A partir del 01 de junio, obligación de declarar y pagar impuestos

Esto por depósitos mayores a 5000 pesos

Conforme a la última reforma fiscal, a partir del primero de junio de este año, las personas que reciban depósitos arriba de los cinco mil pesos mensuales, deberán declarar, ante hacienda, de dónde y porque razón recibieron el dinero y, en consecuencia, tendrán que pagar el impuesto sobre la renta correspondiente, cuyo monto ronda en el 30% de la cantidad depositada.

Es decir, cualquier persona, sin importar a que actividad se dedique, si está o no dada de alta en hacienda, o no esté en nómina, pero que reciba dinero a través de cuentas bancarias, ya sea por transferencias o depósitos en efectivos, tanto a tarjetas de crédito como de débito, por un monto de hasta cinco mil pesos en un mismo mes, tendrá la obligación de declararlo al fisco, pues de no hacerlo así, pudieran tener consecuencias legales, no solo de naturaleza administrativas sino hasta penales (por la comisión del delito de evasión fiscal o incluso, el de operaciones con recursos de procedencia ilícita o, lavado de dinero, como comúnmente se le conoce).

Esta medida impactará, sobre todo, la economía de miles de mexicanos que trabajan en la informalidad, quienes, por lo regular, son las personas más humildes y vulnerables, por los bajos ingresos que ya de por sí perciben, sin que se les quite casi la tercera parte de impuestos.

Si bien, de acuerdo al artículo 31, fracción IV de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, todos tenemos la obligación de contribuir al gasto público, pagando tributos de forma proporcional y equitativa, esta medida de fiscalización impuesta por la actual administración, se ve un tanto arbitraria y, sobre todo, ausente de sensibilidad para con las personas que menos tienen, cuyas condiciones de vida son ya de por sí difíciles, y que ahora lo serán aún más, pues sus escasos ingresos, que les hagan llegar a través de instituciones financieras, se verán drásticamente disminuidas hasta en una tercera parte. Si de por sí no les alcanzaba para adquirir lo más básico para su subsistencia, ahora la situación se torna casi imposible.

Y no obstante que el Servicio de Administración Tributaria SAT, a manejado en medios de comunicación que, las reformas en la Ley del Impuesto Sobre la Renta, de los artículos 113-A, 113-B, y 113-C, se dirigen únicamente a las aplicaciones que ofrecen servicios y productos por Internet, como Uber, Netflix, Amazón, etc., la realidad es que no queda claro que se excluya de la obligación a tributar al resto de las personas que se dediquen a otras actividades, por lo que bien se puede hacer efectiva dicha disposición a un albañil, a un taquero, s un mesero, a una empleada doméstica o a un jardinero, por mencionar sólo algunos.

Por lo que, las personas que reciban depósitos hasta por cinco mil pesos en un mismo mes, deberán facturar de acuerdo con las actividades a que se dediquen, declarando los ingresos obtenidos y, posteriormente, realizar el pago del impuesto que se genere.

Esta medida de política fiscal, muy seguramente obligará a muchas personas a dejar de utilizar los servicios bancarios, lo que provocará que guarden su dinero en efectivo, con los subsecuentes riesgos que ello significa, tanto para su bolsillo como para su salud, pues serán presa fácil de delincuentes y de agresiones violentas.

Como siempre un placer saludarlo, esperando que estas pocas letras hayan sido de su agrado y sobre todo de utilidad, ¡Hasta la próxima!



NOTAS RELACIONADAS

Por: Antonio Garcia Fuentes / Julio 06, 2020
Por: Arturo López Corella / Julio 06, 2020
Por: Francisco Javier Palacios Flores / Julio 06, 2020