Noticias
Secciones
Servicios
Clasificado
Últimas noticias
Lo más comentado

Historia de las inundaciones en Tijuana

por Redacción / EL MEXICANO
1/23/2011 12:00:00 AM
PRIMERA PARTE

Es indudable, que el ingeniero Ricardo Orozco, quien en el año de 1889 elaboró el primer plano de Zaragoza, que marcó el inicio de Tijuana como asentamiento urbano, jamás hubiera podido imaginar, que en este terreno se desarrollaría una de las urbes más famosas, dinámicas, importantes y pobladas de la República Mexicana.

Porque, en primer término, la región donde se localiza nuestra ciudad, se caracteriza por tener prolongados períodos de sequías, seguidos de años sumamente lluviosos, lo que origina que a lo largo de su existencia, periódicamente ocurran graves inundaciones. Generalmente, las lluvias se presentan en el invierno durante los meses de Octubre a Abril y las inundaciones suelen acaecer aproximadamente cada 17 años. En un período de 81 años, de l849 a 1930, los registros señalan a 1862 como el año más seco con 96 mm., mientras que el año más lluvioso fue 1883, con 659 mm., en tanto que en 1927 cayeron 230 mm., lo que puede considerarse como un año promedio.

Por otra parte, la ciudad se encuentra asentada en el valle del Río Tijuana, ocupando una pequeña zona de terreno plano, rodeado de una serie de cerros y mesetas sumamente empinadas, con suelos muy susceptibles a la erosión, surcados por cañones que bajan de las alturas, cruzan la parte plana de la ciudad, y desembocan en el río, constituyendo así una topografía sumamente indócil, que en su mayor parte no puede considerarse apta para urbanización, ya que, por otra parte, existen varias zonas de riesgo por fallas geológicas, como son la del Cañón de la Rosa, que viene de San Diego y se extiende en tres direcciones por el área de Tijuana.. Asimismo existe la falla de La Nación, también proveniente de San Diego y otra falla más, sumamente importante, que corre a lo largo del Río Tijuana, hasta juntarse con la falla de Calabazas en el Valle de las Palmas.

Algunos cañones son muy peligrosos, tanto por su extensión, como por ser receptores de las corrientes de cañones menores, pudiendo citarse entre los primeros: El Cañón del Matadero o de los Contrabandistas, Los Laureles o de las Cabras, Cañón K, Cañón Jhonson, Cañón de Ramos, actual Blvd.. Fundadores, Cañón Del Sol, Zapata, Pastejé, Cañón de la Piedrera, México Lindo y Cañón del Padre, entre otros.

La cuenca del Río Tijuana tiene un área de 2,840 kilómetros cuadrados. Dos tercios se encuentran en México y un tercio en Estados Unidos. Cuenta con 4 sistemas de desagüe en territorio norteamericano y 8 en nuestro país., en el que su fuente principal se ubica en la Sierra de Juárez, desde donde fluye por 128 kilómetro y en la que el promedio de lluvia es de 10 pulgadas anuales, que disminuye drásticamente en períodos de sequía. El Río Tijuana es la corriente mas importante en la región comprendida del Sur de la ciudad de los Ángeles California, hasta Los Cabos, Baja California Sur, y es la que ha registrado los mayores aforos en toda la península de Baja California.

Es posible que las repetidas e impredecibles crecientes del río, hayan sido una de las razones para que los primeros pobladores de la zona, los indígenas Kumiai, no hayan establecido asentamientos permanentes en el valle del Río Tijuana, como en cambio si los erigieron en el área del San Diego River, tanto cercanas a la costa, como en valles y

montañas del Este, y al Norte y Sur del citado río, áreas en donde actualmente existen sitios que aun conservan su nombre indígena, tales como Otay, Jamul, Jamacha, Poway, Pala, Guatay, Cuyamac, Japatul, entre otros.

Los misioneros Franciscanos que fundaron y operaron la Misión San Diego de Alcalá, tampoco mostraron un especial interés por la comarca, ya que ni Fray Junípero Serra, ni el padre Juan Crespí, quienes acamparon en el Valle del Río Tijuana en su viaje de San Fernando Velicatá a San Diego en el año de 1769, aunque afirmaron haber pasado cerca de dos rancherías indígenas, nunca mencionaron sus nombres y durante el tiempo que esta región estuvo bajo la influencia de la citada Misión, nunca se le atendió de la misma manera que al área del San Diego River, ya que durante la época misional, solo se establecieron dos capillas de visita o de asistencia : una, en Santa Isabel, al norte de San Diego y la de Santo Domingo de la Punta, en la margen derecha del Otay River, de la cual dependía el Valle del Río Tijuana, y los bautizos, confirmaciones y matrimonios de los residentes del mismo, o bien se efectuaban en la propia misión o en las periódicas visitas de algunos frailes a los ranchos del valle.

Y qué decir de don Santiago Arguello, quien a pesar de haber obtenido la concesión del rancho de Tía Juana en el año de 1829, la mayor parte del tiempo la pasaba en San Diego, de donde incluso fue alcalde en el año de 1836. Su hijo Santiago Emigdio Arguello, quien obtuvo la concesión del rancho Milijo adyacente al rancho Tía Juana, con una extensión de 30 millas cuadradas y que abarcaba casi desde el mar hasta el rancho Tijuana, incluyendo la mesa de Otay, la mayor parte de su existencia la vivió en su Rancho de La Punta, situado en la rivera del Otay River. En el valle de Tijuana los Arguello construyeron solo 2 casas entre 1830 y 1834. Una estuvo en el cauce del Río Tijuana, y fue la que cuando se colocaron las mojoneras de la línea divisoria México-Estados Unidos, quedó en medio de la misma y que por el año de 1857 estaba ya completamente destruida. La otra casa fue construida casi en la confluencia de los arroyos Alamar y Las Palmas, por donde ahora se encuentra la Central Camionera, que fue donde falleció Don Santiago en el año de 1862, para ser sepultado en San Diego.

Santiago Emigdio Arguello obtuvo la concesión del rancho Milijo en 1834. Construyó su casa en el rancho La Punta, en la margen derecha del Otay River. Fue una construcción en forma de U, con nueve cuartos, de adobe, de la que se dijo que por muchos años fue la única construcción entre el pueblo de San Diego y el valle de Tijuana, la cual sobrevivió temblores e inundaciones, hasta el año de 1951, en que fue destruida por maquinaria pesada para dar paso al free way 5, llamado Montgomery free way, en honor del pionero de la aviación Jhon J. Montgomery, que la adquirió de la viuda de Santiago Emigdio, Ma. Guadalupe Estudillo. La exacta localización de esta construcción fue donde actualmente se cruzan el Montgomery free way con la calle Main de Chula Vista, California.

Los Argüello utilizaron los terrenos de los ranchos solo para la cría de ganado, mas no para agricultura y así el rancho Tijuana en 1851 contaba con 20 habitantes mientras que en 1858 había 22 y por 1872, de nuevo, 20 habitantes, que mantenían 900 cabezas de ganado vacuno y 500 entre caballos, mulas y burros. El interés por fraccionar y urbanizar los terrenos del rancho Tijuan se les despertó a los descendientes de don Santiago, hasta el año de 1871, al descubrirse las aguas termales de Agua Caliente o Tijuana Hot Springs y al convertirse un punto en la línea divisoria, en cruce y paso continúo de mineros, comerciantes, aventureros y viajantes hacia los minerales descubiertos al sureste de Ensenada, así como el cruce de las diligencias con pasajeros y correspondencia hacia el Fuerte Yuma y el Este de los Estados Unidos.

Desde antes del 11 de Julio de l889, fecha oficial de la fundación de Tijuana, ya existen noticias de inundaciones en el valle.

1874.- En este año, el gobierno mexicano creó una aduana para controlar el paso de mercancías, para lo cual construyó un edificio de adobe en el sitio actualmente conocido como Callejón Z. Alrededor de esta construcción se fueron instalando casas y negocios para atender a los viajeros y visitantes. En los primeros meses del año se registraron copiosas lluvias que subieron el nivel del río en 4 o 5 metros y cuando la diligencia que regresaba a San Diego procedente del Fuerte Yuma trató de cruzarlo, la fuerza de la corriente estuvo a punto de volcarla, perdiendo la correspondencia que transportaba, la cual fue arrastrada por la crecida.

1884. Al principio de este año hubo lluvias ligeras, que a mediados de Abril arreciaron en tal forma, que el río registró fuertes avenidas, causando grave inundación que dañó severamente el balneario de Tijuana Hot Springs, del cual solo quedó en pie el comedor, mientras que el manantial de aguas termales fue cubierto completamente por las aguas del río. La mayor parte de las casas del poblado resultaron sumamente deterioradas y sus habitantes se vieron en la necesidad de refugiarse en el edificio de la Aduana, afrontando una difícil situación económica, agravada por la falta de comunicación con San Diego y el sur de la península, al quedar sumamente dañados los pocos caminos existentes en la región..

1891.-Pese a lo acontecido en 1884, alrededor de la aduana, en la margen izquierda del río, el caserío siguió creciendo, frente a la Tía Juana americana, ubicada en la margen derecha. Durante el mes de Febrero, luego de llover torrencialmente durante cinco días seguidos, un temblor de tierra completó la obra destructora y casi acabó con ambos asentamientos, al ser arrasadas por lo menos 25 de las 40 construcciones existentes en el lado mexicano, entre ellas: el edificio de la Aduana, la primera iglesia Católica que hubo en el pueblo y la tienda de curiosidades propiedad del señor Alejandro Savín, denominada El Bazar Mexicano.

El día 25 de Abril, 25 damnificados enviaron una carta al jefe político y comandante militar del Distrito, demandándole solicitar auxilio al Supremo Gobierno, para que se tomen medidas que puedan resarcirlos de las pérdidas sufridas. Por otra parte, se comisionó al ingeniero Jacobo Blanco, para localizar un mejor lugar para reubicar el poblado. El ingeniero Blanco escogió una meseta situada en la margen izquierda del río, 29 metros por encima del cauce del mismo, sitio que fue aprobado por la totalidad de los vecinos y que es donde actualmente se localiza el centro de la ciudad. De Norte a Sur se inicia en lo que hoy es la avenida Revolución y de Este a Oeste en la que en el presente llamamos Calle Primera, o Artículo 123.

En el libro DOCUMENTOS PARA LA HISTORIA DE TIJUANA, de los historiadores David Piñera Ramírez y Antonio Padilla Corona, se presenta la lista de los 25 firmantes y llama la atención, que entre estos, aparezca sólo un miembro de la familia Argüello, de nombre Julio. El nuevo edificio de la aduana se erigió en la avenida Olvera, actualmente Revolución esquina con la calle Primera, sitio en donde actualmente se ubica el Hotel Nelson. El nuevo templo Católico se edificó en la esquina de la Calle Segunda y Avenida C o Niños Héroes, en terreno donado por Don Alejandro Savín, y que siempre hemos conocido, como la Catedral o Iglesia de Guadalupe.

1895. Fue otro año sumamente lluvioso. En un solo día cayeron 6 pulgadas de lluvia que hicieron que el Río creciera en forma desmesurada causando serios perjuicios en el poblado. El administrador de la aduana, señor Joaquín Díaz Prieto, al informar a la superioridad acerca de la inundación, manifestó que se había visto en la necesidad de permitir el paso de víveres provenientes de los Estados Unidos con el fin de atenuar los problemas del vecindario. La fuerza de la corriente arrastró y enterró la mojonera número 255, conocida por los turistas norteamericanos como Monumento Tijuana y que apenas un año antes había sido reubicada por el ingeniero Blanco, por lo cual hubo necesidad de construir una nueva mojonera, que con el mismo número, fue instalada en una loma, l.080 metros al este de su anterior localización, sitio en donde hasta la fecha continúa, exactamente junto a la estación del ferrocarril y frente al lugar conocido como Escuadrón 201, en las inmediaciones de la colonia Libertad.

..Precisamente en el año de 1895 se inició la construcción de la presa La Morena, a 1000 metros sobre el nivel del mar y a 15 kilómetros al noroeste de Tecate B. CFA., en territorio norteamericano. Por algún tiempo la obra estuvo suspendida y aunque inicialmente había sido dotada de compuertas, en 1912 se modificó su estructura, y en lugar de compuertas se le edificó un vertedor de demasías de poco mas de la mitad del largo de su cortina, que tiene 167.64 metros. Este embalse tiene una capacidad de 62 millones de metros cúbicos, y su función, mas que regular las corrientes y evitar inundaciones, es la de proporcionar agua potable al condado de San Diego, y en varios años ha visto colmada su capacidad y ha tenido que desfogar excedentes.

1916. Durante varios años, una gran sequía asoló la región, pero en enero de ese año, dos grandes tormentas azotaron tanto a California como el Valle de Tijuana, por lo que las presas existentes en el condado de San Diego rebasaron su capacidad. El día 27 de dicho mes, la presa de Otay, que tenia días derramando demasías, no resistió el embate de la corriente y se derrumbó, enviando por el cauce del Río Otay, olas de 15 metros de altura, que arrasaron tierras, sembradíos, granjas, casas, y arrastraron gentes y ganado hasta el océano. La región quedó incomunicada por la destrucción de puentes, caminos y parte de la vía del ferrocarril. El saldo fue de más de 50 decesos, la mayoría agricultores de origen chino y japonés que cultivaban los terrenos aledaños.

Un poco más al norte, el Río Sweetwater rebasó la capacidad de la presa del mismo nombre, rompió una parte de su cortina e inundó el valle, arrastrando hasta el mar 17 cuerpos de los habitantes cercanos a su cauce.

A lo largo de la cuenca del Río Tijuana, las lluvias fueron sumamente intensas. En el lado norteamericano, la Presa La Morena, que por cerca de 20 años había permanecido casi seca, en este año llegó a su máxima capacidad y al desfogar hacia el arroyo del Alamar y juntarse sus aguas con las del Río Las Palmas, produjo una gran creciente en el Río Tijuana, que acabó con la colonia agrícola Little Landers en San Isidro, California, donde destruyó 135 casas y arrasó con los plantíos de árboles frutales, causando más de 20 muertes, arrastrando a la mayor parte de los cadáveres hasta el mar.

En Tijuana, México, el edificio de la aduana sufrió serios perjuicios, como también los baños de Tijuana Hot Springs, donde varios huéspedes resultaron heridos. Daños mayores ocurrieron asimismo en el recién edificado hipódromo, localizado junto a la línea internacional, mismo que resintió daños calculados en más de 30,000 dólares y hubo de suspender su funcionamiento que pudo reanudarse hasta el mes de Abril. El puente de peaje sufrió también grandes averías, junto con la caseta de cobro. Varias casas cercanas al cauce del río fueron arrastradas por la corriente que alcanzó más de un kilómetro de ancho, llegando en algunos lugares hasta el nivel de la avenida Revolución. En la zona de Valle Redondo, varios tramos de la vía del ferrocarril fueron destruidos y un puente derribado por las aguas. Los registros indican que en tres meses la región recibió 18 pulgadas de lluvia.

1919. En este año se inició la construcción de la presa Barrett que se terminó en 1922. Se localiza 35 millas al este de San Diego y aguas abajo de la presa la Morena, de la cual recoge sus desfogues, recibiendo además las corrientes de los arroyos Mc. Almond, Potrero, Bee Canyon y. Mine Canyon y tiene capacidad de 55.211 millones de metros cúbicos. En varios años se ha llenado, desfogando sus excedentes hacia el arroyo del Alamar para proseguir por el río Tijuana, por lo que debe considerarse que igual que la presa la Morena, no fue construida para controlar las inundaciones, sino también, cómo parte del sistema para dotar de agua potable a la ciudad de San Diego.

1926.-El Río, que a lo largo de los años ha ocasionado daños y desgracias a la población, ha sido también una gran fuente de vida para Tijuana. En el año de 1926, cuando el auge comercial propició un gran desarrollo del poblado, se dio inicio a la construcción del primer sistema de agua potable, al aprovecharse la depresión localizada en la margen derecha del río, conocida como Laguna de los Españoles, para almacenarla y luego, a través de una zanja de 8,500 metros, en la que se instaló tubería de concreto, conducirla hasta las pilas edificadas en la colina en donde actualmente se asienta la colonia Morelos. Cabe agregar, que dichos depósitos aun siguen en uso, integrados al sistema de agua potable de la ciudad.

1927. El mes de Febrero fue sumamente lluvioso y el río llegó a alcanzar un kilómetro de anchura, por varios metros de profundidad. El puente de madera denominado Puente México y popularmente conocido como la Marimba, quedó semi-destruido y se tuvo que construir un puente provisional para evitar la incomunicación con San Isidro y San Diego. Aunque las lluvias fueron similares a las de 1916, los daños fueron menores en virtud de que los años anteriores habían sido muy secos y las aguas tardaron más tiempo en correr con fuerza. En este año se iniciaron los estudios para la construcción de la presa Rodríguez en el cañón de García, la cual, diez años después controlaría las aguas del arroyo las Palmas y que por mucho tiempo fuera la principal fuente de abastecimiento de agua potable de la población.

1937. En este año, se concluyó la construcción de la Presa Abelardo L. Rodríguez, 15 kilómetros al Este del poblado. Su capacidad de almacenamiento es de 138 millones de metros cúbicos, 21 millones mas que la capacidad conjunta de las Presas La Morena y Barrett, .y esta obra sí ha sido un factor de regulación y defensa contra inundaciones, ya que desde su conclusión, solamente ha visto rebasada su capacidad en cuatro ocasiones, en los años de 1938, 1941, 1978 y 1980. Por otra parte, su cortina de 577 metros de longitud, tiene 7.59 metros de ancho, de los cuales 5.55 metros corresponden a 2 carriles de circulación de vehículos, lo que facilitó notablemente la comunicación de Tijuana con Tecate, Mexicali y con el resto del país.

1938.- Las lluvias ocurridas en el mes de Diciembre del año anterior dejaron saturado el suelo, por lo que al continuar lloviendo intensamente durante Enero, Febrero y Marzo de este año, el río creció profusamente inundando las partes bajas de la población. De nuevo la corriente rompió el puente de la Marimba, por lo que tuvieron que instalarse puentes provisionales. También inundó y causó severos daños a los asentamientos situados en el cauce o cercanos a sus márgenes. Muchos de los damnificados hubieron de ser reubicados, principalmente en la colonia Independencia, en ese año estaba en franco desarrollo. La recién terminada Presa Rodríguez, por primera vez se llenó a su máxima capacidad.

Los mayores daños en la región ocurrieron en la ciudad de Los Ángeles, California, en donde se registraron 87 muertes, con 5,600 casas y edificios destruidos y más de 800 autos arrastrados por las corrientes. Fueron las lluvias mas intensas registradas en esa urbe desde el año de 1862.

1941.- Una vez más, las aguas del río Tijuana alcanzaron una altura de 5.40 metros, con mas de un kilómetro de ancho y de nueva cuenta el puente La Marimba quedó semi-destruido. En esta ocasión, diversos grupos de la población presionaron a las autoridades para que se edificara una obra perdurable que evitara que la ciudad siguiera sufriendo la frecuente falta de comunicación con San Diego, y así fue como se inició la construcción de un puente de concreto para sustituir al de madera, tan a menudo devastado por las crecidas del río. Los registros indican que en este año de 1941, cayeron 401 Mm. de lluvia y por segunda ocasión se llenó la Presa Rodríguez.

1943. En este año comenzó una temporada de intensa sequía y dos años más tarde, en 1945, se concluyó el puente de concreto que de nuevo se bautizó como Puente México, nombre con el que fue conocido durante más de 30 años. Al término de la obra, algunos de los que allí habían laborado se asentaron en sus inmediaciones, dentro del cauce, dando lugar a la que por algún tiempo se denominó Colonia México, antecedente de lo que posteriormente conoceríamos como Cartolandia. En 1947 y 1948 se desalojó la Colonia México y se construyeron dos campos deportivos. El de fútbol se llamó inicialmente Campo México que después cambió a Romero Manzo y el de Béisbol, primero se denominó Salvador Sierra Vera, y posteriormente Ángel Camarena. Las familias desalojadas fueron reubicadas en la parte alta de la Colonia Libertad, aunque invasiones y desalojos se siguieron dando año con año

1950 En los inicios de los años cincuenta continuó la sequía, por lo que para 1952 la presa Rodríguez quedó totalmente seca. En estos años, las inundaciones en Tijuana, a falta de agua, fueron de connacionales llegados de todas partes del país, que arribamos a la ciudad en busca de trabajo y oportunidades, lo que dio lugar a un crecimiento enorme y desorbitado de la ciudad. Precarias viviendas se levantaron en laderas, cañones y otros sitios totalmente inadecuados para vivir y donde no se podía acceder a los servicios más indispensables. . En 1955 se registró una importante invasión del cauce del río al Oeste del Puente México y así surgió la famosa CARTOLANDIA, que llegó a albergar a más de 500 familias que allí anidaron, resistiendo las inclemencias del tiempo, crecidas del río, penurias…..expulsiones, hasta su desalojo definitivo en los años setentas, en que se llevó a cabo la canalización del río Tijuana.

Tantos años de sequía provocaron el abatimiento de los acuíferos, y con la presa Rodríguez casi sin agua, hubo necesidad de traerla desde el arroyo de la Misión, para lo cual a principio de los años Sesenta se tuvo que construir de emergencia el acueducto que llevó ese nombre. La ciudad continuó creciendo sin control por los sitios más difíciles y sinuosos. . En 1964, se formó la colonia San Martín por la zona que actualmente ocupa la Unidad Deportiva de la Mesa y desde cerca de la base de la cortina de la Presa Rodríguez, hasta casi alcanzar a Cartolandia, se fueron conformando mas de 20 colonias o asentamientos, a los que por varios años no hubo el menor intento o posibilidad de desalojar.

En el mes de Noviembre de 1964, hubo fuertes lluvias que provocaron grandes avenidas en el río, por lo que hubo necesidad de evacuar a muchas personas de su cauce. Al inicio de Diciembre las tormentas arreciaron, por lo que a mediados del mes, el Puente México sufrió severos daños. En las laderas que bajan de la Colonia Guerrero hacia el Cañón Jhonson ocurrieron grandes deslaves y el derrumbe de una barda ocasionó la muerte de 3 personas.

Por la avenida H, varias casas esplomaron y en el Cañón de la Piedrera ocurrió algo curioso. Se supo que la corriente arrastraba una buena cantidad de billetes de alta denominación, mismos que algunos vecinos tuvieron oportunidad de rescatar de las embravecidas aguas.

1966. Por Enero y Febrero prosiguieron las lluvias iniciadas el año anterior acrecentando los problemas y averías en varias zonas. Para construir la carretera a Playas de Tijuana, se había efectuado un relleno en el cañón del Matadero, lo que hizo que se formara un represo que fue acumulando gran cantidad de agua que amenazaba inundar y destruir los ranchos ubicados en el cauce del río, en el lado americano, por lo que las autoridades de la ciudad, auxiliadas por las del condado de San Diego, tuvieron que instalar bombas y equipo para desaguarlo, evitando así una enorme desgracia. Los registros indican que en la temporada 1965-1966 llovieron 413.5 mm., una cantidad muy por arriba del promedio.

1969.-Después de dos años muy secos, de nueva cuenta se presentaron lluvias intensas. La Presa Rodríguez, casi vacía, empezó a recibir grandes cantidades del líquido. Río abajo, hubo inundaciones y daños, principalmente en la calle Río Suchiate de la colonia Marrón, como también en el boulevard Cuauhtemoc, lo que ocasionó que varias colonias quedaran incomunicadas, entre ellas, la Sepanal, Chula Vista y Los Álamos.

1972.- En el mes de Julio de este año se iniciaron las obras de canalización del río y la construcción del Centro Urbano 70-76, donde se reubicaría a una buena parte de los desalojados. Se edificaron 400 viviendas, una escuela, centro cívico e iglesia y se les dotó de todos los servicios. Otros fueron reinstalados en las colonias Sánchez Taboada, Guaycura, y el Lago. Se construyó un canal de 7 metros de altura y 70 metros de plantilla con 10 kilómetros de largo, que de acuerdo a los estudios efectuados, será capaz de desfogar un caudal de 3.820 metros cúbicos por segundo, que sería el máximo de las descargas conjuntas de las Presas, Morena, Bárrett y Rodríguez. Se calculó que con estas obras se pondrían a salvo las vidas y bienes de mas 10,000 personas. Además, con los puentes erigidos sobre el canal, se unió al aeropuerto y colonias aledañas, con el sector comercial y las colonias situadas al Oeste del Río. Se incorporaron a la ciudad, 1´600,000 metros cuadrados en el centro geográfico de la misma, dotándosele además de un parque, centro cívico, hospital general, y de este modo, la zona del Río se convierte en el centro social, cívico, comercial y cultural de la ciudad.

Con la canalización desaparecen total o parcialmente, las colonias Cuauhtemoc, Redactores, Chamizal, 18 de Marzo, Arboledas, División del Norte, San José del Río, San Martín de Porres, Los Venados, Echeverría, Los Pirules, El Rosal y parte de la 20 de Noviembre. Las obras prosiguieron y en 1974 se anunció la demolición del Puente México y aunque una parte de la población no estuvo de acuerdo, por razones técnicas hubo que destruirse, y así el día 13 de Julio de ese año, desapareció un emblema de Tijuana, a la que fielmente sirvió por mas de 30 años... Y luego se inició un nuevo período de lluvias.

1977.- El mes de Diciembre fue muy tempestuoso. En Enero y Febrero de 1978 prosiguieron las precipitaciones, que en el mes de Marzo se incrementaron, lloviendo sin cesar durante 15 días, por lo que la presa estaba a punto de desbordarse y cuando se trató de de abrir sus compuertas para desalojar los excedentes, hubo fallas en el sistema eléctrico, por lo que el agua empezó correr por la cortina, cundiendo la alarma entre la población, a pesar de que las obras de canalización ya estaban sumamente avanzadas. Mediante plantas eléctricas portátiles se logró abrirlas, evitando así una tragedia de grandes proporciones, aunque de todas formas la creciente arrasó Los Arenales y la colonia Echeverría, lo que dio oportunidad a las autoridades para desalojar a mas de 2,500 familias de 23 colonias localizadas en el cauce y márgenes del río, cuyas viviendas fueron destruidas con maquinaria pesada y sus ocupantes enviados provisionalmente a la Mesa de Otay, en donde los instalaron en casas de campaña de las usadas por el ejército de los Estados Unidos, y en las cuales acamparon por mas de 6 meses , tiempo en que ese sitio se conoció como ´´ Las Carpas ´´. La zona central de la ciudad quedó inundada por las corrientes que bajaron por el cañón Jhonson, arrastrando por la Avenida B o Constitución, carros, muebles, llantas, animales muertos, lodo y basura, afectando gravemente al comercio de toda esa zona. También se presentaron serios problemas en las colonias Gavilondo, América, Chula Vista y otras aledañas, debido a las fuertes corrientes que bajaban por el Cañón de La Piedrera.

/informacion/suplementos/2/40/identidad/2011/01/23/450718/historia-de-las-inundaciones-en-tijuana

MAS NOTICIAS

Comentarios

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de El Mexicano de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.