El sistema TDC y otras formas de ganar dinero online, ¿cuál elegir?

El sistema TDC y otras formas de ganar dinero online, ¿cuál elegir?

Hablamos acerca del sistema TDC (Trabaja Desde Casa) y otras formas de ganar dinero por internet para que puedas elegir cuál es la más adecuada para tí. Sigue leyendo e infórmate.

El sistema TDC

Como bien afirman en este artículo sobre el Sistema TDC (Trabaja Desde Casa), ante lo que nos encontramos es ante una promesa de obtener dinero sin salir de nuestro hogar y utilizando una serie de herramientas online, algo que a priori podría parecer un buen negocio sino fuera porque de lo que realidad se trata es de un sistema piramidal. 

En efecto, la clave del sistema TDC es que lo que ofrece son una serie de cursos especialmente enfocados a que aprendas a vender justo los mismos cursos que tú estás realizando y que tus compradores tendrán que volver a vender, por lo que los ingresos se obtienen en base a las ventas y no a ningún tipo de trabajo.

Es decir, que hablar del sistema TDC es sinónimo de hacerlo de una de esas estafas piramidales que de vez en cuando solemos ver en las páginas de los periódicos o en los titulares de los informativos de televisión, motivo por el que lo más recomendable es huir del mismo tanto para evitar ser estafados como para que nuestros círculos cercanos sean víctimas de nuestra propia estafa (dado que lo más común es que quien cae en una de estas redes comience a "vender" sus productos entre sus familiares y amigos, con todo lo que ello implica).

Otras formas de ganar dinero en internet

Sin embargo, no todas las posibilidades que ofrece internet constituyen una estafa y todos tenemos a nuestra disposición varias alternativas para trabajar desde casa, aunque en ningún caso se nos ofrezcan ganancias espectaculares ni tengamos que integrarnos en una red de dudosa moralidad.

Así, entre estas posibilidades podemos encontrar la de invertir en acciones (el FOREX está especialmente indicado para iniciarnos en ello) o criptomonedas y venderlas cuando suban de precio, algo para lo que se requiere estar especialmente atentos a los movimientos del mercado y que podría generarnos unas ganancias sustanciales en el caso de que nos desihiciésemos de ellas justo en el momento preciso.

Además, es de tener en cuenta de que de lo que estamos hablando es de una práctica perfectamente legal y que las criptomonedas son cada vez más utilizadas en el mundo virtual, por lo que se trata de una alternativa de obtener dinero real y basada esencialmente en nuestra capacidad para observar e interpretar las tendencias del mercado.

Por otra parte, queremos destacar que internet se ha convertido en una de las plataformas educativas por excelencia y que con total probabilidad seguirá siéndolo en el futuro, por lo que quienes disponen de alguna habilidad especial tienen un importante nicho de mercado si dedican sus esfuerzos a la elaboración y venta de cursos online.

Al respecto, conviene decir que hay plataformas especializadas en este tipo de cursos y que hay algunos de ellos que cuentan con una recepción muy considerable en los internautas, motivo por el que puede valer mucho la pena dedicar nuestros esfuerzos a crear uno de ellos y subirlo a una de esas plataformas formativas.

Por otra parte, también hay que mencionar la existencia de ciertas webs que pagan por realizar encuestas de consumo, de opinión acerca de determinados productos o incluso de gustos cinematográficos y que, aunque realmente las ganancias que se obtienen por este método son escasas, cualquiera puede acceder a ellas, darse de alta y comenzar a recibir encuestas desde el mismo momento en el que se dé de alta.

Es decir, que Internet nos ofrece varias posibilidades reales de obtener dinero sin necesidad de ser víctimas de una estafa y que basta con investigar un poco para dar con la que más se adapta a nuestras necesidades y/o intereses, por lo que lo más recomendable es hacerlo y comenzar cuanto antes a generar ingresos desde la más absoluta legalidad, ¿cuánto vas a tardar en hacerlo?



MÁS SOBRE Ciencia y Tecnología