Iniciará pruebas en animales el respirador diseñado para COVID-19

Pensamos realizar 150 equipos inicialmente, pero esto dependerá del número de casos nuevos que se vayan registrando.
Iniciará pruebas en animales el respirador diseñado para COVID-19
El respirador pórtatil diseñado por integrantes del Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX), del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM para ayudar a los pacientes de terapia intensiva afectados por COVID-19 inciará las pruebas en cerdos esta semana en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, también de la Máxima Casa de Estudios, así lo reveló el responsable del proyecto Gustavo Medina Tanco.
 
Hasta ahora se han realizado pruebas en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y en el Instituto de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. Lo que sigue es conseguir la autorización de la COFEPRIS, una vez logrado, comenzará la producción. “Dado la crisis este aparato va a ser certificado temporalmente, son soluciones de emergencia para una situación de emergencia y es mejor que tener personas que mueren por falta de un instrumento”, dijo el doctor en ciencias.
 
Nuestro objetivo es empezar a distribuir los respiradores justo cuando el pico de casos nuevos este en su punto más álgido, añadió, sin embargo, cada retroceso disminuye la capacidad de contribuir efectivamente y en tiempo. “Pensamos realizar 150 equipos inicialmente, pero esto dependerá del número de casos nuevos que se vayan registrando y de la materialización de recursos adicionales”, mencionó.
 
La construcción del modelo más simple aprovecha los resucitadores llamados BVM para dar un volumen de aire en forma controlada al paciente. Estos están hechos con materiales que están clínicamente aprobados para ser usados en seres humanos. Sin embargo, ingeniería mecánica, electrónica y aerodinámica están detrás del diseño de este respirador, pues, aunque nos pareciera fácil respirar, no lo es tanto –bromeó el científico-.
 
La respiración es un proceso muy complejo y delicado, no es sólo mandarle aire al paciente, también hay que controlar una serie de parámetros y adecuarlo a las condiciones de los pulmones de la persona, por lo que este equipo tiene cierta sofisticación. Básicamente el sistema puede controlar la frecuencia de respiración, el tiempo de inspiración y expiración, el volumen tidal, las presiones máximas y mínimas (para no dañar el pulmón del paciente), hacer una medición de oxígeno, en dos modos de operación: mandatorio, en el que dicta el ritmo de respiración  a un paciente que no puedo hacerlo por si mismo, y otro asistido, en el que es además capaz de detectar cualquier esfuerzo del paciente por respirar y le brinda dicha respiración cuando el mismo lo demanda.
 
Es un equipo con 4 motores independientes, dos microprocesadores, cinco fuentes de potencia, y dos baterías. Tiene un panel de control muy simple. Puede trabajar hasta 4 horas con baterías, es modular, así que la reparación es rápida, tiene ruedas y es transportable para llegar a cualquier parte del país. “Dado que hay pocos especialistas que sepan manejar un respirador, y falta de refacciones, nuestra idea es entregarlo en Kit, incluyendo algunas de estas refacciones e indicaciones de uso”.  
 
El desarrollo de tecnología nos fortalece como país
 
Vivimos en un mundo que se está transformando exponencialmente y lo está haciendo sobre la base de la ciencia, la tecnología, de los datos y de la inteligencia artificial. Si como país no invertimos en tecnología, estamos limitando nuestro futuro y condenándonos a convivir eternamente con los problemas básicos del presente, que desde luego son urgentes y tienen que ser atendidos, pero en un equilibrio que no desatienda el desarrollo de la ciencia y la tecnología, elementos que nos van a garantizar un futuro sin esos problemas, con nuevos y más amplios horizontes y con mayor bienestar social. Y no hay que olvidar que ciencia es: tanto ciencia aplicada como ciencia básica, pues ambas son parte de un todo indisociable.
 
México necesita ciencia y tecnología, tenemos que tener una inversión en ciencia acorde con el tamaño de nuestra economía, concluyó el especialista su charla “Contribuciones del Laboratorio de Instrumentación Espacial del ICN-UNAM a la pandemia”, la cual puede ser consultada aquí:
https://www.youtube.com/watch?v=23QQsauXCWw


MÁS SOBRE Ciencia y Tecnología