Cita con Clío

FRASE. “La microhistoria, tan ligada a la existencia intima del hombre, tan placentera, tan aportadora de materia prima semielaborada para las ciencias del hombre, tan malquerida por los pedantes y tan del gusto de los humildes, me inclinaba a ser microhistoriador de tiempo completo...” Luis González y González.

NOTICIAS DEL VIEJO MEXICALI. “Esquema para resolver el control del río. Ciudadanos del Valle Imperial instan a los funcionarios del gobierno a comprar franjas de tierra de México a lo largo de la frontera internacional. Hay un plan para la compra de una franja de tierra a lo largo del límite sur de California, que se extiende desde Arizona hasta la cordillera de Cocopah, e incluye todo el territorio ocupado por la porción mexicana del sistema del Canal Imperial, según un despacho de prensa de El Centro, California.

Este movimiento tiene como patrocinador el comité ejecutivo a cargo de la formación del distrito de riego del valle Imperial. La gente del valle Imperial, votó el 12 de julio, por una abrumadora mayoría para que se forme en un distrito, bajo las leyes del estado de California, toda la tierra que actualmente se riega o esté bajo el sistema actual de canales del valle Imperial.

Este distrito incluye más de 360,000 acres de las tierras más ricas del suroeste y produce cultivos todos los meses del año. Todo el suministro de agua del valle Imperial proviene del Río Colorado. El agua se transporta por canales que corren desde la toma hacia el sur, hasta México y luego giran hacia el noroeste hacia los Estados Unidos, donde se extienden a través de los fértiles ranchos del valle Imperial.

El último movimiento es adquirir del gobierno mexicano, suficiente tierra para resolver para siempre la cuestión internacional que surge del control del río Colorado, y el paso de las aguas de riego a través del territorio extranjero.

El senador Works prometió al comité ejecutivo del proyecto del distrito de riego Imperial que se ocupará de este asunto y lo llevará a los funcionarios de Washington. El comité ha preparado una petición y un mapa que muestre exactamente qué territorio se desea de México y están convencidos de que será un éxito.

Dentro del territorio de esta anexión o compra propuesta, se incluye el canal principal del sistema de riego de Imperial, la mayor parte de los diques construidos, desde el río Colorado hasta Black Butte (Cerro Prieto) y el Lago Volcano, y que sirven para volcar las aguas de inundación del Colorado hacia el sur, hacia el Golfo de California, y también incluiría toda la línea del ferrocarril Inter-California, una carretera del Pacifico Sur, que va desde Mexicali a Andrade, ambas ciudades se encuentran en los límites internacionales, pero la carretera se extiende hacia las ricas tierras de la compañía California-México Land and Cattle y los ranchos Cudahy, que cubren miles de acres.

El senador Works envío al presidente Taft, la petición del pueblo del Valle Imperial y una carta explicando el proyecto.” (1)

CONOCIENDO NUESTROS ORÍGENES. José López Portillo. Presidente constitucional, diciembre 1º de 1976 a noviembre 30 de 1982.

En el inicio del sexenio su capital era grande. Por la grave situación económica del país, la lógica y el sentido común indicaban que los primeros dos años estarían destinados a tomar medidas emergentes. Existía el compromiso con el Fondo Monetario Internacional de no contraer una deuda mayor de tres mil millones de dólares anuales, controlar el déficit presupuestal –incluso a costa del crecimiento de la economía-, recortar el gasto público y restringir las políticas salariales. El costo lo asumiría, como siempre, la población mexicana.

López Portillo pasó de la serenidad inicial al ánimo triunfalista el resto de su administración. En cada una de sus acciones, en cada palabra, en cada programa, se notaba un optimismo exacerbado. Tenía motivos para hacerlo. Desde los primeros meses de su gobierno, el presidente anunció a los cuatro vientos: “Tenemos petróleo”.

El crudo abrió un nuevo horizonte ante la crisis. Se presentó como la oportunidad real de garantizar el crecimiento y el desarrollo del país. De 1976 a 1982 los yacimientos colocaron a México en el cuarto lugar mundial de producción petrolera. Con la garantía del oro negro, los organismos financieros internacionales ofrecieron préstamos al gobierno mexicano para apoyar los proyectos, las grandes obras públicas y para sostener el monstruoso aparato burocrático que no dejó de crecer durante el sexenio. La economía comenzó su reactivación y sobrevino el endeudamiento.

Durante algunos meses los mexicanos olvidaron la palabra crisis, más cuando en 1979 el Papa Juan Pablo II visitó México. La sociedad aplaudió la amnistía decretada por el presidente para presos políticos, exiliados y perseguidos por el sistema político mexicano en los años anteriores. Al mismo tiempo, el partido comunista mexicano dejó las catacumbas de la acción clandestina para incorporarse a la legalidad. Con todo, en el rompecabezas de la política interior dos piezas no encajaban: el autoritarismo del presidente y la antidemocracia del sistema político mexicano.

El nepotismo y la corrupción fueron los dos mayores vicios del sexenio. Nadie cuestionaba el enriquecimiento de figuras prominentes del gobierno como Carlos Hank González, Arturo Durazo Moreno o la propia familia del presidente. López Portillo no quiso escuchar las voces que alertaban sobre el peligro de petrolizar la economía y descuidar el fomento de la diversificación de la planta productiva mexicana. La mono producción se volvería sinónimo de caos.

En 1981 los precios del petróleo cayeron drásticamente. Al finalizar el sexenio, la deuda exterior había crecido de 26 mil millones a 80 mil millones de dólares. La inflación se disparó y el tipo de cambio pasó de 22 pesos por dólar en 1977 a 70 en 1982. Con todo y su carisma y su perfecta oratoria, hacia el último informe de gobierno el pueblo repudiaba a López Portillo. Lo acusaban de nepotismo y corrupción, de permitir el enriquecimiento de su familia y sus colaboradores a costa de la pobreza del pueblo.

Su último informe de gobierno fue también un acto de la sinrazón y el autoritarismo. Frente a todos los mexicanos lloró de rabia: “Ya nos saquearon. México no se ha acabado. Ya no nos saquearán”, dijo mientras enjugaba sus lágrimas. Acto seguido nacionalizó la banca.

José López Portillo perdió la gran oportunidad histórica de convertir a la nación mexicana en una potencia intermedia permanente. En cambio, la condujo al otro extremo: el de la dependencia absoluta. Al terminar su sexenio entregaba un país hundido en la desesperanza.

FUENTES CONSULTADAS:

1) The Parker post., September 02, 1911., Image 1. Consultado: 10-enero-2020.
2) Luis González y González. Viaje por la Historia de México. México. 2010
*) Licenciado en Administración Pública y Ciencias Políticas por la Facultad de Ciencias Sociales y Políticas de la UABC y, en Historia por la Facultad de Ciencias Humanas de la UABC. Investigador del Archivo Histórico del Municipio de Mexicali. IMACUM. Email: lerdok57@hotmail.com.

Facebook: Francisco Javier Palacios Flores.



NOTAS RELACIONADAS

Por: Antonio Garcia Fuentes / Julio 06, 2020
Por: Arturo López Corella / Julio 06, 2020
Por: Francisco Javier Palacios Flores / Julio 06, 2020