Ana Clavel vive para la literatura

La escritora dará inicio al ciclo de conferencias Flor y Canto: Arquetipos femeninos, masculinos y transgénero, el jueves 05 de septiembre, en CECUT.
Ana Clavel vive para la literatura

TIJUANA.- Ana Clavel es una apasionada de las letras, fue Julio Verne el autor que marcó su infancia y le permitió sumergirse a universos, a la vez que le sembró esa inquietud por la escritura. Con una vasta trayectoria, la maestra visitará el Centro Cultural Tijuana, para hablar de su obra, en el ciclo de conferencias Flor y canto: Arquetipos femeninos, masculinos y transgénero, el jueves 05 de septiembre, a las 6:00 p.m., en la Sala Federico Campbell.

"En esta charla hablaré de temas que he desarrollado a lo largo de mis novelas, que siempre tienen un sustrato de género, de mitología, de arquetipos, de revisión del cuerpo y el deseo como territorio de imaginación. Trabajo estas figuras míticas arquetípicas, como las ninfas, Tiresias, que cambia de género, o el caso de la Caperucita Roja, que desarrollo a nivel ensayístico el plantear este sustrato que está detrás de la conformación de personajes que nos siguen alimentando el imaginario y están dando respuesta a conflictos muy actuales", explicó la autora en entrevista vía telefónica para EL MEXICANO.

"Durante la charla  habrá oportunidad de exponerla, de ponerla al descubierto desde los hilos que están detrás y de tener este dialogo con el público, para enriquecer ese horizonte de lecturas que nos solamente se da a través de los libros, sino también a través de personajes icónicos", agregó.

Con títulos como "El amor es hambre", "Las ninfas a veces sonríen" y "En todo corazón habita un bosque" Ana Clavel ha cautivado a miles de lectores  a través de su talento y temas. "Para mí la propuesta de imaginación verbal es importantísima, esta cuestión de contar una historia, mantener la atención del lector, que si no se satisface cierra el libro y no quiere saber más, por eso mis propuestas novelísticas no pesan, a pesar de tener todo este bagaje detrás de investigación y documentación", dijo.

Para Ana Clavel, a la sociedad actual le hace falta una conciencia con respecto a lo femenino. "El asunto de las ninfas como fuente de conocimiento, que tiene que ver con el saber erótico a nuestras sociedades les está haciendo mucha falta este conocimiento que no solamente es racional, que nos permita relacionarnos de una manera menos inculta, a través del conocimiento de lo femenino, en ese sentido no hay más que darse cuenta de que como sociedad estamos buscando nuevos acercamientos para una mayor conciencia", reconoció.

Para abordar lo anterior, Clavel utiliza la escritura como un recurso de expresión y reconstrucción. "A través de la imaginación nos permite habitar otras posibilidades de existencia, ritualizar el deseo, a través de la fantasía podemos hacer tanto que se vuelve un territorio de libertad personal, de actividad creadora que nos reivindica, cuando tienes una persona que trabaja con el asunto de la capacidad de urdir historias de manera que satisfaga como una forma de entender el universo, estás hablando de otro tipo de persona, más integrada, más plena en sus potencialidades", compartió.

"Existe una necesidad de contarnos historias como si hubiera un tejido común a los seres humanos para poder enfrentarnos al universo, articularlo a través de una historia, sin historias con las cuales entender al universo perderíamos literalmente la cabeza, enloqueceríamos", anunció Clavel.

Al hacer una retrospectiva por su encuentro con la literatura, recordó "La vuelta al mundo en 80 días", de Julio Verne. "Yo tenía una experiencia difícil, mi padre había muerto, sin darme cuenta estaba sumida en una depresión, tristeza, y de pronto a mis 11 años aparece el libro de Julio Verne y me brindó toda la felicidad del mundo, la de la imaginación, abrí ese libro y mi vida cambió, dejó de estar condenada a la tristeza me subí al globo aerostático, tuve la oportunidad de estar en la locomotora, de seguir a los personajes y fui infinitamente feliz, y fue maravilloso el saber que era un gozo leer y unos años después un gozo la escritura", apuntó.

Así la literatura para Ana ha sido su forma de vida: "Veo a la imaginación literaria como una tabla de salvación personal, agradezco tener la bendición de los libros, me dan razón de ser, lo impresionante es que aunque parezca una actividad marginal en realidad cuando tú a una comunidad le das la herramienta de la imaginación, de contar historias y leerlas, enriqueces su universo de un modo que obra milagros, es como alimentarse en el desierto, es una cuestión que permite un verdadero enriquecimiento, con sus matices... los libros, la lectura, la escritura, las historias nos pueblan el universo personal, eso de algún modo nos hace mejores personas", concluyó.



MÁS SOBRE Cultural