Noticias
Secciones
Servicios
Clasificado
Últimas noticias
Lo más comentado
(AP)

Impone récord dorado EMMANUEL LUBEZKI

por Basilio OLIVAS / EL MEXICANO
3/1/2016 2:00:00 AM
El cinefotógrafo se convirtió en un récord difícil para un mexicano y cualquier fotógrafo de la industria hollywoodense al obtener tres estatuillas del Oscar en forma consecutiva: “Gravity” (2014), “Birdman” (2015) y “The Revenant” (2016)
Tijuana, B. C.- Como los grandes goleadores, el fotógrafo mexicano Emmanuel Lubezki se puso ante la portería del Oscar y anotó por tercera vez después de haber estado frente a frente en seis nominaciones, con lo que “El Chivo” logró: Tres Oscar consecutivos en la categoría, el registro muy difícil para todo fotógrafo de la industria hollywoodense y aún más para un mexicano nominado. Ya que la noche del domingo, Lubezki lo hizo de nuevo. El cinefotógrafo se llevó su tercer Oscar consecutivo a Mejor fotografía gracias a su artístico trabajo en “Revenant”, del director Alejandro G. Iñárritu.

Hace dos años, “El Chivo” ganó su primer estatuilla dorada luego de cinco nominaciones gracias a “Gravity”, del también director mexicano Alfonso Cuarón, mientras que el año pasado su trabajo en “Birdman” de González Iñárritu también le dio el máximo premio del cine. Ahora, de nuevo de la mano de “El Negro”, “Lubezki” se llevó el premio gracias a los retos que pudo sobrellevar en la filmación al natural de “The Revenant”.

“A la Academia, muchas gracias, comparto este premio con mi compadre Iñárritu, a tu pasión; quiero compartir esto también con Leo (DiCaprio) y Tom (Hardy) por su actuación, los productores por toda la libertad y el apoyo, a mi esposa, a mis padres, mis amigos y a todos mis colegas, los admiro”, agradeció el cinefotógrafo al recibir el premio.

En la categoría competía contra Ed Lachman por la delicada fotografía en “Carol”, Robert Richardson por el manejo de la Ultra Panavision en “The Hateful Eight, John Seale por su rodaje de acción en “Mad Max: Fury Road” y Roger Deakins por la delicada imagen de “Sicario”.

Cinéfilo desde niño

Durante su infancia, Emmanuel Lubezki veía películas de cualquier parte del mundo. Las veía sin leer los subtítulos, pues siempre estuvo interesado en las imágenes, aún cuando no entendiera lo que se decía. En particular, recuerda las italianas, de Fellini y Pasolini, pero también algunas estadounidenses, de Scorsese y Coppola, aunque la primera película para adultos que recuerda es “Soylent Green” (1973), que fue a ver con unos amigos, por lo que también mencionó: “‘Es irónico, porque ‘Niños del hombre’, es también sobre el fin del mundo’, dijo en una entrevista, al referirse al trabajo que le valió su cuarta nominación al Oscar por la Mejor fotografía. “Es gracioso que terminara haciendo mi propia versión de Soylent Green”. Emmanuel Lubezki Morgenstern, mejor conocido como “El Chivo”, nació en la Ciudad de México en 1964. La familia de su abuela paterna escapó de Rusia durante la Revolución bolchevique. Ella pretendía hacer carrera en Hollywood, pero tuvo que detenerse en México debido a que la cuota para inmigrantes en Estados Unidos estaba cerrada. Se instaló entonces en el Distrito Federal, donde conoció al que sería su marido. Ambos eran actores de una compañía teatral judía.

Hombre dedicado

“El Chivo” ingresó a la escuela de Historia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pero al poco tiempo se cambió al Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), donde se especializaría en Cinefotografía entre 1983 y 1987. El trabajo escolar era abundante debido a que muy pocos estudiantes cursaban esa especialidad, por lo que a menudo pudo colaborar en los cortometrajes de algunos compañeros. Armando Casas, quien también estudió en el CUEC y años después sería director de esa institución, apunta: “Desde sus estudios en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, donde conoció a su amigo y colaborador más habitual, Alfonso Cuarón, Lubezki dio muestra de un especial talento que rebasaba, por mucho, sólo el conocimiento técnico. Era un creador inquieto que se convertiría en un verdadero artista, conocedor de la condición humana que se expresa a través de la luz”.

Muchas voces coinciden en que el fotógrafo es el colaborador más importante del director de cine, tanto en el aspecto creativo como en el técnico. Para Roger Deakins, es la mano derecha del director; para Vittorio Storaro, se trata de escribir con la luz; para Néstor Almendros su puesto es el mejor del equipo; y Christopher Doyle apunta que, aunque es un cliché, es una labor placentera porque es colaborativa. Así lo confirman diversos cineastas que están de acuerdo en que la relación debe ser muy estrecha (Sidney Lumet) o que incluso llegan a pensar en la coautoría (Andrei Tarkovski).

No es extraño, entonces, que la historia del séptimo arte registre numerosas colaboraciones memorables: Sven Nykvist con Ingmar Bergman y Woody Allen, Michael Ballhaus con R. W. Fasssbinder y Martin Scorsese, Vittorio Storaro con Bernardo Bertolucci y Francis Ford Coppola, Néstor Almendros con François Truffaut y Eric Rohmer, Roger Deakins con Sam Mendes y los hermanos Coen, o Wally Pfister con Christopher Nolan, ninguno de ellos obtuvo tres premios de la Academia de forma consecutiva.

Tradición de cinematógrafos

En México es un hito el trabajo de Gabriel Figueroa con Emilio Indio Fernández, una verdadera coautoría; el de Rodrigo Prieto con Alejandro González Iñárritu y el de Guillermo Navarro con Guillermo del Toro; y cada vez cobra mayor relieve el de Emmanuel Lubezki, primero con Alfonso Cuarón y ahora con Alejandro González Iñarritu y Terrence Malick, entre otros.

Lubezki se desempeñó como productor en el primer largometraje en el que se involucró, “Camino largo a Tijuana” (1991), la ópera prima de Luis Estrada, y que fue fotografiada por Carlos Marcovich con una cámara Éclair que les prestó Guillermo Navarro.

La venta de esta cinta generó utilidades que alcanzaron para producir el segundo largometraje del cineasta: “Bandidos” (1991), en la que Lubezki se hizo cargo de la fotografía y tuvo su primera experiencia con la cámara de 35 mm.

Él no quedó contento con su desempeño, ya que reconoce que la cinta no es muy consistente y también confiesa que estaba tan agobiado con la técnica que no pudo aportar lo que hubiera querido.

Asimismo, durante esos años participó en algunos capítulos de “Hora marcada” (1989-1990), serie de televisión producida por Carmen Armendáriz que sirvió de fogueo a algunos jóvenes cineastas, entre los cuales estaban también Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro. Posteriormente trabajó en “Miroslava” (1993), con Alejandro Pelayo, quien tenía la intención de eludir el naturalismo y hacer una película muy estilizada. Lubezki hizo la propuesta de iluminación y aportó a la puesta en escena un toque de preciosismo que destaca por sí mismo. Sin embargo, no funcionó. Porque, como él mismo reconoce, “las imágenes estorban a la historia”; no alcanzaron para “inventar un mundo y dejar que el público entrara en él y nunca dudara de la verosimilitud de ese mundo”.

Lubezki volvería a trabajar con Estrada en su tercer largo, “Ámbar” (1994), que surgió de un texto de Hugo Hiriart que proponía un manejo fantástico de espacios y atmósferas.

El rodaje fue todo un reto porque tuvo lugar en un paraje selvático al que no llegaban los rayos del sol. Lubezki planeó una estrategia de iluminación que fue tan creativa como efectiva, y su labor fue recompensada con el Ariel de la especialidad, al que se sumaron, entre otros, el de escenografía y maquillaje. “El Chivo” atribuye el éxito a la capacidad de Estrada para el diseño de producción: “Por más mal fotógrafo que seas, si hay algo interesante frente a la lente, pues tiene que verse y tiene lucir; y Luis es un especialista en esto”, dijo en una entrevista con Alfredo Joskowicz, publicada en el libro Cinematografía, editado por el CUEC.

El extraordinario desempeño del fotógrafo mexicano, fue considerado una vez más por la Academia estadounidense, que le otorgó su tercer Oscar de la especialidad después de seis nominaciones y ya con dos Oscar en su bolsillo.

/informacion/noticias/1/8/fama/2016/03/01/943366/impone-record-dorado-emmanuel-lubezki

MAS NOTICIAS

Comentarios

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de El Mexicano de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.