se ha descrito su agua como

intensamente impregnada de sal. Su nombre significa cabello, así la llaman los indios

Cucapá, debido a la rara planta marina que crece en el. Las orillas están cubiertas con

esta hierba, que arrastra la corriente y que semeja un cabello. La punta norte del

lago está al pie de la montaña Signal y se extiende hacia el sur hasta dieciséis millas a

la parte baja de la cordillera de la sierra Cucapá. De hecho el lago se localiza como si

estuviera en un amplio valle, entre las sierras Cucapá y costanera. Está a solamente

catorce millas de los pozos indios, sobre la carretera a Yuma, a la parte norte del

lago... el monte Pudrí (Cerro Prieto) un volcán extinto, se encuentra en la cima de la

división entre la región del desierto hacia el norte y la región fértil hacia el sur.

El clima caluroso. Mientras la expedición estuvo en la región desértica el calor

era casi intolerable. El termómetro indicaba regularmente cada tarde, a las tres, 114°

en la sombra. Por lo regular descendía a los 70° y 80° en la noche, pero antes de que

la expedición llegara a Monte Pudrí el mercurio subió a los 110° en la noche. Después

de pasar dicho monte, encontraron un magnifico clima, debido a la brisa del golfo.

Los indios Cucapá. Esta tribu de indios habita la meseta cercana a espaldas de

la sierra Cucapá, y se opone a toda invasión. Cuando la expedición entró en sus

dominios, se reunió en Punta de Rocas Hardy´s Colorado una delegación de indios

que querían saber que negocios llevaban.

No les gustó que la expedición tuviera que atravesar su territorio. Finalmente

se hizo un arreglo de significado dudoso, por el que se permitiría a los señores James

y Pudrí que prosiguieran con un hombre y un caballo de carga... constantemente los

seguían los indios, y de cuando en cuando estos últimos se metían al campamento.

Los indios son altos y bien parecidos en su indumentaria de jardín del edén.

Una india bonita es más bien la excepción que la regla. Ellas usan una especie de

falda hecha de corteza, que llega un poco más arriba de la rodilla.

Durante el tiempo que los ingenieros estuvieron en territorio indígena, sus

víveres consistieron en harina, azúcar y café. Se vieron obligados a subsistir durante

diez días a base de harina y agua y cuando se les terminó la provisión, vivieron por

tres días de lo que se llama "hierba de puerco", la cual cocinaban y comían como

verdura, pudiendo averiguar que es muy nutritiva.

Las cercanías de la desembocadura del Colorado. La expedición acampó con

su guía indio, en la ribera oeste del rio Colorado opuesta a la isla Montague, y

directamente enfrente al astillero de la compañía de navegación a vapor del

Colorado, que está en el lado de Sonora costanera. Toda la tierra que yace en la

desembocadura del rio y el Hardy´s Colorado –veintitrés y media millas- está a cinco

pies de las mareas altas y no vale nada, según informes que obtuvo el teniente Ives

en su informe.

Los manantiales de marea alta. En la desembocadura del rio Colorado se

levantan a una altura de treinta pies, y se dice que presentan un espectáculo

sublime. Cuando hay inundación en el rio, la marea encuentra al torrente en su curso

hacia el mar y en la lucha por el señorío entre estas dos fuerzas poderosas, las aguas

se agolpan, formando un inmenso montículo. Finalmente el agua del golfo sobrepuja

y el vasto oleaje marcha rio arriba, retrocediendo tierra adentro, con un estruendo

que se oye a cinco millas a la redonda (todavía se puede disfrutar de este

espectáculo de las mareas los días de luna llena, en la zona de la bocana, al sur del

Indiviso y del Rancho Duarte). Este oleaje lo conocían los nativos como la "entrada".

Se llevaba a varios botes mucho muy adentro y los dejaba en alto y seco. Los señores

James y Pudrí informaron que encontraron el mástil de un navío veinte millas tierra

adentro, el cual sin duda fue depositado ahí por estos oleajes de la marea". (*)

FUENTE CONSULTADA.

*) Mexicali: una historia, UABC-IIHBC. Mexicali, 1992.

*) Licenciado en Administración Pública y Ciencias Políticas por la Facultad de

Ciencias Sociales y Políticas de la UABC y, en Historia por la Facultad de Ciencias

Humanas de la UABC. Investigador del Archivo Histórico del Municipio de Mexicali.

IMACUM. Email: lerdok57@hotmail.com. Facebook: Francisco Javier Palacios Flores.



NOTAS RELACIONADAS

Por: Francisco Javier Palacios Flores / Septiembre 07, 2020
Por: Claudia LUNA PALENCIA / Septiembre 06, 2020
Por: Alfonso VILLALVA P. / Septiembre 04, 2020