Noticias
Secciones
Servicios
Clasificado
Últimas noticias
Lo más comentado
Cortesía

Itacate

por Fadme JIMENEZ
10/6/2016 2:00:00 PM

El itacate, del náhuatl itacatl (mochila) viene de ititl (vientre) es utilizado en la mayor parte de nuestro país para referirse a provisión de comida que se ofrece por parte del anfitrión en una fiesta o ocasión especial.

Por los pasillos sordos de una ciudad donde el encuentro es un intercambio de sensaciones que escriben historias que entregan itacates llenos de misterio, se sitúa la energía que inconscientemente brindamos a los demas, energía que va cargada de nuestra mágica esencia.

En este largo camino nos hemos cubierto de capas que no permiten ofrecer lo que realmente somos, la esencia se encuentra corrompida en un cúmulo de expresiones que invitan a seguir reglas que dictan un grupo de individuos.

No somos por ser sino por lo que otros deciden que seamos, vamos andando confrontando las distintas emociones que recibimos de nuestros semejantes, aceptandolas en nuestro viaje personal sin fecha de caducidad aparente.

Muchas veces nos ofrecen itacates llenos de amor y dulzura y otras todo lo contrario, nos mandan con el rencor, la rabia, la desesperación o el miedo hacia un camino lleno de gmrietas. En las mayorías se aceptan los itacates para no parecer egoístas, sufrimos el efecto eterno de la autoincriminación al estar cargando un itacate que nos deprime y nos desvaloriza.

A veces nos dan itacates con oportunidad de renacer, pero decidimos verlos como intenciones de lastimarnos, cada que tenemos la fortuna de intercambiar emociones, conocimiento o energía con alguien más, la mayoría de las veces decidimos llevar el itacate problema y cargando con el repartimos un poco con alguien más.

En el encuentro con alguien más ofrezcamosle para su viaje llevar un itacate lleno de emociones que le permitan renacer, pues es nuestra responsabilidad ser feliz y es un privilegio compartir felicidad con alguien más.

No contribuyamos a la infelicidad de los otros, si tenemos la oportunidad de incrementar los sueños y esperanzas de alguien, hagámoslo, porque será el mejor regalo que podremos brindarle. Sin embargo si alguien decide no llevar nuestro itacate para su largo camino no habremos de molestarnos pues ha sido su decisión y no tiene nada que ver con nosotros.

En los distintos acontecimientos de nuestra vida hemos llenado la maleta con múltiples itacates y cada vez que nos encontramos en un dilema o alguna situación que requiere recurrir al uso de estos, a veces decidimos tomar los itacates que nos llenan con miseria y desconsuelo, ignorando los repletos de gozo y optimismo.

Cualquiera que sea tu situación en este momento recuerda usar los itacates que te llenan de paz y te permiten seguir adelante con energía y magnetismo hacia el amor y la felicidad.

Que tu vida esté llena de itacates que florezcan tu espíritu.

/informacion/articulos/10/96/reflexiones/2016/10/06/995097/itacate

MAS NOTICIAS

Comentarios

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de El Mexicano de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.