Por Redacción | domingo, 25 de abril de 2021

El futbolista del Villarreal, que se fue expulsado por una violenta entrada sobre el argentino, la siguió en las redes sociales


Con dos goles de francés Antoine Griezmann, el Barcelona Lionel Messi derrotó a Villarreal por 2 a 1 en condición de visitante y se ubicó a dos unidades del líder Atlético de Madrid, que cayó a domicilio contra Athletic de Bilbao por 2 a 1, en la continuidad de la fecha 32 de la Liga de España de fútbol. La Pulga fue titular en el equipo “culé” y víctima de una brutal patada que provocó la expulsión de Manu Trigueros, a los 20 minutos del segundo tiempo. Esa jugada recorrió los principales portales del mundo por lo violenta que fue la acción.

Ocurrió a los 19 minutos del segundo tiempo, cuando el astro argentino fue en busca de una pelota cerca de la mitad de la cancha y Trigueros lo cruzó con una tremenda patada a la altura de su tobillo izquierdo. Inmediatamente el árbitro Carlos del Cerro Grande le mostró la tarjeta roja al futbolista del Villarreal. Algunos compañeros del jugador expulsado intentaron reclamarle al colegiado, pero pronto desistieron. La violencia de la jugada fue de tal evidencia que no dio lugar a mayores quejas. Sin embargo, Unai Emery, entrenador del Submarino Amarillo, hizo una curiosa protesta una vez que terminó el encuentro.

“Él (Trigueros) toca balón, en la inercia se resbala y también toca a Messi. Pero me queda la pregunta... ¿Si fuera revés sería expulsión?”, dijo Emery, con una visión bastante particular de la acción que dejó al argentino tirado en el suelo con evidentes muestras de dolor. El entrenador vasco consideró, además, que la sanción a su jugador “fue excesiva” y que perjudicó a su equipo, que por ese tramo del partido estaba en la búsqueda de un empate que finalmente no se dio.

“Él (Trigueros) toca balón, en la inercia se resbala y también toca a Messi. Pero me queda la pregunta... ¿Si fuera revés sería expulsión?”, dijo Emery, con una visión bastante particular de la acción que dejó al argentino tirado en el suelo con evidentes muestras de dolor. El entrenador vasco consideró, además, que la sanción a su jugador “fue excesiva” y que perjudicó a su equipo, que por ese tramo del partido estaba en la búsqueda de un empate que finalmente no se dio.

-Infobae