Noticias
Secciones
Servicios
Clasificado
Últimas noticias
Lo más comentado
Redacción / EL MEXICANO

Recuperar el bienestar sin esperar a los propósitos de Año Nuevo

por Redacción / EL MEXICANO
12/12/2017 2:26:00 PM
Lo ideal es no posponer más aquello que se puede empezar a remediar desde hoy

TIJUANA- Lo de posponer el inicio de una nueva actividad al año nuevo es como decirse: “El próximo lunes me pongo a dieta”. La salud y el bienestar no deben esperar ni un día más.

Habitualmente, esos propósitos no se cumplen por una cuestión de planteamiento. Para empezar, es habitual obcecarse en el objetivo completo, en el todo, verlo en términos de éxito o de fracaso sin considerar lo que se ha avanzado para su consecución. Así lo explica la experta en organización y desarrollo personal Maca Hernández desde su blog OrganízateYa.

Por otra parte, suelen afectar las pequeñas caídas o recaídas que, según Hernández, tienen un efecto avalancha. Saltarse la dieta en una comida deprime, hace que la persona se sienta mal y se colapse, abandonando el objetivo. Y estancarse en los obstáculos en vez de en el progreso, por supuesto, no ayuda.

Lo ideal es establecer un plan para la consecución de ese objetivo, que además debe ser realista, y no perder de vista el motivo por el que se quiere conseguir. Eso ayudará a actuar sin medias tintas, con suficiente determinación, además de con paciencia, motivación y perseverancia.

Pero, al margen de lo anterior, lo ideal es no posponer más aquello que se puede empezar a remediar desde hoy. Como dice Maca Hernández, “no hay mejor momento para empezar que el presente”, más aún si se trata de mejorar la salud y el bienestar.

Eliminar las molestias específicas

Hay molestias que no por habituales son menos fastidiosas. Con frecuencia las personas posponen su tratamiento, y optan por dar patadas hacia delante y no ponerse en manos de un especialista porque les quita tiempo. Y así, lo que se podría haber curado con poco tiempo y esfuerzo, puede convertir en algo más serio.

Sucede, entre otras cosas, con algo tan recuente como el dolor en la boca del estomago. Lo que algunos llaman de forma coloquial “dolor en la panza”, pueden ser náuseas o gases.

Estos últimos pueden llegar a condicionar el día a día de alguien, si los sufren con asiduidad. Se generan durante el proceso digestivo, y se acumulan por hábitos como comer con rapidez tragando demasiado aire, si se toman alimentos ricos en fibras, con compuestos que la persona no tolera, por tomar ciertos antibióticos o por padecer otras anomalías como síndrome de colon irritable, estreñimiento, hernia de hiato o reflujo gastroesofágico. La obesidad y el sedentarismo tampoco ayudan.

Su tratamiento puede consistir en reducir la ingesta de alimentos que provoquen gases, como las legumbres, en tomar algún medicamento específico y en adquirir hábitos como comer y masticar despacio o realizar técnicas de relajación.

También son molestias habituales en el día a día, y que conviene vigilar, los dolores de espalda, de cabeza, del cuello o de rodilla y otras articulaciones.

Bajar de peso

No se trata solo de gases. Sea cual sea la molestia que una persona sufre, el médico le recomendará bajar de peso si esta padece sobrepeso u obesidad, considerando que ambas están muy relacionadas con la falta de bienestar.

Perder unos kilos de más tiene un efecto inmediato sobre el físico, al aumentar la resistencia o la flexibilidad. También ayuda a prevenir enfermedades, como las cardiovasculares, e influye en la psicología, porque ayuda a que la persona se sienta mejor consigo misma. Es evidente que todo eso no puede esperar.

Es cierto que no es muy realista plantearse bajar de peso en las fechas navideñas, pero sí puede serlo evitar ganar más kilos. La clave está en saber controlarse, en evitar los atracones de comida y bebida en los compromisos con amigos y familiares, que ocupan todo el mes de diciembre. Tampoco se recomienda ensayar recetas nuevas con las que sorprender en Navidad, que luego tendrá que comerse uno mismo.

Durante las fiestas hay que hacer lo posible por mantenerse hidratados, controlar las cantidades y no repetir, no abusar de bebidas con gas y no descuidar buenos hábitos como salir a hacer ejercicio. Hay que recordar que los menús navideños, como los basados en pescados de agua fría, son muy saludables, además de sabrosos. Por otra parte, una compra bien controlada y planificada evitará tener que estar comiendo dulces de Navidad hasta febrero.

Cuando pasen las fechas, no será lo mismo tener que perder un par de kilos que cuatro o cinco. Además de retomar la sana práctica de comer sano y equilibrado, habrá que hacer lo propio con la práctica de ejercicio y, de considerarse necesario, recurrir a complementos como el alipotec, a base de raíz de tejocote, para bajar de peso. Siempre, claro está, consultando al especialista que es lo que más conviene.

Cuidarse por fuera y por dentro

La prioridad debe ser siempre sentirse a gusto con uno mismo, así que hay que empezar por aceptarse como se es. A partir de ahí, bienvenidos sean todos esos consejos de moda y belleza que dan los blogs de chicas, como www.chicastips.com. Primero, quererse, considerar la belleza natural que se posee y que con consejos útiles se puede, simplemente, potenciar.

La web RecursosdeAutoayuda da las claves para aprender a hacerlo. En primer lugar, invita a conocer los niveles de la autoaceptación, siendo el primero el que ahonda en el ser más profundo, el que asume que somos humanos y tenemos emociones, deseos y derecho a expresarlos, a ser felices como queramos serlo. El segundo profundiza en la personalidad de la persona, para conocerse y aceptarse, y el tercero está enfocado a brindarse apoyo a uno mismo.

Pasar estos niveles ayuda a ganar en optimismo y a perder el miedo a mostrarse tal y como se es. Ocultarse o reprimirse no va a ayudar a conservar amistades, a ser aceptado por los compañeros de trabajo o a hacer más amigos. De hecho, la gente que se muestra tal y como es, que se abre, suele generar más confianza y apoyo que quienes no, porque desconciertan.

Todo lo anterior, claro, no va reñido con conocer las limitaciones personales. Sin ser conformistas, hay que marcarse objetivos realistas y probables, para no desmotivarse y sentirse mal. Justo como sucede con los objetivos del año nuevo.


/informacion/noticias/1/48/salud/2017/12/12/1045592/recuperar-el-bienestar-sin-esperar-a-los-propositos-de-ano-nuevo

MAS NOTICIAS

Comentarios

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de El Mexicano de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.