Frisian Duck, Coffeeshops y el paraíso de cannabis en Ámsterdam

Frisian Duck, Coffeeshops y el paraíso de cannabis en Ámsterdam

Gracias a compañías como Dutch Passion, que han hecho florecer (nunca mejor dicho) el mercado de cannabis en los Países Bajos, hoy Ámsterdam es reconocida como una ciudad sin tabú en lo que al consumo de cannabis se refiere.

Solamente en la ciudad hay más de 200 establecimientos en los que es completamente legal comprar cannabis e incluso consumirla; lo más atractivo es que en la mayoría de las municipalidades de Ámsterdam los turistas pueden entrar libremente a lasllamadascoffeeshops a consumir lo que gusten.

 

Frisian Duck y otras delicias de los coffeeshops

En estos establecimientos hay diversos productos y cepas de cannabis, pero una de las más populares es Frisian Duck, una revolucionaria planta creada por Dutch Passion resultado de una combinación genética de dos cepas: Frisian Dew y la DucksFoot. Esta cepa de cannabis tiene la particularidad de ser muy fácil de cultivar, además tiene unas hojas que distan mucho de la imagen popular del cannabis y la hacen pasar desapercibida en cualquier plantación.

De hecho, la DucksFoot y la Frisian Duck suelen ser parte de la decoración de estos coffeeshops. Y claro, en lo que al producto se refiere, son una de las variedades de cannabis disponibles para consumir o comprar en estos establecimientos.

Variedades de Indica, Haze y Sativa están a la orden del día, ya sea en gramos para llevar o preparar en el sitio, así como en joints listos para fumar. La concentración de CBD y THC puede ir del 1% a más del 20%, así que lo mejor en preguntar antes de consumir para no terminar sudando frío en algún lugar que apenas estamos conociendo.

Los precios varían según la calidad de la cepa escogida y la cantidad de gramos o el tamaño del porro; pero sea como sea, no es necesario un gran presupuesto para pasar un gran rato.

Hace algunos meses se abrió en West Hollywood un café de cannabis y la mayoría de los "budtenders" (el equivalente del bartender en los establecimientos de cannabis) fueron entrenados en Ámsterdam, lo que dice mucho de la calidad de la atención a recibir en estos establecimientos.

Space Cakes: no para calmar el hambre

Es bien sabido que tras fumar el hambre se despierta vorazmente, si le preguntas al budtender de seguro te ofrecerá algo para comer, pero notarás que es probable que no mencione los famosos "Space Cakes".

Los "Space Cakes" son pasteles o bizcochos preparados con cannabis, uno de los productos principales de la oferta de estos "cafés" tan peculiares. Sin embargo, ingerir cepas como la o cualquier otra con altos efectos psicoactivos tiene efectos más fuertes que fumarla, por lo que no es la mejor elección para calmar el "munchies".

Por eso, si se te antoja uno de estos manjares, lo mejor es preguntar qué tanta concentración de cannabis tienen y comerlo con moderación. De lo contrario el "viaje" podría llevarte mucho más lejos de lo esperado.

Coffeeshop, Coffeehouse y Café

Los coffeeshops son de los lugares más turísticos de la ciudad, pero también muy importantes en la cultura. Tanto como para permanecer abiertos durante la pandemia causada por el COVID-19.

Las leyes para los coffeeshops son bastante básicas:

  • No publicidad

  • Entrada restringida a menores de edad

  • Venta regulada a 5 gramos al día

  • Evitar los disturbios

  • Estar lejos de las escuelas

Sin embargo, en lo que a fachada respecta no hay manera de distinguirlo de un coffeehouse (o koffiehuis), que son los establecimientos en los que se vende café, esa bebida caliente por la que nadie visita Ámsterdam. Por otro lado están los cafés, que son básicamente bares.

Pero claro, con esos nombres tan similares y con fachadas que encajan en este estilo holandés puede ser difícil saber cuál es cuál.

El mejor consejo para viajeros novatos es que los coffeeshops suelen identificarse con carteles de color verde y blanco. Los lugares identificados con estos colores esconden algunos de los productos por los que muchos deliran.



MÁS SOBRE Ciencia y Tecnología