Por Hilario Ochoa Movis | miércoles, 27 de octubre de 2021

El comercio organizado prevé una fuga de consumidores y disminución en ventas con la reapertura de la frontera a los cruces no esenciales. (Foto: Juan Barrera / El Mexicano)


TIJUANA.- El comercio organizado de Tijuana reconoce que la reapertura de la frontera a partir del 8 de noviembre generará fuga de consumidores y posiblemente una disminución en ventas en las diferentes ramas del sector.

En el sector ferretero y mueblero están previendo una disminución entre el 10 y 15% en las ventas, aunque harán lo necesario para mantener lo recuperado hasta el momento a raíz de la reactivación de la actividad económica en la región.

En este sentido, el presidente de la Cámara de Comercio Servicios y Turismo de Tijuana (Canaco-Servytur), contador Jorge Marcías Jiménez, reconoce que habrá fuga de consumidores porque la gente está ansiosa en hacer sus compras como lo hacía antes en Estados Unidos, de lo cual ya está acostumbrado, “únicamente vamos a regresar a la normalidad”.

El directivo desconoce qué tanto se puede perder de consumidores, lo cual estará sujeto a qué tan fluido va estar el cruce a Estados Unidos, porque van a pedir el certificado de vacunación.

Considera como una venta para el comercio fronterizo el próximo Buen Fin, que se efectuará del 10 al 16 de noviembre, durante el cual habrá ofertas y bajos precios de artículos, esperando que la gente siga consumiendo localmente.

Por su parte, Franciso Rubio Ruiz Esparza Nuñez, presidente del Grupo Especializado de Ferreteros de la Canaco, dijo que desde el inicio este sector fue considerado como actividad esencial, nunca cerró pero siguieron los protocolos sanitarios.

Dijo que los tijuanenses apoyó el comercio local en todo los giros y gracias a que la frontera estaba cerrada para cruces no esenciales el comercio local se vio beneficiado, incluyendo abarrotes, ropa, ferreterías, logrando mantener las ventas, incluso algunas áreas incrementó entre el 10 y 15% , porque también hay que tomar en cuenta mucha gente se quedó sin trabajo y tuvieron otras necesidades.

“Creemos y esperamos que al final del día al estar más de año y medio cerrados, mucha saldrá a realizar sus compras, y esto impactará al giro de ropa o electrónico, incluso de alimentos, más que al sector ferretero”, indicó.

Confían en que por lo menos mantengan las ventas ahora con el Buen Fin, con promociones y precios bajos en productos.