el-mexicano.com.mx THURSDAY, APRIL 24, 2014
 
 
Por Ciudadanos

Hola, me gustaría compartir con todos los lectores una experiencia algo casi increíble pero cierta. El día lunes en la vía rápida, atrás del Panteón Monte de los Olivos, se descompuso mi carro, de repente se apagó y ya no avanzó más.

Yo asustado estaba en la plena curva y nadie me ayudaba, en eso, veo venir un policía de moto y lo primero que pensé fue un: -ya me fregó- multa, grúa, corralón y si corro con suerte, el carro semi desmantelado y eso si es que lo puedo sacar; pero bueno, me quedé anonadado con el trato que me dio el policía, nunca un oficial tan amable me había encontrado en la ciudad.

El oficial me ayudó a empujar mi carro, detuvo a una pipa de agua y le pidió de favor me empujara para sacarme del peligro de la curva; ya una vez bien orillado, le pregunté que si me multaría y, al contrario, me dijo que no, que sólo él quería sacarme del carril para no provocar un choque. Yo a manera de agradecimiento le ofrecí 200 pesos, los cuales no los quiso aceptar y en tono amigable me respondió: “no ofrezca dinero a ningún policía, jefe, pues al oficial y a usted los meten presos” y definitivamente no me aceptó el dinero.

Lamentablemente no pude tomar su nombre, sólo miré que la placa de la moto tenía el numero 618; por cierto, una moto al parecer del año, pues se miraba muy bonita, yo no las había visto tan nuevas. Pero mi comentario es en realidad para que sepan que no todos los policías son malos, ojalá ese oficial siga así, poniendo el ejemplo a sus compañeros. Lástima que no tomé el nombre; él es un oficial alto, un poco llenito y su placa era la 618. Espero volvérmelo a encontrar para tomar su nombre.

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de El Mexicano de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.

Comentarios

Comparte facebook twitter

Otros blogs

Publicidad
Publicidad