Publica DOF reglas generales para estímulo fiscal de obras literarias

EFILIBROS permitirá ampliar las posibilidades de financiamiento de proyectos editoriales
Publica DOF reglas generales para estímulo fiscal de obras literarias

En atención a la iniciativa sobre el estímulo fiscal a los proyectos de inversión para la edición y publicación de obras literarias nacionales originales (EFILIBRO), la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana celebra la publicación, el pasado 28 de febrero, en el Diario Oficial de la Federación (DOF), del acuerdo por el que se modifican las reglas generales para la aplicación del Estímulo Fiscal a proyectos de inversión en la producción, la edición y la publicación de obras literarias nacionales, así como de la producción teatral nacional; de artes visuales; danza; música en los campos específicos de dirección de orquesta, ejecución instrumental y vocal de la música de concierto, y jazz.

Es así como, el Estado consciente de su responsabilidad de garantizar el acceso de la población mexicana al libro, como factor fundamental para transmitir el conocimiento, difundir la cultura propia y la universal, además de propiciar el desarrollo del mercado nacional del libro, el acceso a la lectura, la calidad de textos, el arraigo del hábito de la lectura y el fomento de la actividad editorial, apoya el crecimiento armónico y equilibrado de la industria y comercio del libro.

Todo lo anterior redunda para que la industria editorial mexicana concurra eficientemente a los mercados del exterior, contribuyendo al ahorro y generación de divisas que el país requiere, además de servir como medio para robustecer la presencia cultural de México en el exterior, particularmente en los países de habla hispana.

Cabe recordar que la industria editorial debe considerarse como el conjunto de saberes, oficios, actores, espacios y políticas que dan cuerpo a lo que podemos denominar cultura escrita, fundamento de la cultura de un pueblo. Si bien la cultura es más que la rentabilidad económica, es a través de diversos instrumentos y estructuras como ésta llega al público. En ese sentido, las industrias culturales juegan el papel de transmisores de ese proyecto y, por tanto, como industria, tienen costos y obtienen beneficios.

La industria editorial es, entonces, un ecosistema y como tal integra a los autores, los editores, los impresores, los papeleros, los distribuidores, los libreros, las plataformas de contenidos digitales y, por supuesto, a los lectores. Es tarea del Estado, tanto a través del poder ejecutivo como del poder legislativo (generador de las políticas públicas), su preservación, promoción y expansión a través del desarrollo de las políticas necesarias para ello y para el desarrollo de las expresiones culturales más amplias, fortaleciendo la cadena de valor del libro, construyendo políticas públicas que incentiven la lectura, el desarrollo de habilidades lectoras, la inclusión, propicien el desarrollo de una industria editorial fuerte, de amplia bibliodiversidad y con canales de comercialización.

El crecimiento de la industria cultural mexicana en las últimas cinco décadas ha contribuido sustancialmente a la economía del país, siendo la industria editorial una pieza fundamental de esta cadena de valor que contribuye de manera relevante al desarrollo de nuestra nación, además de su contribución en la educación y como factor determinante en la cohesión social.

La CANIEM tiene 56 años agrupando a la mayoría de las empresas editoriales del país, con el objetivo, entre otros, de promover las acciones gremiales, colectivas, que redunden en las mejores condiciones para quienes han decidido trabajar en el mundo del libro y las publicaciones periódicas, es decir, para toda la industria editorial, afiliados y no afiliados. Uno de los mayores retos del sector, así como de las autoridades federales, es impulsar políticas públicas que incentiven de manera efectiva el gusto por la lectura recreativa. Más que un hábito, debemos promover la lectura lúdica, la lectura que abre las puertas de la imaginación e incrementa la cultura. El libro es y seguirá siendo el vehículo por excelencia de difusión y transmisión del conocimiento.

Sin duda, la CANIEM seguirá pugnando para impulsar seriamente políticas públicas que den certeza a todos los integrantes de la cadena productiva del libro para generar más y mejores lectores; implementar estrategias de promoción de la lectura que realmente impacten a la sociedad; suscitar la publicación de más y mejores contenidos; aumentar y consolidar las librerías de nuestro país, motivando la discusión y promoviendo reflexiones acerca de la industria editorial. Tarea siempre pendiente de la CANIEM es la de sumar esfuerzos para que más empresas se acerquen a la Cámara, porque sólo con una cultura gremial alcanzaremos objetivos comunes en beneficio de todos.

Invitamos a todos los editores a consultar los requerimientos para aprovechar el estímulo fiscal a proyectos de inversión en la producción, en la edición y publicación de obras literarias nacionales en: https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5587920&fecha=28/02/2020



MÁS SOBRE Economía y Finanzas