el-mexicano.com.mx MARTES, 21 DE OCTUBRE DE 2014

Historia de las inundaciones en Tijuana

Por Redacción / EL MEXICANO

Publicado (Edición impresa)

-SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE-

Aurelio Plasencia

apntij@hotmail.com

1980.- Las presas del condado de San Diego se encontraban al máximo de su capacidad. En el área de Tijuana, desde los primeros días de Enero, las lluvias fueron torrenciales e inundaron extensas zonas de la población. También la presa Rodríguez estaba completamente llena, por lo que el día 30 de Enero a las dos de la mañana, hubo necesidad de desfogar sus excedentes. Como a lo largo del río se habían formado varias represas, al llegar la riada, los desbordó y barrió con los asentamientos en el cauce, desde la base de su cortina hasta el Puente Negro y como de igual forma en el lado americano se abrieron las compuertas de la Presa Barrett, que a su vez estaba recibiendo los desfogues de la presa La Morena, la creciente aumentó en grado sumo y a pesar de que en la madrugada se anduvo avisando por medio de altavoces acerca del peligro que se cernía sobre los que allí permanecieran, muchas familias decidieron no abandonar sus hogares y quedaron atrapados en sus viviendas, algunas de las cuales fueron arrastradas por la corriente. Familias completas desaparecieron y nunca se supo el número real de muertos en este fatídico acontecimiento. La corriente arrastraba personas, cadáveres, animales, carros, muebles. Familias enteras se refugiaron en los techos de sus casas y en algunos casos fueron rescatados por helicópteros, mientras que otros fueron arrastrados hasta el mar. El ejército acordonó la zona, tanto para evitar el pillaje como para impedir nuevas invasiones. Las instalaciones del periódico El Mexicano quedaron como una isla en medio de una gran laguna. El centro de la ciudad resultó seriamente dañado por las corrientes que descendían por los cañones y además se presentó una gran escasez de agua potable por la ruptura del acueducto de la Misión, y durante algunos meses, en extensas zonas de la ciudad, el agua tuvo que ser surtida mediante carros tanque. Asimismo hubo problemas con el agua de garrafón, ya que se anegaron muchos de los pozos que abastecían a las plantas y de hecho, el ejército tuvo que vigilar algunos de estos pozos, acordonando las riveras del río. Hubo más de 20,000

damnificados y se instalaron albergues en el edificio en construcción del Hospital Civil y en la Unidad Deportiva Crea. Se propalaron versiones de que el desfogue había sido intencional, pero las autoridades lo desmintieron y alegaron que de no haberse realizado el desalojo, la tragedia hubiera sido de dimensiones colosales.

1983. Fue otro año de fuertes inundaciones. El fenómeno del Niño provocó grandes tormentas, por lo que el agua fluyó por los cañones hacia las zonas bajas, ocasionando a su paso deslaves y taponamientos. Los problemas se presentaron mayormente en los sitios en que se habían efectuados rebajes para edificar viviendas, ya que al reblandecerse el terreno, vinieron los derrumbes Al menos 7 casas se deslizaron por la ladera y se habló de 8 muertes, entre ellas, la de un niño que fue arrastrado por la corriente en el cañón K y cuyo cadáver fue encontrado en la zona norte, junto al cerco fronterizo. En esta ocasión los damnificados se calcularon en más de 2,500.

1993.-En el mes de Enero, cuando recién había iniciado sus labores el XIV Ayuntamiento presidido por el Arquitecto Héctor Osuna Jaime, sobrevino el peor desastre originado por tormentas en la historia de la ciudad. Después de las lluvias del 83 vinieron años sumamente secos, pero el día 6 de Enero de 1993, comenzó un temporal, que en dos semanas arrojó sobre la ciudad 210 Mm. de lluvia. Los rebajes en las laderas y la falta de vegetación, causaron derrumbes a los cañones, ya de por sí obstruidos sus cauces por escombro y basura, lo que aunado a la falta de infraestructura pluvial y urbana, motivada por el explosivo, excesivo y desordenado crecimiento de la ciudad, que en 10 años había pasado de 429,000 a 800,000 habitantes.

Se calcula que en este desastre resultó dañado el 10% del área urbana. Hubo al menos 37 muertes, 5,000 personas quedaron sin hogar y las pérdidas materiales se calcularon en más de 40 millones de dólares. Los mayores problemas se presentaron en las colonias situadas al norte del Aguaje de la Tuna cruzadas por el cañón de la Piedrera, en donde casas, edificios y comercios fueron destruidos por la impetuosa creciente, principalmente en las colonias Gavilondo, Cubillas y Calete, que arrastraba gentes, carros, muebles, basura y todo lo que a su paso encontraba, para volcarlos sobre el boulevard Agua Caliente, en donde acabó con la tienda Conasupo en el lugar llamado Barranquitas, para continuar hacia la zona del Río, anegando y acumulando lodo, escombro y basura en varias calles y avenidas. Las afectaciones se dieron por todos los rumbos de la ciudad y entre las más perjudicadas estuvieron las colonias 3 de Octubre, Pípila, Camino Verde Sánchez Taboada, Vista Hermosa, San Juan del Río, San Luís y Los Laureles. La presa La Encantada, por la carretera a Tecate, estuvo punto de romperse, por lo que tuvo que evacuarse a las familias que vivían aguas abajo de la misma. Por todos rumbos de la ciudad, un gran número de avenidas, calles y rampas quedaron destrozadas e intransitables. Numerosas industrias y comercios suspendieron sus labores debido al ausentismo de los trabajadores, ocupados en auxiliar a sus familias y carentes de transporte por las destrozadas calles de Tijuana...

Se implementó el Plan DN-III de la SEDENA, interviniendo los tres niveles de gobierno, encabezados por el Presidente de la República Carlos Salinas de Gortari, el Gobernador del estado, Ernesto Rufo Appel, y el presidente municipal Héctor Osuna Jaime, respectivamente.

La coordinadora de Desarrollo Social del XIV Ayuntamiento, señora Cecilia Barone de Castellanos, fue pieza clave para auxiliar a los damnificados, al organizar y dirigir las labores de ayuda para alojar y alimentar a las víctimas del siniestro. .

Se habilitaron al menos 15 albergues temporales, como el que se instaló en el edificio en que había operado el Nicte Ha, propiedad de Don Alfonso Bustamante, en donde se recibió a cerca de 1,000 damnificados de la colonia Los Laureles. Muchos otros tijuanenses colaboraron en el auxilio de la población, como fue el caso de los miembros de los ejidos Matamoros y Chilpancingo que igualmente facilitaron sus salones sociales para tal fin. La industria de la construcción de San Diego, California recabó y entregó más de 400 toneladas de materiales de construcción, que se concentraron en el estadio Qualcom de ese puerto.

Numerosos actos de heroísmo y solidaridad se dieron entre los tijuanenses, ya que bomberos, policías, miembros de los cuerpos de rescate, así como civiles, arriesgaron sus vidas para salvar a quienes eran arrastrados por la corriente y a los que se refugiaban en los techos de sus inundadas viviendas.

Cuando se volvió a la normalidad, se iniciaron obras de drenaje pluvial en el Aguaje de la Tuna, Cañón del Pato, Los Laureles, Los Olivos y en otros puntos conflictivos, al quedar absolutamente comprobado, que ésta había sido la peor tragedia por inundaciones sufrida por Tijuana y que la causa principal obedeció a la carencia de infraestructura pluvial, tanto como a la falta de conciencia de pueblo y autoridades, unos por ocupar y otros por permitir la ocupación de sitios no aptos para vivir, ya que es conocido, que una pequeña inundación puede incrementarse hasta 10 veces mas por una deficiente urbanización. Para reubicar a los perjudicados, se llegó a un acuerdo con los ejidatarios del ejido Matamoros y en terrenos de dicho ejido, se estableció la Colonia Valle Verde.

1998.- De nueva cuenta la ciudad fue castigada por las inundaciones. En el mes de Febrero, el fenómeno del Niño trajo fuertes aguaceros que dejaron en Tijuana 7 muertes, 300 casas destruidas, cientos de gentes atrapadas en sus hogares y cerca de 8,000 damnificados. En esta ocasión, en la colonia 3 de Octubre, un vehículo fue arrastrado por una corriente de más de un metro de altura y el cadáver de su tripulante fue localizado a más de 1 kilómetro de distancia. En la colonia México Lindo, localizada en la zona de La Mesa, varias personas perdieron la vida. Se reportó que tan solo el día 7 cayeron 60 Mm. de lluvia y hubo cerca de 100 viviendas dañadas y si los daños no fueron mas severos, fue debido a que tanto autoridades como vecinos, ya estaban mejor preparados para estas emergencias.

Es indudable que Tijuana seguirá sufriendo periódicas inundaciones. El régimen de lluvias básicamente sigue siendo el mismo, pero actualmente se conoce mas acerca del fenómeno del Niño, que en general se presenta cada 7 años, con lluvias torrenciales en períodos cortos de tiempo. La ciudad continúa creciendo y aun cuando su infraestructura ha mejorado, difícilmente puede ésta avanzar al parejo del frenético desarrollo de la población.

Sabemos que las presas Morena y Barrett en el lado americano de la cuenca del Río Tijuana no fueron edificadas para controlar inundaciones, puesto que en la planeación de la primera, se contemplaba que se llenaría año con año, pero como en 1937 se aumentó su cortina a una altura de 60 me-tros, esto no ha ocurrido. Sin embargo, su capacidad ha sido rebasada, los años de 1916, 1917, 1927, 1928, de 1939 a 1944, y de 1980 a 1984.En cuanto a la Barrett, se ha llenado y desfogado demasías en 1927, 1937, 1939, 1944, y de 1980 a 1984.

Por lo contrario, la Presa Rodríguez, desde su terminación en 1937, solo ha visto rebasada su capacidad en 4 ocasiones y debe considerarse que ha salvado a la ciudad de desastres mayores en períodos lluviosos. Existen datos que indican, que si en algún momento tuvieran que abrirse conjuntamente sus 9 compuertas, el torrente acabaría con el centro y las partes bajas de la ciudad de Tijuana, así como con San Isidro, y parte de la ciudad de Chula Vista, California.

En Tijuana aumentan día a día, los sitios propensos a padecer o provocar inundaciones, muy a pesar de las obras de canalización del Río Tijuana. Existen laderas empinadas y carentes de vegetación que en época de lluvias se derrumban y el material, junto con escombros y basura arrojados a los cauces de los cañones, son arrastrados por la corriente, originando taponamientos con la consiguiente inundación. Se calcula que un 75% de la ciudad está construida en estas laderas y se continúan invadiendo cauces de cañones y desagües.

Un sitio representativo de lo anterior, es sin duda el arroyo del Alamar, el cual, de presentarse lluvias intensas en la región, recibiría los desfogues de las presas La Morena y Barrett, con la consiguiente inundación y problemas para quienes invaden su cauce o se localizan cerca de sus orillas.

Contra viento y marea la ciudad prosigue su vertiginoso desarrollo Siguen arribando paisanos procedentes del sur del país, mas los que son deportados de los Estados Unidos. En ocasiones nos quejamos de que esto acontezca, pero enseguida recordamos, que muchos años atrás, nosotros también llegamos a Tijuana en busca de las oportunidades que aquí encontramos y que nos permitieron establecernos, progresar, formar una familia, y convertirnos en ciudadanos Tijuanenses.

A lo largo de su historia, Tijuana ha soportado prolongados períodos de sequía, y ha resistido temporadas de torrenciales lluvias. Ha disfrutado de épocas de bonanza, como ha padecido tiempos de severas crisis económicas.

Inundaciones, crisis, dificultades, problemas, todo….., siempre los hemos superado y lo seguiremos haciendo, porque el tijuanense es luchador, imaginativo, emprendedor y solidario lo que convierte a Tijuana, en una ciudad PROGRESISTA, DINAMICA Y MILAGROSA, PERO MAS QUE NADA HOSPITALARIA como ninguna otra, que contra viento y marea, es y seguirá siendo un ejemplo para todo el País y un mosaico y bastión de nuestra nacionalidad..

AURELIO PLASENCIA NAVARRO.

Junio de 2010

/informacion/suplementos/2/40/identidad/2011/01/30/451842/historia-de-las-inundaciones-en-tijuana
 
 
Publicidad
Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de El Mexicano de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.

Comentarios

Publicidad
Comparte facebook twitter

Noticias por sección

Publicidad
Publicidad