el-mexicano.com.mx VIERNES, 31 DE OCTUBRE DE 2014

Les ponen nombres extravagantes a hijos

Desaparecen tradicionales

Por Lorena GARCÍA RAMÍREZ / EL MEXICANO

Publicado (Edición impresa)

TIJUANA.- Nombres como Rosa, Margarita, Araceli, Guillermo, Alfonso, Víctor o Tania están en extinción. Ahora en los libros del Registro Civil de Tijuana predominan los Giovani, los Brandon, e incluso los Jiomessi, que a decir de la suboficial, Rocío Torres Jáuregui, se debe a la popularidad del futbolista argentino, Lionel Messi. Aunque Camila, Mía y Natalí son los más comunes entre las niñas, muchas de ellas salen del Registro Civil con nombres extravagantes.

Las niñas de hoy se llaman Dominic Jaciel, Brianda Yareli, Luna Nicole, Melanie Amaia, Mildred Cheryn, Yennifer Dayrín, Alina Janine, Maya Solei o Génesis Dayleny, aunque los apellidos siguen siendo los de siempre, Cervantes, Contreras, González, García, López, Pérez o Sánchez.

Para la suboficial este es un fenómeno que se está dando sin que la autoridad pueda intervenir, pese a que el personal de las oficialías del Registro Civil intentan hacer labor de convencimiento con los padres para que pongan a sus hijos nombres más sencillos, de fácil escritura y que no se presten a burlas.

Barbi, Kritzali, Shomara, Chrissel, son otros nombres que están poniendo a las niñas, aunque hay algunos que son combinados con los tradicionales, como África del Rosario, Janessa Guadalupe o Jeralin Scarlett de Guadalupe.

“Los nombres tradicionales cada vez desaparecen más, ya no hay María Guadalupe o María del Carmen, es muy raro, tal vez le ponen uno de los nombres tradicionales pero junto con uno extravagante”, explicó.

Otras optan por ponerles nombre de la farándula o la realeza, aunque los escriben como mejor les parece, como Breatny Spearse o Leididí, en alusión a Lady Di, la princesa Diana, “como ellos lo escuchan es como se ponen, y muchas veces con todo y el apellido”.

Aunque son los menos, también hay niños que llevan nombres considerados “extraños”, como Sabdiel Atlai, Jeffrie Dalí, Iker Hiroshi o Jeyko.

Torres Jáuregui comentó que ayer una pareja joven acudió a registrar a su hijo con la intención de llamarlo Brian Itzel, pero le hicieron ver que éste último es nombre de niña, por lo que después de una larga plática accedieron a llamarlo Brian Etzel.

El caso más extraño que recuerda la funcionaria es el de un político que quiso nombrar a su hijo Lucifer, pero en apego al Código Civil se le impidió.

“No se le permitió, subió a la presidencia y trató de intimidarnos aquí, pero se le explicó que el nombre no procedía”, recordó.

Dijo que es obligación del personal que recibe la documentación hacer notar a los padres de familia que un nombre complicado puede poner en aprietos a sus hijos, pues tendrán que estar verificando su correcta escritura durante toda su vida, sobre todo cuando se trata de documentos oficiales.

“Se los hemos explicado muchas veces, pero ellos ya vienen con la idea, inclusive se molestan con nosotros, pero no hay manera de prohibirlo, el Código Civil contempla solamente los nombres que sean ofensivos o que se presten al doble sentido”, mencionó.

Lo que sí pueden prohibir es que el nombre vaya acompañado por “junior” o números romanos, I, II, III, etcétera.

Dijo que hay padres a los que no les importa que en el futuro sus hijos sean objeto de burla a causa de su nombre, “hacemos una recomendación, pero ellos dicen que son los padres y le van a poner el nombre que quieren”.

La funcionaria comentó que hoy en día a las parejas jóvenes les gusta que los nombres lleven letras de más, sobre todo la “z” y la “h”, o cambiar la “i” por la “y”, “parece que entre más raro lo escriban mejor”.

Incluso dijo que algunos han querido registrar el nombre con mayúsculas y minúsculas, como se estila escribir en las redes sociales, lo que les es negado, pues la computadora registra los nombres totalmente en mayúsculas.

De igual forma cada vez más niños llevan un nombre en diminutivo o abreviado, por ejemplo, Amy, Aury, Blen.

Los hay también en inglés, como Shelley, que seguramente traerán complicaciones a los menores a la hora dar su nombre, pues tendrán que deletrearlo cada vez que sea necesario.

Al revisar un libro de 1987, la suboficial encontró que los nombres que aparecían con frecuencia son Rosa, María, Margarita, Araceli, Guillermo, Alfonso, Luis Alberto, David, Tania, Víctor, entre otros, que cada vez se utilizan menos. “No encontré uno solo que estuviera fuera de lo tradicional”.

La suboficial del Registro Civil en Tijuana exhortó a los padres de familia que aún no registran a sus hijos y a las parejas que están por ser padres a que elijan nombres de fácil escritura, sencillos, que tengan un significado y que no se presten a burlas.

Al día, tan sólo en las oficinas del Registro Civil de Palacio Municipal se efectúan un promedio de 40 registros, tanto ordinarios como extemporáneos.

/informacion/noticias/1/3/estatal/2013/04/05/664543/les-ponen-nombres-extravagantes-a-hijos
 
 
Publicidad
Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de El Mexicano de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.

Comentarios

Publicidad
Comparte facebook twitter

Noticias por sección

Publicidad
Publicidad