El Foro Interreligioso del G20 reúne a líderes religiosos latinoamericanos

Para realizar consultas sobre COVID-19 y las desigualdades de la sociedad expuestas por el virus

Buenos Aires, Argentina. - El Foro Interreligioso del G20, la organización líder mundial centrada en unir la fe y la política, organizó hoy su reunión regional en América Latina. La reunión virtual se enfoco en cómo los líderes religiosos de América Latina pueden apoyar las respuestas regionales a la pandemia de COVID-19 a medida que el área se convierte en un nuevo epicentro para el virus.

"La pandemia de coronavirus ha revelado, especialmente en América Latina, las enormes desigualdades que existen en nuestra sociedad", dijo el Dr. Juan G. Navarro Floria, vicepresidente del Consejo Argentino para la Libertad Religiosa. "Pero al mismo tiempo, ha motivado gestos extraordinarios de solidaridad. Las comunidades religiosas están en primera línea ayudando a los vulnerables y han demostrado ser aliados muy efectivos de los gobiernos para crear conciencia y prevenir la propagación del virus."

Oradores y presentadores incluyeron al cardenal Pedro Barreto, arzobispo de Huancayo y primer vicepresidente de la Conferencia Episcopal peruana; Omar Abboud, copresidente del Instituto de Diálogo Interreligioso, Pastor Ruben Proietti, presidente de la Alianza Evangélica Latina y Rabino Michel Schlesinger, Rabino de la Congregación Paulista Israelita.

La reunión continúa una serie de reuniones regionales que producirán recomendaciones de políticas para el Foro Interreligioso mundial G20 que se realizará en Riad, Arabia Saudita, del 13 al 15 de octubre. La reunión reunió a líderes religiosos latinoamericanos, funcionarios gubernamentales, expertos académicos y líderes empresariales que fueron encargados por los organizadores del Foro Interreligioso del G20 con desarrollar recomendaciones de políticas que se presentarán en noviembre a los líderes mundiales en la Cumbre del G20 de este año.

"Las crisis son momentos de fricción social, por lo que ahora debemos permanecer juntos", dijo Jorge Knoblovits, presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA). "La Consulta es una gran oportunidad para discutir recomendaciones que ayudarán a los líderes mundiales a superar la crisis actual".

El Embajador Álvaro Albacete, Secretario General Adjunto del KAICIID, un socio clave de esta iniciativa, señalo que "la crisis de COVID-19 está reorientando las agendas globales. Éste es un momento para el diálogo y para que podamos aliviar el sufrimiento causado por la pandemia, pero también para que hagamos frente a las desigualdades sistémicas que ha expuesto. Las comunidades religiosas se encuentran en la primera línea de respuesta a la crisis, lo que es igualmente importante, también tienen un papel relevante al recordarnos los principios universales que deben cimentar nuestras sociedades y nuestra responsabilidad compartida con los demás. Las medidas políticas deben tener en cuenta a las voces religiosas, y los responsables políticos y los líderes religiosos deben escucharse mutuamente para sumar esfuerzos. América Latina tiene una larga tradición de convivencia interreligiosa y de diálogo sostenido entre las comunidades religiosas y los líderes políticos."

Además de las discusiones sobre el COVID-19, el evento dio inicio a tres grupos de trabajo:

(1) Empoderar a las personas y fomentar la igualdad de género, (2) Compromiso religioso con la salvaguarda del planeta; y (3) Fronteras en la intersección del gobierno, la fe y la tecnología. Para obtener más detalles sobre estas áreas de enfoque y subtemas relacionados, visite www.g20interfaith.org/regional-events/.

La oradora principal Rebeca Grynspan, Secretaria General de la Secretaría General Iberoamericana, dijo: "América Latina es una región con inmensos desafíos sociales y económicos donde las comunidades religiosas juegan un papel fundamental para lograr la convivencia, el diálogo y la igualdad social. Transferir esa valiosa y rica experiencia a los líderes del G20 es vital y urgente."

Destacando la importancia de la organización, Elena López Ruf, Cabezal de "Religión y Desarrollo" en el Centro Ecuménico Regional (CREAS), dijo: "El Foro Interreligioso del G20 tiene como objetivo, en primer lugar, proporcionar un espacio de intercambio sobre la contribución de comunidades y líderes religiosos para el desarrollo sostenible y la cooperación interreligiosa. En segundo lugar, promueve mecanismos de participación y coordinación entre organizaciones religiosas, entidades gubernamentales, la sociedad civil y organizaciones multilaterales para enfrentar desafíos regionales como las desigualdades, aún más acentuadas hoy en la región debido a la pandemia del COVID-19, así como la solidez de el sistema democrático, el estado de derecho y la lucha contra la corrupción."

Socios clave para el Foro Interreligioso del G20 de este año incluyen el KAICIID, la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas y el Comité Nacional para el Diálogo Interreligioso e Interreligioso en Arabia Saudita.