Noticias
Secciones
Servicios
Clasificado
Últimas noticias
Lo más comentado
EL MEXICANO

Elecciones y violencia política

por Armando MAYA CASTRO
6/25/2018 6:38:00 PM
Lo que menos necesita México en estos momentos es que en la jornada electoral del próximo 1 de julio se produzcan manifestaciones de violencia electoral, un fenómeno digno de nuestra más categórica condena, y que debería estar ausente de este proceso electoral y de cualquier otro.

Lo digo porque la violencia política, aparte de generar dolor y una interminable espiral de odio y muerte, perjudica a la inmensa mayoría de los mexicanos, quienes están interesados en un país en calma, tanto en el desarrollo de las elecciones como al término de ellas.

Los asesinatos de candidatos, precandidatos y líderes políticos en distintos estados de la República Mexicana demuestran claramente que el fenómeno de la violencia política tiene presencia en la actual contienda electoral. Sobre lo que ocurre en México en relación con este preocupante tema, el uruguayo Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), afirmaba el pasado mes de marzo que en el actual proceso electoral ocurre "un asesinato cada cuatro días".

Estas cifras, que hacen de la presente elección una de las más violentas en la historia de México, llevaron a Almagro a señalar que “el margen de violencia es absolutamente inaceptable en un proceso electoral”, por ello propuso “buscar formas para garantizar que la democracia funcione, garantizando la posibilidad de acción política de los candidatos”.

¿Se trata de algo nuevo en México? Por supuesto que no. La violencia política en nuestro país ha hecho de las suyas en varios momentos de nuestra historia, sobre todo durante el huertismo, esa etapa en que la presidencia fue ocupada por José Victoriano Huerta Márquez, quien “reprimió con lujo de violencia cualquier hecho contrario al gobierno”.

La crueldad y furia con que aniquilaba a sus enemigos le valió a Huerta el mote de El Chacal, un político que es señalado por el asesinato de Francisco I. Madero, primer caudillo de la Revolución Mexicana y pilar indiscutible en la vida democrática de México, conocido también como el “Apóstol de la Democracia”. A Huerta se le señala, asimismo, como el asesino de José María Pino Suárez y Belisario Domínguez, entre otros políticos de aquella época.

Como usted puede ver, la intolerancia política ha hecho acto de presencia en México en todo tiempo. Sin embargo, los actuales niveles de violencia preocupan más que nunca. Lo digo con base en el indicador de Violencia Política en México 2018, de la consultora Etellekt, cuyos números son altamente preocupantes: más de 400 agresiones a políticos y candidatos desde septiembre de 2017, de las cuales 112 políticos han sido asesinados.

¿Qué ha hecho el Estado mexicano para que no se incrementen estos números? Únicamente brindar escoltas y protocolos de acompañamiento de policías en eventos y traslados de, al menos, 214 candidatos a puestos de elección popular. Estas acciones de seguridad son buenas, pero las procuradurías y fiscalías deben hacer algo más, procurando que estos lamentables casos no queden en la impunidad.

Concluyo mi columna señalando que la violencia política constituye una de las más grandes amenazas a la democracia de México, y que el perfeccionamiento de ésta no ha sido posible, entre otras cosas, debido a que existen personas o grupos que han utilizado este tipo de violencia para conservar cotos y cuotas de poder, menospreciando las bondades de la democracia, el único sistema que ofrece un método racional para resolver los conflictos que se desprenden de la lucha por el poder político, señala Silvia Gómez Tagle.

Lo importante es que el próximo domingo el electorado asista a las urnas y ejerza su derecho a decidir libremente, sin permitir que los casos de violencia política que se han venido dando desde el inicio de la campaña electoral inhiban nuestra libre participación en los comicios.

Fe de erratas: Por un error de mi parte, en mi anterior columna mencioné que el ecumenismo "es impulsado por la Iglesia católica a partir del Concilio Vaticano I". Lo cierto es que lo impulsa a partir del Concilio Vaticano II.

/informacion/editoriales/3/16/editorial/2018/06/25/1051774/elecciones-y-violencia-politica

MAS NOTICIAS

Comentarios

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de El Mexicano de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.