Noticias
Secciones
Servicios
Clasificado
Últimas noticias
Lo más comentado
Especial

A través de innovación y desarrollo, pueden encontrar lugares donde son competitivas

por Especial
3/13/2018 12:39:00 PM
Sostiene Javier Ibáñez, titular del INTI

Atendiendo a las palabras del (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), Javier Ibáñez, quien destacaba además la agilidad de estas empresas para adaptarse a las exigencias del mercado actual y los cambios introducidos por la globalización, que reclama una renovación de las industrias para que estas conserven (o incrementen, si saben jugar sus cartas) su competitividad. Por consiguiente, y de nuevo atendiendo a las afirmaciones del titular del INTI, “(la innovación y el desarrollo) son la nueva agenda de competitividad que tiene que tener la Argentina”.

Javier Ibáñez sostenía con vehemencia la idea de que una empresa que no es competitiva en su sector puede llegar a serlo si consigue identificar un nicho de valor en que la inversión en los factores que citaba pueda traducirse en la obtención de factores de competitividad. Una determinación arriesgada, sin duda, pero mucho más prudente que la de optar por confiar en que una empresa que no se reinventa sobreviva a los embates del mercado dinámico y exigente actual. Para facilitar que las empresas pudieran llevar a cabo esta “reconversión” con las mayores garantías posibles, que sin embargo siempre dejan un margen inevitable de riesgo, proponían diversas herramientas de competitividad diferencial. Sostenía que todas las empresas pueden realizar el susodicho proceso de reinvención, sosteniendo que gracias a este en muchos casos industrias que no eran todo lo competitivas que podrían ser, lograron aumentar su competitividad.

Volviendo a la cualidad que el titular del INTI veía en las empresas, es decir, la capacidad para adaptarse con presteza a los cambios que experimentara el mercado, señalaba también que el Estado estaba capacitado para proveer de las herramientas tecnológicas necesarias para ello. Ambos factores pueden extrapolarse a las industrias de otros países, con la adecuada implementación y tomando en cuenta sus características propias.

Atendiendo a estos objetivos y características del mercado y las empresas, lo que buscaban era poner a disposición del empresariado una “caja de herramientas” que podían ser empleadas, adaptando la manera de hacerlo, para potenciar la competitividad de los diferentes sectores. Esto supone que no se imponía un patrón de actuación genérico cuyo seguimiento fuera obligado, sino que se permitían las especificaciones y variaciones necesarias en cada sector y en todo caso a lo que se aspiraba era a poner facilidades en estos procesos de transformación. Asimismo se pretendía brindar el tratamiento más provechoso a sectores que, por sus idiosincrasias, necesitaban de consideraciones específicas, como el automotriz, el del petróleo o los de las energías renovables. Todo ello con objeto de asegurar que a largo plazo Argentina posea una industria actualizada y competitiva.

Siguiendo con ejemplos de lo experimentado por Argentina que pueden traducirse en actuaciones genéricas concretas, cuando se levantaron los aranceles se produjeron varios cambios en el mercado del país. Uno de ellos fue la “conversión” de muchas fábricas en respuesta al hecho de que en la actualidad no se venden solo productos, ofertándose también servicios. Es decir, que dichas empresas pasaban a brindar un servicio integral que iba más allá de la fabricación de los productos comprendidos en su sector, aprovechando de este modo un nicho que antes dejaban a otros. Esta decisión les permitió, por un lado, sobrevivir a las fluctuaciones del mercado, y por otro fortalecerse e incluso expandirse.

En lo que respecta al mercado automotriz argentino, la presencia de terminales en el suelo nacional supuso una notable ventaja a la hora de garantizar la imprescindible sinergia entre empresas autopartistas y empresas automotrices, pues en este aspecto la logística era fundamental para construir un sistema de confianza sólido. La rapidez en la entrega que se obtenía así tenía mayor peso que el coste de la pieza, siendo el otro elemento importante el grado de calidad de la misma. De esta manera, una buena calidad de los materiales unida a la coordinación señalada eran los factores determinantes en la consecución del proceso deseado.

Otra cuestión a tener en cuenta es la de qué mercados son más potentes y competitivos. En el caso de Argentina, destacan los factores competitivos del shale, junto a las energías no convencionales y renovables, así como por otro lado la movilidad gracias al fuerte entramado con el cual cuenta, y sobre todo los sectores relacionados con la agricultura. Atendiendo a este último punto, destacaba la oportunidad de establecer una industria productiva a partir de los productos cultivados, generando así valor y competitividad.

/informacion/noticias/1/1/internacional/2018/03/13/1048368/a-traves-de-innovacion-y-desarrollo-pueden-encontrar-lugares-donde-son-competitivas

MAS NOTICIAS

Comentarios

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de El Mexicano de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.